El coronavirus, mis amigos y yo.

Con esta nueva variante del covid 19, terminamos el 2021 y empezamos el nuevo año casi todos muy positivos, diría que super positivos, positivisimos. Yo creí poder escapar al contagio, un estilo de vida sana, tomar cuanta vitamina o sustancia ayudara a prevenir el contagio, usar siempre una mascarilla de 5 capas, andar siempre con un pomo de alcohol en el bolsillo, dispuesto a dispararle a cualquier virus que apareciera, en fin, seguir todas las medidas indicadas me convertían en una especia de superman de nuevo tipo en la cruzada contra el covid19. Por supuesto que cuando aparecieron las vacunas las apoyé y me he puesto las 3, hasta ahora. Aunque escriba y me resista a creerme un escritor y trabaje en un aeropuerto, soy, por formación y convicción, un hombre de ciencias y como tal actuó, no hago caso a teorías conspirativas, ni a las tantas estupideces que pululan por internet.

Un buen día llegó una nueva cepa del covid19, catalogada como el segundo virus más contagioso del mundo, solo superado por el del sarampión, omicron la llamaron, llego decidido a fastidiarnos festejos y celebraciones. Poco a poco mis compañeros de trabajo en el aeropuerto se fueron contagiando, el maldito omicron se me acercaba peligrosamente, hasta que un día amanecí con los síntomas, me hice la prueba y zaz; yo era uno más de los que esperaríamos el año positivos. Les aclaro que gracias a las vacunas y al montón de vitaminas que tomo fue una gripe ligera, ojalá todas las gripes que me den en el futuro sean tan leves, ni fiebre, ni dolores en el cuerpo o de cabeza, nada de sudoraciones, solo tos y la voz tomada y un apetito voraz que me hizo aumentar 2 libras; cuando regresé al trabajo ni faltó quien me dijera si estaba con el covid o en Varadero. Por supuesto que tenía el oximetro de cabecera y me medía frecuentemente el oxígeno en sangre, a pesar de sentirme bien.

Cuando las pruebas confirmaron que estaba positivo, mis amigos, mi familia, me rodearon de amor, atenciones y ¡comida!. Me llamaban constantemente, monitoreaban mis síntomas, me preguntaban si necesitaba algo. No faltó quienes me llevaron alimentos, medicinas. Bastaba un mensaje: necesito azitromicin y a las dos horas estaban parqueados frente a mi casa con el medicamento en la mano, mis amigos son gente así, somos como hermanos. Todos estaban pendientes de mis necesidades en una especie de muro de amor al cual no podía vencer ningún virus, por mas contagioso que fuera. El covid 19 no sólo tenía que vérselas conmigo, también tenía que enfrentarse a mis amigos y familiares, vencerlos a todos era imposible.

Me recuperé rápido y comencé a trabajar. Valoré dar las gracias en general en Facebook, pero pensé era mejor un escrito, contarles mis experiencias, decirles que hay palabras que curan y gestos que fortalecen el sistema inmunológico, decir un gracias enorme a todos los que estuvieron pendientes de mi, a los que me hicieron olvidar que vivía solo y hasta olvidar que estaba enfermo.

Esa es la magia de la amistad, del afecto, de ese sentirse apoyado en todo momento, de manos extendidas y corazones abiertos; algo que escapa a la ciencia, que no puede envasarse y comercializarse, pero tan necesario y eficaz como los antibióticos, los antivirales, las vacunas y las vitaminas.

Cuando empezó, hace ya dos años esta pandemia y vivimos juntos aislamientos y temores, muchos confiaban que seríamos mejores seres humanos, que aprenderiamos a valorar abrazos y afectos, creo que ha sido asi, al menos lo siento así, mis amigos son prueba de ello.

Venceremos, no lo duden y en esta lucha sin cuartel contra el covid 19 no perderemos la sonrisa, los sueños, ni la fe en el futuro. Un abrazo enorme a todos.

Lourdes Libertad y Mirtha Medina compartiendo aplausos y éxitos.

Aunque estuve de descanso, el tiempo, ese implacable, me escasea, se me escurre entre las manos. Son pasadas las 11 de la noche y antes de dormir debo, especie de exorcismo literario, comentar a la manera de Habanero2000 un concierto especial, una nota destacada en el pentagrama de Miami, un logro de la cultura cubana que emigra y no se da por vencida, no cede, no baja la cabeza; el concierto de Mirtha Medina y Lourdes Libertad en Alfaro’s.

