¿Fin del mundo?

Recuerdo cuando regresé a La Habana por vez primera, fue el 12 de octubre del 2001 a un escaso mes del atentado que derribó las torres gemelas. Unos días antes de mi viaje, comenzaron los bombardeos a Afghanistan.  El día antes de mi partida, una persona me dijo, casi en un susurro, este viaje tuyo en estos momentos es una locura, le miré a los ojos y le dijé; mientras los aereopuertos de la Habana y Miami esten abiertos, iré a La Habana. Si van a bombardear La Habana, que lo hagan cuando este allá, para morir abrazado a mi madre, si van a destruir Miami, yo quiero llevarme conmigo, el último abrazo de mi madre, bajó la cabeza, ahí terminaron sus pensamientos apocalípticos.

En estos días de anuncios de fin del mundo pensé si en La Habana se enteraron o no que alguien profetizaba el fin del mundo y si alguien recordó las veces que otros apocalipsis nos amenazaron.

Nosotros si hemos mirado cara a cara el fin del mundo. Cuando la crisis de octubre o la crisis de los cohetes, estuvimos a punto de ser protagonistas reales y fatales de un final del mundo sin profetas, adivinos, ni agoreros. No era una payasada, el mundo casi sucumbía y nosotros encabezabamos la comparsa de despedida, sin comerla, ni beberla.

La Habana, Cuba, aprendió a no creer en muertes anunciadas y finales trágicos. Acostumbrados a burlarnos de todo, terminamos riendonos de supuestos finales y hecatombes. Aprendimos a tratar de tú a la muerte y hasta la enseñamos a bailar casino y ballet clasico para irnos entreteniendo mientras se decidía nuestra suerte. La muerte no tuvo otra opción que comer chicharos, huevos y hacer largas colas, esperar pacientemente, porque al final, nos morimos cuando nos da la gana y no cuando ella decide.

Me imagino que si alguien le hablaba en los días pasados de fin del mundo a un cubano,  este se reiría y le diría, ¿fin de mundo? ven a mi casa y mira mi refrigerador y mi bolsillo y dime si el fin del mundo puede asustarme.

A los que sobrevivimos a los terribles años 90s , ya nada puede asustarnos. Graduados de cursos de sobrevivencia y sobrevivientes de finales trágicos, nos reímos de todo. Que sigan adivinos y profetas anunciando un final. Como diría un cubano mientras comparte con otros una botella de ron y juega dominó; ¡Que venga la fiera que la estoy esperando!

4 thoughts on “¿Fin del mundo?

  1. Esta bueno para un diario local habanero, no para un citio web que circula por la red mundial y donde todos podemos leer, habaneros, matanceros, o sea cubanos, pq si algo tengo claro la habama es capital y siempre tubo sus privilegios como tal, en el resto de las provincias fue peor, te lo aseguro, la habana no sufrio los extensos apagones de hasta dos dias sin electricidad, el escrito me parece muy bien redactado y con buena coherencia, pero recuerda que fuera de la isla todos somos cubanos orgullosos de la ciudad de donde venimos como tu de ser habanero….

    • Te invito a escribir en un blog a tu ciudad natal, con el mismo amor que yo escribo a La Habana. Lo podrias llamar matanzero o santianguero, puedes dar por seguro que seguire tu blog y apoyare tu amor por tu ciudad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s