Reencarnacion!

                     

“Despues que muera, si es que muero algun día, reencarnare un día de sol, en primavera,volvere a ser materia de súbito, de un solo golpe, seré un tocororo, una palma real, seré una ceiba! y allí junto a muchos, me afincare en mi tierra para siempre a la espera de los siglos, sin miedo a huracanes, ni tormentas.”

Siempre pensé que para reencarnar, tenía antes que morir, dejar de ser, abandonar este cuerpo, ser inmaterial, asistir ausente a mi propio funeral. La vida y la muerte son misterios y eso somos al final; misterios.

La Habana, señora todopoderosa, tendida al mar y al sol, invoca sus fuerzas, lanza sus conjuros, hace milagros a la luz del sol.

En mi último viaje a la Habana, volví a subir la escalinata de la Universidad, escalón a escalón, me senté a la sombra del Alma Mater. Anduve de nuevo, por vez primera desde mi graduación, por los rincones de la Universidad. Me encontré cara a cara con jóvenes que eran como fui yo hace años, sentí un erizamiento en la piel, nos miramos, nos reconocimos. Yo, estaba frente a mi hace unos años, ellos  miraban en mi, su futuro, sin saber que los aguardaban sueños nuestros por realizar, que un futuro mejor espera por ellos.

Comprendí que se puede estar vivo y reencarnar en personas, esos jóvenes, vivirían por mi los sueños que se me rompieron un día perdido en los años. Fue como si una fuerza especial, una tormenta electromagnetica se desatara entre nosotros. Allí , en una esquina de la plaza Cadenas, volví a repasar libros y lecciones antes de entrar a clases, volví a reír con la inocencia y la fuerza con que solo ríen los que se saben dueños del futuro y no temen a nada.

Milagros en La Habana podrìa ser el nombre de este escrito, no fue un milagro como tal,  mi Habana, el sol, el Alma Mater y mis sueños se unieron para reencarnarme en jóvenes, andar en sus pies todo el recinto universitario, volver a ser joven por un instante. Tener conciencia que la vida es un ciclo indetenible e indescifrable.

Siempre digo que se pueden vivir muchas vidas y seguir siendo uno mismo. Yo, he vivido mas de tres o cuatro vidas, me reinvente muchas veces, aún hoy me reinvento, sin dolor ni frustración por lo que no fue. Cada nueva vida ha traído a mi nuevos sueños,  hasta hoy, no me arrepiento de nada, aunque el precio pagado fueran sueños rotos y nuevas vidas por vivir.

Hoy, se que nada pasó por gusto, nada fue casual. Otros jóvenes, en los que sin saberlo ellos, ni proponermelo yo, he reencarnado, andaran caminos que un día se se cerraron para mi, yo seguiré andando por caminos que ellos no tendran que transitar jamas, nuestros sueños convergeran un día.

Por el momento, yo regresé a mi oficio de evocar en la nostalgia mi ciudad. Ellos andan a toda fuerza andando nuestra Habana y amasando un futuro común. Desde aquí escribo, desde allá en ellos, soy parte de ese futuro que amasamos con amor y esperanzas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s