Todos sabíamos que sería una noche especial, una mancuerna perfecta que garantizaba aplausos, emociones, suspiros y nostalgias. Son dos figuras con mayúsculas, de esas a las que no vencen el tiempo, ni las dificultades, de las que se entregan con la misma fuerza en un gran teatro o en un pequeño local,¡son artistas! La magia de la noche va de la mano de la amistad, del compartir escenarios, voz, público, aplausos y exitos, sin otro interés que regalarnos una noche especial, cubanisima y emotiva, inolvidable.

Hubo muchos números que aseguraban aplausos en las voces de Mirtha y Lourdita, ambas poseen un vasto repertorio y saben como jugar con notas y agudos. Para mi, el mejor momento de la noche fue el Poupurrit de exitos de algunas de las mas destacadas figuras de la canción cubana, un pase de lista de lujo, Lourdes Torres, Elena, Martha Estrada, Leonora Rega, Omara, Olga Guillot, Gina Leon, Moraima y la Lupe. Cerraron con “Amigas”, sin dudas una fiesta de la nostalgia y los recuerdos, un convertir a Alfaros’s en un teatro habanero y desbordarlo a fuerza de voz y ganas. Se que muchos sentimos la brisa del mar y hasta palmeras al viento, al influjo de sus voces.

Quiero enfatizar que cuando dos figuras como Mirtha y Lourdita se deciden, por tercera vez, a compartir escenario lo hacen seguras de sus voces y talentos , son artistas y amigas, no van a competir, a intentar sobresalir por encima de la otra o a robarse el show. Se unen decididas a hacer arte y en esa dimensión en que se encuentran, no existen rivalidad, envidia, ni segundas intenciones. Por eso me molestó un desacertado y mal intencionado comentario que escuché decir a un triste y oscuro personaje: fulana barrió el piso con mengana. No, ninguna sobresalió sobre la otra, porque más allá de talento y voz, que sobra en ambas, esta la amistad que las une, el placer que da hacer arte del bueno y la satisfacción que da entregarse y recibir aplausos, bravos y ovaciones, la calidad humana no deja espacio a oscuros sentimientos; si alguien “barrió” fue la cultura cubana con la sentencia de que Miami es la tumba del artista cubano, demostró que aún en el exilio hace magia y arte a su antojo. Se tenía que decir y se dijo.
Cierran con un poupurrit de las Diego , disfrutan esa dulce locura del arte y la cubania, de la fiesta de recuerdos que se niegan a vivir en pasado e irrumpen con fuerza en el presente iluminando rutas y acciones. Bravo por las dos, por su arte y sus ganas, su fuerza y voz, su no darse por vencidas. Nos vemos en el 4to concierto de Mirtha y Lourdes Libertad, no se lo pierdan.

Alguien me saluda del otro lado del espejo.

Me miró al espejo y un tipo que conozco, me sonríe, me hace un guiño, sabe que sin mis errores sería otro, otros fueran sus sueños, sus intentos, sus logros y sus metas, su vida toda. Si otros hubieran sido mis afectos, no sería yo, no tendría este carácter fuerte, ni mi mano extendida, dispuesta en cada ayuda, no fuera testarudo, sentimental, soñador y objetivo.

Soy, sin intentarlo, suma de mis fracasos y mis logros, ellos me han conformado, definido. Saben, uno es la suma de acciones y de afectos, si uno cambia, sin saberlo, se es otro.

Pudiera ser otro, tal vez un circunspecto hombre de ciencias, flaquito, barrigón, sufriendo escaseces, prohibiciones. En el ochenta cambié el curso de mi vida, sobreviví a repudios y ostracismos, remodelé mis sueños, mi vida entera y me hice otro y a pesar de cargar con mi fracaso, fui feliz y me inventé otra vida.

Si otra hubiera sido mi madre, si otra mujer hubiera moldeado mi carácter, creanme; no sería el mismo. Tal vez hubiera perdido mi sonrisa, hasta las ganas, con los golpes y vaivenes de la vida. Ella ha sido, será por siempre, el puerto seguro de mi vida, la luz que ilumina mi ruta, mis intentos. Sus brazos gigantes me guardan de tormentas, clataquismos; me aseguran la sonrisa y el futuro.

