Llegaron los efectos eletrodomésticos!

Muchos años pasamos alargando la vida útil de nuestros efectos electrodomésticos, televisores Admiral y Zenith que se negaban a la jubilación y nos dejaban disfrutar de nuestra programación. Refrigeradores Frigidaire y General Electric, que aunque no tenían mucho que guardar , nos daban agua fría, hielo y duro frío y nos ayudaban a tomarnos alguna que otra cervecita fría. Los ventiladores, que casi agonizaban y haciendo un ruido infernal, al menos nos dejaban dormir en las calurosas noches de agosto. Se acuerdan que solo tenían relojes pulsera, los que milagrosamente lo conservaban de antes del 59, fueron años terribles, no hemos conocido otro adjetivo, pero en esa época, los más jóvenes, aún teníamos esperanzas.

De repente un día, hicieron su entrada triunfal en nuestras vidas nuevos efectos electromésticos; televisores Krim y Electron, ventiladores Orbita, regrigeradores Minsk, lavadoras Aurika y relojes Poljot, se acuerdan? Al principio se nos hicieron inaccesibles para la mayoría, aparte de pagarlos en pesos, había que comprarlos tambien con méritos laborales.

Recuerdo una escuela al campo que logre burlar gracias a un certificado médico, al cual estaré eternamente agradecido y me pusieron a trabajar 8 horas diarias en un laboratorio farmacéutico cercano a casa, en 5ta y 90, recién acababan de entrar en escena los nuevos efectos electrodomésticos. De pronto nos vimos insertados en un mundo loco de competencias por méritos laborales en los que algunos, se jugaban casi la vida. Había una señora que no almorzaba y pasaba su media hora de almuerzo envasando tabletas, se quedaba todos los días 2 horas extras, iba los domingos a trabajar, un día pregunte a una trabajadora por qué la señora se esforzaba tanto y ahí fue cuando escuché por vez primera la frase celebre que aún hoy, despues de años de exilio, sigo escuchando; QUIERE GANARSE EL TELEVISOR! nunca asistí a una de esas asambleas donde se decidía quien ganaba el televisor, el refrigerador o la lavadora, pero me las imagino terribles y despiadadas cada uno tratando de llevarse a casa su electrodoméstico soñado a cualquier precio.

Despues, con los años, estos nuevos electrodomesticos, se hicieron familiares e indispensables, quien no fue a una casa en la playa llevando un ventilador Orbita en una jabita, quien no fue sentado a ver muñequitos rusos, distracción o castigo, frente a un Krim o un Electron? despues nos la dimos de industrializados y teníamos fábricas de televisores Caribe y regrigeradores INPUD, los cubanos, inventores por naturaleza, les hicimos innovaciones y no faltó quien hiciera un ventilador del motor de una lavadora Aurika, somos unos barbaros!

Llego el día que estos electrodomesticos, fueron envejeciendo y comenzaron sus viajes al consolidado, vaya palabrita! no resistieron tanto como los anteriores, imposible competir con ellos en calidad, pero al final tenemos que agradecerles el esfuerzo, hicieron lo que pudieron, no son culpables, en todo caso víctimas. Cuando los declararon obsoletos, los montaron en un barco y los mandaron a una islita en el caribe, sin siquiera unas horas de entrenamiento, a enfrentarse a un pueblo que se fajaba por ellos y acuñaba frases históricas en su honor.

Los dejo por hoy, creo que con las horas que llevo escribiendo aunque sea un radio Selena o un Vef, me habre ganado, no creen?

Que habrá sido de aquella señora que bautizamos como la mujer del televisor, no dudo viva ahora en alguna calle de Hialeah y disfrute de un televisor de 50 pulgadas que pagó en cash o a crédito, pero a gusto, como le dio la gana!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s