Santa Maria del mar!

 

                    

Varadero, se alejaba cada vez más de nosotros, se nos hacía inaccessible, se extranjerizaba y aunque nos seguía amando, le prohibieron hasta mirarnos. Ella, mas humilde, mas tempestuosa, mas mulata, nos dio y dará por siempre todo su amor y todo su mar; Santa María del Mar.

No crean que llegar hasta ella era fácil, montarse en una 462, era desafiar a ciclopes y medusas. Tengo una amiga que recuerda aún el día que la entraron por una ventana, pero nada de eso nos importaba, nos esperaba el mar, la arena, el viento, un sol radiante y hermoso, nuestro!  Alla íbamos aunque nos pasáramos el día con un pancito y un poco de agua que llevabamos de la casa En ocasiones, nos poníamos de suerte y conseguíamos algo más, pero eso no importaba, queríamos disfrutarla al máximo y siempre lo lográbamos.

Santa María del Mar, es como una mulata en efervescencia, se sabe hermosa, joven , deseada y coquetea con todos, no le importan si son cubanitos, con salarios en moneda nacional o extranjeros cargados de dolares. Ella siempre ha sido suficiente mujer para satisfacer a todos y lo sabe, le sobran encantos para seducir, una olas de un mar azul, capaces de llevarse para siempre tristezas y penas, una arena donde nos recostamos, amamos y soñamos, sin importarnos el tiempo ni la gente que nos rodea, brisa fuerte y mucho amor para regalar. Complemento perfecto de una ciudad tendida al mar.

Santa María, amiga y confidente, señora sabia y experta en cosas de la vida, se hizo querer por muchos. Tal vez no lo crean, pero un amigo me lo contó anoche, hasta allá iba “Carmen Sevilla” , si esa misma, la de “cochero a palacio” y en un lugar de la playa, donde se reunían sus amigos, él y otros actuaban y cantaban. Estas “muchachitas” que parecían tan frágiles, tenían fuerza para  desafiarlo todo por un minuto de felicidad. Andaban toda La Habana,de este a oeste, tejiendo sueños y fantasías.

Recuerdo a los 2 días de llegar a Miami, unos amigos nos llevaron a Miami Beach, yo tocaba la arena y les decía; esto es fango, no es arena y en ese mar, las olas no rompen igual, mis amigos,me regañaban, me decían que hablara bajito, termine riendome y burlandome de esa playa.  He terminado acostumbrandome y hasta cariño le he tomado, trato de no compararla con Santa María, competencia desleal diría alguien, joven mulata hermosa, incomparable, sin rival, diría yo.

Algun día se le hará justicia y los que hicimos largas colas para visitarla y vivimos en sus rincones aventuras imposibles de contar, seremos los primeros en agradecerle su sencillez y su calor, su fuerza para arrancarse pinos absurdos que quisieron imponerle a alguien que solo sabía de palmeras y cocoteros. Su discreción, nunca contó a nadie las travesuras que vio ,a veces volteaba el rostro para darnos mas privacidad, comprendía que no era nuestra culpa, demasiadas prohibiciones y muchas hormonas!

Santa María del Mar! nombre de santa y vida de pecadora, cómplice y amante. Nunca escatimó a la hora de dar placer y hacer feliz, reina de las playas del este de La Habana y de nuestros corazones, bandolera de vientos y de olas. Siempre imagino la espuma de sus olas, como los vuelos de una hermosa bata cubana meciendose al viento, mientras ella corre al encuentro de su amante, a nuestro encuentro!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s