Si hubiera nacido en otras tierras, bajo otro cielo, aunque fuera Madrid que tanto amo, no seria este habanero que hoy me alienta, sería otro; uno está amasado con parte de la tierra en que nació.

Si en el 2000 mis amigos no hubieran sido mis alas y no hubiera volado alto a conquistar sueños pospuestos, no quiero imaginar quien fuera hoy amargado, reprimido y triste, buscando patria y libertad en cada esquina de la vida.

Uno puede ser cien tipos diferentes, tomar caminos diferentes, atajos, guardarrayas y al final de cada uno, ser un tipo diferente. Si hago el balance de mi vida, me alegro de quien soy y lo que he hecho. Lo que quedó por el camino, lo que no hice, lo compensan otros sueños realizados.

Estoy feliz de ser el tipo que me mira en el espejo, no soy perfecto, pero soy yo, moldeado, mejorado, siempre en cambio; feliz de mi vida, de mi origen, mis intentos, mis acciones; ¡mi vida toda!

Fotografía de Brian Canelles, premiada con el Grand prix en el concurso internacional de fotografía de Danza Alicia Alonso.

Reordenamiento vs desordenamiento.

Nos hablaron de reordenamiento, de medidas económicas, de necesidades y de la madre de los tomates. No nos dijeron que íbamos a vivir la peor de las crisis, que la miseria era lo único seguro. No encontraron peor momento que lanzar sus medidas en tiempos de pandemia, de sumar espantos y penas.

Si el salario medio en Cuba no alcanzaba a cubrir necesidades, hoy es una caricatura de si mismo. El presente se ha puesto color de hormiga, es como un mal trago, pero no podemos tomarnos un refresco para ayudar a bajarlo, porque los precios están por las nubes, compitiendo con la angustia de las amas de casa. Si antes el puerco había sido propuesto como, mamífero nacional por habernos salvado de hambrunas, hoy su alto precio lo aleja de cocinas y mesas. Chencha se lleva las manos a la cabeza y grita: ¡carajo, hasta cuando!

Hubo un tiempo que las familias que recibían 100 dólares mensuales de sus familiares en el extranjero, “escapaban” a la miseria general, hoy tendrían que recibir 250 o 300 dólares para capear el temporal y creanme; no hay cama pa’ tanta gente. En vez de con todos y para el bien de todos, este reordenamiento es para el mal de muchos.

El cubano de a pie, no puede tomarse un refresco, no puede comprar cigarros, no puede comerse un pedazo de carne de puerco, hasta los sueños están en hipoteca y no sabe si sobrevivirá a este “reordenamiento”, no sabe si sus nietos podrán ver las promesas cumplidas. Micaela ya no cree en promesas, es lo único que ha escuchado desde que era niña y se ha puesto vieja esperando que se las cumplan, las cazuelas siguen vacías y los vasos de leche no han llegado.

Este mal llamado reordenamiento, no está matando le dice Cuca a Chencha, a veces piensa que es un plan macabro para exterminarlos y se siente cucaracha resistiendo hasta explosiones nucleares.

No, no es un reordenamiento, es un desastre económico que esta pagando el pueblo que no ve la luz al final de túnel, que ni siquiera ve la luz del bombillo, de tantos apagones y de tan caro que cuesta encenderlo. Este reordenamiento no se le hubiera ocurrido ni al que asó la manteca, él que lo diseñó seguro tiene cuotas de comida y dinero aseguradas y en refugio seguro se ríe del desastre que ha provocado. Tal vez no ha pensado que sus absurdas e inhumanas medidas están ahogando al pueblo que cada vez comprende que, como en un nuevo manifiesto y no comunista por cierto, no tiene nada que perder, solo las cadenas y un mundo por ganar. Después no se quejen cuando el pueblo les de una gran patada por su enorme trasero y los borre de su historia. Cuando decidan reordenarse definitivamente. Mientras tanto recuerdo a Carilda y creanme, me desordeno del todo, me desordeno.

¡Mi mejor verso!

Entre sueños que acomodo entre recuerdos, esta mi ruta.

Quisiera hacer versos esta noche, pero quedaron al sur de mis memorias, guardan el camino del regreso, iluminan mi infancia, quedaron atrapados entre palmeras, en los brazos de mi madre, ocupando mi lugar, mi sitio, aliviando ausencias. Tuvieron el valor, la suerte, de acompañarla cuando mi adiós se hizo real, tal vez terrible, ellos le susurraban: vuelve pronto, le inventaban sueños y sonrisas; le hacían leve el tiempo, la espera

Mis versos están allá, al sur de mis memorias, ellos guardan el camino de regreso, me reclaman. Mantienen viva la imagen de mi madre, su eterna espera, su dispuesto abrazo, su perdonarlo todo, su aliento; hacen la magia de vencer la muerte, de traermela de noche entre mis sueños, aprovechamos cada minuto juntos.

