El dia de las madres!

                              

Siempre fue para mi, la más importante de todas las celebraciones, mas que mi propio cumpleaños. Desde niño adivine que la persona que centralizaba esta fecha seria la mas importante en mi vida; el día de las madres.

A muy temprana edad, aprendí a inventar regalos y escribir postales, intentando de alguna forma, demostrar mi amor y saltar sobre escaseces. Uno aprende que el amor se expresa desde el corazón y en muchas ocasiones el valor del regalo es lo de menos.

Recuerdo la primera vez que las oficinas de correos, se inundaron de tarjetas por el día de las madres. Al principio eran de pésima calidad, con el tiempo la calidad y la variedad mejoro. Hubo años que enviar las tarjetas era una tarea que ponía en tensión todas mis fuerzas, sustituía con ellas regalos imposibles de conseguir y quería escribir una dedicatoria especial para cada madre que conocía. Mami, aún guarda aquellas postales mias de mis años de estudiante, los regalos que pude hacerle, ya han desaparecido y ni los recuerda, pero acostumbra a releer mis postales y comentar con sus amigas; ¡Que lindo escribe Joseito!

Muchos recordaran el famoso cake del Día de las madres, algunas veces, el que nos tocaba ya estaba un poco viejo, pero aún asi, en La Habana, cada casa esperaba ansiosa su cake prometido con el “Felicidades mama”. Esperabamos al domingo para cortar el cake en familia, con mami presidiendo la mesa, fue durante muchos años el postre obligado del almuerzo del dia de las madres. Pregunté hace dias por él, desaparecio como entrega a cada nucleo familiar, a veces lo hacen y lo venden a 20 pesos en moneda nacional, para los que quieran adquirirlo.

El tiempo ha pasado, ya no escribo postales por el día de las madres, ahora le regalo a mami mis escritos impresos y ella se sienta a disfrutarlos los comenta y comparte con todos. Buscarle regalos, dejó de ser una tarea difícil, cada año, viajo a La Habana, con un “gusano” cargado de regalos, sé que ella, no los necesita, su mayor regalo es mi presencia. Un regalo mutuo que ambos disfrutamos desde dia antes. Cada instante compartido es un tesoro para ambos. En los 11 años que llevamos separados, sólo 2 ó 3 no hemos estado juntos en esta fecha.

Cada nuevo encuentro físico con mi madre es una fiesta del corazón y los sentimientos, ambos lo esperamos ansiosos, empezamos a extender los brazos días antes y convertimos la celebración de un día en mas de una semana de fiesta. Cuando termina nuestra fiesta, apenas nos despedimos, un beso al pasar, un ligero abrazo, ambos sabemos que si me abraza fuerte al despedirnos, me retendria con ella, para siempre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s