El Dia de Reyes!

Reyes_Magos

Un Día de Reyes fue durante algunos años, un suceso especial para nosotros, mis hermanas y yo lo esperábamos ansiosos, con toda la inocencia y alegría de los que ignoran todo y descubren el mundo poco a poco. Un día mi hermana mayor me dijo, casi en un susurro, los reyes son los padres, no podía creerla, insistió. Me lamenté de tanta hierba cortada para camellos y meriendas dejadas para reyes magos inexistentes. Días felices en que esperábamos juguetes y contábamos los días para el 6 de enero, soñábamos y escribíamos cartas, “queridos reyes magos, yo quiero que me traigan…”

Un día, cuando soñar estuvo prohibido, cuando las fantasías fueron desterradas, las pocas dudas que tenía si los reyes eran o no los padres, desaparecieron para siempre. Los juguetes no escaparon a la racionalización, fueron clasificados, asignados. De pronto, yo quiero que me traigan…, fue sustituido por, qué quedara cuando me toque comprar. Nos pasábamos horas frente a la vidriera de la tienda asignada, soñando con juguetes que nunca tendríamos.

Recuerdo una vez que había un violín precioso en la tienda que me tocaba comprar. Nunca he tenido aptitudes musicales, pero me gustaba por hermoso, pase horas imaginándolo mío. El día que nos tocó comprar, entré con mami a la tienda, asignaron un solo violín y se lo llevó uno de los primeros en comprar, tuve que conformarme con un juego de carpintero, que al segundo día, termino abandonado en un rincón. Nunca mas volví a ilusionarme con ningún juguete, no importaba si era básico, no básico o dirigido.

A temprana edad aprendí a sacrificar sueños, aunque nunca dejé de fabricarlos. Podían romperme sueños, no la capacidad de hacerlos, de soñar. Tengo un amigo que deseaba un piano y año tras año se quedaba sin él, hoy con casi 40 años, aún recuerda su decepción repetida, imagina el dolor de sus padres por no poder complacerlo. Tal vez por eso cada vez que esta frente a un piano se le escapa una lagrima, agridulce homenaje a su sueño roto.

Esto de tiendas asignadas, juguetes dirigidos fue el primer golpe que recibió el Día de Reyes, pero no el único. Un día a alguien se le ocurrió, reservar los turnos para comprar los juguetes por teléfonos, manía telefónica en una ciudad con escasos teléfonos y una red vieja y casi inoperante. Se imaginan el caos en La Habana y el estado de nervios de las madres habaneras?

Cuando creíamos que ya nada mas podía hacerse en contra del día de reyes, un día, sin previo aviso fue vaporizado, sublimado, desaparecido si era terrible hacer colas con los padres y resignarse a llevar a casa lo que quedara, fue peor verlo desaparecer para siempre. El día de los niños seria el tercer domingo de Julio, abolidos sueños e ilusiones, que es eso de reyes magos y camellos voladores, vayan todos a hacer colas en el mes de Julio!

Un día, junto con los gatos y los barrigones, los juguetes desaparecieron definitivamente de La Habana. Yo, que me quejé de una infancia con juguetes dirigidos y sueños racionalizados, vi, niños, sin sueños, ni juguetes. Ni siquiera quedaban los gatos para jugar con ellos, habían sido cazados y comidos o habían huido espantados, persiguiendo señales que les indicaban donde esconderse mejor.

Sé que los Reyes Magos, no me defraudaran, llevo años escribiéndoles cartas y diciéndoles, yo quiero que me traigan…Ellos saben muy bien que quiero, que queremos y un día abrirán sus sacos sobre La Habana y en un Día de Reyes sin final, tendremos sueños y esperanzas nuevas inundando la ciudad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s