Debe inventarme historias, reacomodar mis sueños, mi futuro. Mi madre ilumina la ruta de mi vida , a su influjo florecen girasoles y me invento historias, sueños, soy niño y hombre. Me toma de la mano, todo estará bien susurra entre los versos y me da la certeza del futuro, de esa luz que asegura victorias, eternidades. Ella será siempre mi mejor historia, mi mejor sueño, mi ruta, ¡mi mejor verso!

Un ¡basta! Enorme estremece una Isla.

Soy una Isla que estalla, un rayo de luz, un verso sujetado al sur de mis memorias, un mar de pueblo que abraza al mar que nos rodea.

Soy una Isla en lucha por su vida, su historia y su futuro, soy una roca en medio del camino, que decidió, para siempre, inventarse otro camino.

Todos somos la Isla iluminando amaneceres, somos luz, clamor, llanto y grito, somos esperanza, vida.

Somos parte del pasado y queremos ser futuro, que usted, él, yo, ellos, nosotros, todos contemos no el 1 , el 2 o el 3, queremos contar para la historia. Ser hacedores y parte de decisiones, tener voz alta y fuerte, no más oídos sordos, no más enemigos si discrepo, no más locos gritando por bocinas, mientras el hambre y la angustia recorren la Isla, sus entrañas.

No queremos que nos hagan la historia, que nos regalen gobiernos y leyes, queremos escribir, con nuestras manos, nuestra historia. No intervenciones, ni regalos, no bombas desde afuera, ni palos y fusiles desde adentro, apuntando a nuestro pueblo, no migajas, ni que decidan por nosotros. Que un basta enorme anuncie a todos que tomamos las riendas del futuro. Acaso no entienden de cansancios, de un pueblo que habla con voz propia, que no reconoce otro mandato que su voluntad y su fuerza.

Somos Isla y pueblo, con derechos, dignidad, con fuerza y ganas, queremos tomar las riendas del camino y seguir la ruta que salve la patria para todos, esa patria que hace años prometieron, “con todos y para el bien de todos”.

Fotografía tomada de Google.

Cuba duele y mucho.

Cuba nos duele a muchos y es un dolor terrible. Sólo un golpe de suerte, una salida a tiempo nos salvó de estar dentro y no fuera, mirando espantados a nuestros hermanos morir.

Cuba duele y es un dolor terrible, unas ganas enormes de hacer y no encontrar las vías. Las palabras alientan, dan ánimos, pero no curan ni al covid, ni al hambre.

Muchos queremos tender incondicionales manos, ayudar como sea que nos faciliten la vía, que el camino se abra y la ayuda fluya, espontánea, solidaria, de hermano a hermano. Como quien comparte una tacita de café o un plato de comida.

Ayudar es la palabra de hoy y nos preguntamos , ¿cómo? Lloramos de impotencia y queremos convertir lágrimas en fuerza y acción, en comida y medicinas que llegue oportuna y solidaria.

Hoy se impone canalizar la ayuda, dar, porque hace días el pan nos sabe amargo y el café no sabe igual. Hay gente muriendo del otro lado y muchos, allá, abandonados a su suerte.

Sobre errores y mal manejo ha crecido esta tragedia y los discursos no salvan vida, ni matan hambre, las consignas se atragantan y no es hora de poses y repetir palabras que no tienen eco y se pierden en el éter.

Allá, los que tienen algo, quieren compartirlo y ofrecen autos y sus vidas para ayudar a salvar al pueblo. Demuestran que todo no esta perdido y un gigantesco; yo vengo a ofrecer mi corazón, recorre la isla, estremece y conmueve.

