Iré a La Habana!

Iré a la habana en un corcel de fuego o en un rabo de nube, iré a La Habana.

A veces, sin proponérselo, lo malo de La Habana reina en Miami, lo trajimos con nosotros, se nos sale, se le sale a algunos, por costumbre o por vocación. Aparecen entonces quienes quieren revivir asambleas donde discrepar era casi un acto suicida. Esos que reviven, día a día, el modo de hacer que dicen criticar, que desconocen que es tolerancia y comprensión. Su oficio, es imponer su criterio a cualquier precio.

Iré a la habana, entre aplausos o gritos, iré a La Habana.

Recuerdo una vez que una amiga y yo estuvimos hablando sobre Bush, yo, en contra, ella a favor, la conversación duro más de dos horas. Nadie se molesto, nos despedimos con un beso, ninguno intento imponer su criterio, sólo dialogar, enriquecernos los dos. Hay muchos que se molestan cuando alguien discrepa. El asunto de Cuba y los viajes a la isla, irrita a algunos, molesta a otros y hace feliz a muchos. Mencionar el tema, es como revolver las avispas, alborotarlas.

Iré a la habana, cuando sienta deseos de abrazar a mi madre, iré a La Habana.

En una ocasión, comentando el tema de Cuba, con una señora que trabajaba conmigo, me dijo; si todos nos unimos y no mandamos ni un centavo, provocaríamos un cambio, le dije; conmigo no cuentes, el dinero a mi mama, para que coma, no le faltara nunca. (No le falto durante dos meses que estuve en casa por una fractura múltiple). Estuvo unos días sin hablarme, después comprendió que entre ella y yo hay una gran diferencia; toda su familia, vive en USA, mi madre, esta en Cuba, no podremos jamás pensar igual, si, podemos entendernos mutuamente. Ser diferentes, no implica convertirse en enemigos, tratar de imponer uno al otro su criterio. Ser diferentes, nos lleva al dialogo, la tolerancia, la comprensión.

Iré a la Habana, Oh ceibas y palmas hermosas, iré a La Habana. 

Creo que cada uno es dueño de sus actos y decisiones y asume dignamente las consecuencias de estos. Pretender imponer a otros un criterio es absurdo. Querer que otros paguen por heridas ajenas, es mas absurdo aún. Todos tenemos nuestras propias cicatrices, nuestros recuerdos. Mis heridas, son mías, no tengo derecho a hacer que otros sufran o paguen por ellas. Tampoco puedo pagar por heridas ajenas.

Iré a la Habana, en un avión de alas plateadas, iré a La Habana.

Cuando se acercaba el día de mi primer viaje de regreso a La Habana, quise compartir mi alegría con una señora que lleva muchos años aquí, sólo le dije: el viernes me voy a Cuba, a ver a mi madre! Su rostro se contrajo en una mueca desaprobatoria. De forma brusca me dijo: no le lleves mucho dinero al gobierno de allá. La mire, me sonreí, le dije: despreocúpate, no conozco a nadie que trabaje en el gobierno, todo lo que llevo es para mi madre, ojala tuviera más, para poder llevarle más. No volvió a saludarme, ella perdió un amigo, yo, comprendí que a veces la intolerancia daña a quien la practica.

Iré a la habana, retozando en canciones y recuerdos, iré a La Habana.

Respeto y admiro a los que nos abrieron el camino. Esos que tuvieron el valor de construir Miami, de hacernos el camino más fácil a todos los que llegamos después. Tengo entre ellos, amigos entrañables, cada conversación que tenemos es una lección de historia y de cubania. Imagino su dolor por esa Cuba cerca y lejana para siempre, sus lagrimas, su no ver a sus madres e hijos. Tuvieron la fuerza de convertir ese dolor en trabajo y creación, se hicieron a si mismos mejores, construyeron Miami. Escucho sus historias, sus dificultades para llamar por teléfono, la demora infinita de las cartas, un eterno cartel de no regreso, su familia, perdida para siempre, su Cuba, inaccesible. Fueron extraordinariamente fuertes, lo son aún, lo serán por siempre.

Iré a la Habana, cuando las ganas se conviertan en ansias y las ansias en orden, iré a La Habana.

Marti, nos convoco siempre a la unión, mas de una vez, la división de los cubanos, hizo fracasar nuestros intentos. El punto no es querer que todos pensemos igual, hace muchos años, decidí no ser uno más en el rebaño. El punto es unirnos, hacer crecer lo que nos une y engrandece, por encima de diferencias y criterios que algunos intentan imponer a ultranza. Cada cubano, dentro y fuera de la isla, tiene su propia historia que contar y tiene todo el derecho y todo el izquierdo del mundo, a que le escuchen y respeten. Una razón, no es mas fuerte, porque se grite mas alto o porque este en boca de una figura pública. A veces, muchas veces, la verdad esta en boca del mas humilde, de aquel que no necesita gritar y hacer gestos efectistas para ganar atención, fama y dinero.

Iré a la habana, con sol o con lluvia, iré a La Habana.

Al final de la historia, Cuba nos espera a todos, no hace distinciones. Cura todas las heridas y ayuda a borrar cicatrices. La Habana se levanta sobre el malecón, nos saluda dándonos la bienvenida, agitando al viento su pañuelo azul, blanco y rojo. 

