El Payret, un cine con historia.

             128

Junto al Yara, es uno de los más populares cines de La Habana, vecino de importantes sitios habaneros. Trata de tú a nuestro Capitolio, son años compartiendo alegrías y penas. Intercambia público con el Lorca y acoge en su portal, cuando llueve, a los vagabundos del Parque Central y de la Fraternidad; el Payret, un cine con historia.

Cine con un pasado glamorosa, fue teatro en otra vida y aún lo sigue siendo en ocasiones, las 9 musas asisten puntuales a cada función, invitandones a soñar con las artes y algo más. Tambien sirvió de refugio y pretexto a más de uno en aquellas terribles redadas que espantaban a La Habana y a las madres. Me cuenta un amigo, que un día, rumbo a una función de ballet, lo detuvieron junto a otros más, su único “pecado” ir camino al Lorca. Los montaron a todos en un camión, los cisnes y las wilis, se quedaron esperando por ellos. Los que admitieron que iban a ver ballet eran multados y algunos enviados a trabajar a la agricultura a “rehabilitarse”. Mi amigo inteligente y “camaján” cuando llego su turno solo dijo; no se que hago aquí, yo salí de la Universidad e iba al Payret a ver Tiburon Sangriento, le pidieron disculpas y lo dejaron ir, ironías del absurdo, si no supiera que mi amigo no miente jamas, creería que inventó la historia.

La cercanía al Lorca y a otros lugares populares, lo convirtieron en sitio preferido por muchos para robar un beso , una caricia o algo más. La Habana, nos lo prestó, como refugio y albergue y muchos nos apropiamos para siempre del prestamo. Ser elegido como sitio de encuentros y explosiones de amor, le garantizaba un público ardiente y puntual, que no perdía funciones, aunque no mirara películas.

Lugar de citas para los habaneros, nos vemos en el Payret, se repetía día a día en una Habana que se abría al amor, manifestación de libertad e independencia. Parafraseabamos a la protagonista de una pelicula famosa y repetíamos sin cesar, vamos a amarnos, mañana,sera otro dia!

Tal vez la culpa de todo sea de la escultura de Rita Longa, La Ilusión, en su vestíbulo, a su influjo y asombro todos vivimos ilusiones e hicimos de un cine, un sitio de amor y citas, de manos tomadas y caricias a oscuras, besos multiplicados en una pelicula, donde todos eramos protagonistas y repetíamos incansablemente escenas de amor, buscando la perfección absoluta.

El Payret, sigue recibiendo y cobijando a quienes se acercan a él, sabe mucho y espera. Un día sacara sus butacas al Parque central, será uno de los invitados especiales de la Habana, asistirá humildemente a una función especial del Lorca, nos reconocerá a todos, lo saludaremos con respeto y cariño y juntos aplaudiremos a rabiar en una función que desbordará nuestra ciudad y nuestro amor ¡Una función que llevamos años esperando y que el Payret espera seguro y tranquilo, mientras, sigue siendo cómplice de citas, besos, pasiones y mucho más!

El Payret, un cine con historia, que vive el presente y sueña con el futuro; con la certeza de regresos y luces. Nos espera a todos allá, en su portal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s