Que se abran las reservas de tiempo de guerra, ya el pueblo está en guerra con la muerte y el hambre, que se le dé pan al pueblo, se le garantice la canasta básica por un tiempo determinado, que no tengan que arriesgar sus vidas en interminables colas por un trozo de pollo o una botella de aceite, que lo que tengan para vender en dólares y euros se le entregue gratuito a las familias aisladas, el hambre mata tanto como el covid. Que se acepte la ayuda de todos los que queremos ayudar y que esa ayuda llegue al pueblo, que no se venda en dolares que no tienen, ni se especule con ella. Cuando todos tengan la comida garantizada por un tiempo determinado, entonces podrán cerrar el país totalmente, y un quédate en casa enorme podrá cortar las vías de transmision del virus. No es posible hablar de aislamiento e irresponsabilidades cuando hay que jugarse la vida para poner un plato de comida en la mesa.

Si un día los cuarteles se convirtieron en escuelas, que hoy los hoteles de lujo se conviertan en hospitales, que nadie espere atención médica tirado en el suelo, ni durmiendo en una silla.

Hablo con mis hermanos y muchos temen por sus vidas, hay miedo y hambre en Matanzas, hay espanto en las madres que abrazan con fuerza a sus hijos, que quieren ser la muralla que los proteja y salve.

No me hablen de imperios, ni luchas ideológicas, el pan no sabe de enemigos políticos, y una tableta para bajar la fiebre no pregunta, ni pide partido político.

Cuando muere un hermano, algo de nosotros muere con él. El futuro está muriendo ante nuestros ojos y muchos, por suerte, nos resistimos a contemplarlo con los brazos cruzados. Nos duele Cuba y mucho.

Fotografías tomadas de diferentes páginas de Facebook

Una Islita entre escombros

Pancho salio de Cuba en el 60, era parte de esos primeros cubanos que llegaron a Miami dispuestos a dejarse la piel trabajando, a darlo todo y comenzar una nueva vida. Logró salir con su mujer y su hijo pequeño, llegaron a un rincón del Miami de entonces y en un modestísimo apartamento y con 2 trabajos se aferró a sueños y ganas para salir adelante. No temía al trabajo, ni al futuro.

Los viernes pagaban en su trabajo, una noche de jueves mientras disfrutaba su café le dijo a su mujer:

– Mañana, por vez primera desde que salimos de Cuba, voy a comprar algo que no es comida, ni ropa, no es indispensable tal vez, pero que necesito tener, ver todos los días.

Juana no hizo preguntas, confiaba en él, sabía que era incapaz de hacer un gasto inútil.

El viernes, al salir del trabajo, Pancho pasó por una tienda, salió con una bolsa grande que llevaba con cuidado y orgullo. Llegó a su apartamentico y le dijo a su mujer:

– Mira Juana, nuestra islita, nuestra Cuba que nunca nadie podrá arrebatarnos, quiero que nos acompañe, como un talismán de la buena suerte, quiero que nuestro hijo crezca mirándola, sabiéndose cubano y orgulloso de serlo.

El tiempo pasó y el trabajo y esfuerzo dieron sus frutos, dio estudios y carrera a su hijo, compró algunas propiedades y vivía con comodidad. El día que su hijo se graduó invitó a sus amigos a cenar, uno de sus amigos le dijo:

– Debes estar feliz, tu hijo es prácticamente gringo y ahora médico.

Su hijo que escuchó la conversación le corrigió:

– No, no soy gringo, soy cubano, nací en esa islita que usted ve en ese cuadro y muy orgulloso de serlo, llegué a este país de 1 año, amo este país donde me he hecho hombre, pero aquí en mi corazón late Cuba con alientos a palmeras y brisas del mar, con aires de libertad; esa es mi patria.

Pancho lo abrazó orgulloso y feliz, como sólo puede ser feliz un hombre cuando su hijo sigue su ruta y aliento.

Pancho seguía las noticias sobre Cuba y hablaba con sus amigos, soñaba con ese regreso, volver a andar las calles habaneras, sentarse en el muro del malecón, recorrer los campos, sentir ese olor a Cuba que guardaba en el alma. Cuando estaba solo se acercaba al cuadro que había comprado hace años y acariciaba su islita, volveremos a vernos, le decía.

Un domingo a la hora del almuerzo su hijo le dijo:

– Papá, les compré un apartamento en la playa, frente al mar, sé que disfrutaras verlo todos los días y saber que del otro lado, en la otra orilla, Cuba te espera.

Se abrazaron emocionados, Pancho quedo mirando a su islita y hasta le pareció verla sonreír.

Cuando se mudaron al nuevo apartamento, compraron muebles nuevos, solo llevaron de su antiguo hogar, el cuadro de la islita de Cuba.