Iré a la habana, convocando espíritus, lanzando conjuros al viento,  iré a La Habana!

13 thoughts on “Iré a La Habana!

  1. Seguro amigo , iras NO, iremos a la HABANA siempre, como puede un hijo desprenderse de quien nos vio naces, crecer en sus calles, sentir su olor caribeno, vivir nuestros romances en sus calles complice de nuestras locuras de juventod, siempre ahi, dispuesta a despedirnos con un beso y recibirnos con un abrazo, siempre serena siempre segura de que aun en la lejania la anoramos y nos sentimos orgullosos de sus palmas de su cielo azul de llevar su sangre corriendo por nuestro cuerpo, sangre cubana, caliente rebelde ,Y arrolladora, termino diciendo algo que vi en tu perfil, si no fuera cubano pagaria por serlo, un beso cubanazo, amigo,cuenta con mi mano, porque seguro IREMOS A LA HABANA.

  2. Saludos!!! y claro que iremos a la Habana, muy bien dicho, nadie puede llorar por dolor ajeno!! y he vivido esto dos veces, con mi difunta madre, estando ella aca y yo en la Habana, y asi contra viento y marea vine a verla, ahora es lo contrario tengo un hijo, mi nuera y mis nietos en la Habana, y sigue la historia, pero contra viento y marea volvere, siempre volvere, mientras me quede un alito de vida, las decisiones son respetadas, y todos no tenemos ni las mismas tristezas , ni las mimas penas, es parte de la vida. y el respeto el lo primordial, asi que como dice la cancion de Issac Delgado……!Voy caminando por el Malecon, aunque tu no me veas!!!!!

  3. Mi amigo, iremos a la Havana, siempre estaremos alli, incluso como los fantasmas que ya somos dentro de esa majestuosa ciudad , vagando por cada sitio que una vez estuvimos. Ir a la havana, no define ninguna posicion, la que si deja claro es la de Cubanos que somos, y esa nadie podra nunca hacer que se nos quite. Alli estan nuestras familias, nuestros amigos, nuestros vecinos, toda nuestra historia. Gracias por cada dia permitirnos dejar de ser un fantasma de la Havana para estar en persona , en carne y hueso alli. Solo tu lo logras con cada escrito. Ache p’ ti hermano.

  4. Por supuesto q ire a mi Patria Cuba cada vez q tenga la posibilidad, ire mientras tenga a mis (mas de 100) tios, primos, primitos, ire a mi Cuba mientras yo tenga vida. Soy de las que salio de mi Patria en el 1968, sufrimos todo lo mencionado por ti, no cartas, no telefono, esperando que llegara el momento que tanto esperabamos, mi padre decia año tras año, “estas navidades nos comemos el lechoncito en Yaguajay”, papi fallecio y ahun esperamos, pero mientras tanto…no dejare de ir a mi Cuba. Yo era una niña cuando vinimos para aca pero mis recuerdos de una bella niñez siempre en mi corazon han permanecido, les digo q no existe el dia que no extrañe a mi familia y a mi Cuba, amo a este pais y le agradesco, pero mi PATRIA es Cuba.

  5. Ire a la Habana,porque soy parte de ella,porque existe el primer aire que respire cuandi naci,existen las primeras calles que me vieron caminar,mi barrio,mi madre,mi familia,mis mejores amigos,los recuerdos,el primer beso de amor,mi primer dia de escuela,de sexo, de vida,mis graduaciones,mis sacrificios,mis dias de dolor,de llanto,de placer,la ciudad que amo por encima de todas las que he visitado,soy un adoquin de Obispo,una esquina de pogolotty,un pedazo de malecon,.Se y respeto,la historia de Cuba y los Cubanos,hemos sufrido por anos,la separacion de nuestras familias y de nuestra identidad,,,pero nosotros los mas jovenes,no debemos llevar el peso del odio de un pasado que debe ya quedar como historia,,saber que lo que sufrio mi padre en su destierro,nos influyo a nosotros en nuestra formacion.El,es de los que no cree,que debemos ir,,,lo respeto,,,pero a mi Madre,a mi patria,a mis mejores amigos y a mi pasado,,regreso aunque tenga que ir primero al Cosmo,,,ire a la Habana,mientras Dios me de Vida.

  6. No tienes una minima idea de cuanto es que me gustan tus escritos, en especial este, es maravilloso e increible el amor con el que le escribes a tu nacion, sabes ? No soy cubana, soy mexicana, amo mi país pero sin duda me gustaria ser de alla, amo Cuba, teniendo tan pocos motivos la amo con todo mi ser!

  7. Maravilloso !!!! Sencible ,inteligente , humano , lleno de cubania y de certidumbre !!!!Mil gracias Maria Luisa por compartirlo !! A mi me erizo la piel de pies a cabeza al terminar de leerlo . Por favor cuenteme entre sus amigos y permitame compartirlo en mi Muro . Armando Yuvero .

  8. Hay veces q ni tu,ni yo, ni muchos de nosotros tenemos q ir, solo con cerrar los ojos estamos en la Habana pq simplemente una parte d nosotros nunca vino se kedo en mi bella habana

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s