Pancho era feliz, tenía salud, aún estaba fuerte, ya se había retirado y vivía con comodidad, sus años de trabajar duro habían dado frutos. Pasaba horas pensando en su Cuba, imaginándola, trayendosela en el recuerdo y soltandola libre y radiante en sus sueños. Miraba el cuadro con su islita y lágrimas de emoción corrían por sus mejillas.

Su hijo quería que se mudaran con él, siempre le decía:

– Viejo vente conmigo, ese edificio donde viven ya esta viejo y no me siento tranquilo con ustedes viviendo ahí.

– Ay mi hijo, ese edificio va a durar más que yo, soy yo quien esta viejo, dejame allá frente al mar, cerca de mi tierra.

Un día los invito a comer, cuando terminaron la cena, después de la sobremesa les dijo:

– Quédense a dormir hoy, es tarde y mañana se van, estaré más tranquilo sabiéndolos aquí que manejando hasta la playa.

Pancho y Juana se quedaron a dormir, cuando se despertaron su hijo, casi llorando les dijo

– Miren las noticias.

Les puso el televisor, ahí estaba su edificio o lo que quedaba de él, la parte en que ellos vivían se había desplomado. Los viejos se abrazaron llorando, Pancho gritó

– ¡Cuba, Cuba, no puedo haberla perdido por segunda vez!

Juana y su hijo sabían a que se refería. A Pancho no le importaban las porcelanas que habían perdido o las joyas que estaban entre los escombros; su islita, la que guardaba hace años y acariciaba y hablaba con ella era lo que le preocupaba en ese instante.

Llegaron al lugar del derrumbe, a pesar de prohibiciones y medidas de seguridad, Pancho logró acercarse al lugar de derrumbe, allí, entre escombros, pero reluciente, como quien vence obstáculos y renace de cenizas, su islita brillaba al sol, intacta, como si la Caridad del Cobre la hubiera tomado en sus manos, protegiéndola. Pancho intentó recogerla, pero no lo dejaron acercarse más. Habló con un bombero al que logró convencer y emocionar, fue y arriesgando su vida le trajo su islita. Cuando Pancho estrechó junto a su pecho el cuadro, florecieron girasoles entre los escombros, volaron sinsontes entre los pedazos en pie del edificio y un rayo de sol con aires de libertad iluminó el cuadro con la islita de Cuba.

Fotografía tomada del profile de un amigo de Facebook.

40 años de arte y entrega, de empeños y ganas.

Anoche, entre luces, aplausos, recuerdos y ganas, Lourdes Libertad celebró sus 40 años en escena. Arropada por recuerdos, amigos fieles y admiradores, vistió de gala y cubania la noche de Miami, hizo historia.

Lourdita ha logrado imponerse en este Miami que parecía negarse a abrirse al empuje de nuestros artistas, de esos que dejaron atrás éxitos y público y apostaron todo a una nueva vida. Ella a fuerza de voz y temperamento ha hecho suya esta ciudad que no pudo resistirse a su empuje.

40 años en escena, celebra alguien que nació entre acordes, notas y escenarios. Desde la gloria la Lourdes mayor aplaude feliz, extasiada, segura que no hay finales, ni muertes decretadas para quien vive en el corazón de un pueblo y deja su retoño reverdeciendo laureles en cada escenario. Desde otra dimensión esa fuerza extraña y desconocida ilumina la ruta de Lourdita.

Allí estuvieron sus amigos, sumaron aplausos y bravos, su público fiel, faltamos algunos, entre ellos este habanero atrapado en su trabajo, pero seguro del éxito de la noche. Gracias a amigos pude disfrutar videos de la actuación de Lourdita, aplaudirle a pesar de no estar presente, vibrar con cada agudo, con cada nota.

Hubo invitados que aportaron entrega y esfuerzos en el homenaje a Lourdita, entre ellos Marcelino Valdes, basta su voz para garantizar calidad y arte.

Ya es historia el espectáculo, ya esta del lado de los recuerdos, fueron días de esfuerzos de todo un equipo para garantizar el éxito y lo lograron con creces.

Saben que me gusta soñar y me imagino a su público habanero aplaudiendola, sumándose a este homenaje. La Habana, nuestra Isla, se bastan para la magia y los milagros.

Gracias Lourdita por estos 40 años y por los años por venir, gracias por tu entrega, tu arte y tu fuerza, tu no bajar la cabeza y aceptar retos y desafíos, ¡felicidades!