Que cocino hoy?

En la mayoría o en todos los hogares habaneros, esta era o es una pregunta obligada. No por abundancias y no saber que elegir, sino, por escaseces y no saber que inventar muchas veces.

Nuestras amas de casa, como las he llamado muchas veces, “magas de casa”, aprendieron a vencer dificultades. Inventaron recetas y sustitutos. Si algún día se publica un libro de cocina con las creaciones de las amas de casa cubanas, mas de uno se asombrara y creerá es  una exageración. El día a día de ella, es la prueba que nada se exagera ni aumenta.

Ahora, que me como medio pollo o más de una sentada, recuerdo aquellos exquisitos pollos asados de mami. Después de darle el punto exacto, lo deshuesaba y servia por cucharones, única forma de garantizar la igualdad a la hora de servir. En un hogar con 5 hijos y suegra incluida, garantizar un plato de comida bien servida y sin discusiones, era una tarea titánica. Solo ella pudo hacerlo día a día, contando platanitos fritos y diciendo,”tocan 5 por persona”. En un país, donde todo estaba medido y racionalizado, nuestro hogar, no era la excepción.

Aún ahora, cuando visito La Habana, en otro tono y significado, mami me pregunta qué cocina. Su acto de cocinar, escapo a la racionalización y la medición, pago un alto precio. Se que en el fondo de su corazón, preferiría escaseces y no abundancias con lejanías y ausencias. Se que nunca lo dirá, su consuelo es saberme feliz, conquistando sueños.

Recuerdo una vez que el arroz escaseo mas de lo acostumbrado, alguien nos aconsejo hervir fideos  y picarlos en pedacitos pequeños, sustituyéndolo. Créanme, sólo lo hicimos una vez. Comimos tortillas de masas de pan empapadas en leche condensada. Fuimos capaces de inventar sustitutos en aras de responder a la pregunta diaria, qué cocino hoy? Dimos una nueva dimensión a la frase; a falta de pan, casabe.

Se acuerdan de Nitza Villapol, con un programa semanal de cocina, dando recetas rapidas y faciles de hacer. A veces, se pasaba en su intento de ofrecernos algo nuevo, otras lograba darnos una nueva opcion a la hora de inventar, que cocino hoy?

Siempre recuerdo la frase de un personaje de “La duodécima noche” de Shakespeare, “nunca se esta tan bien, que no se pueda estar mejor, ni tan mal, que no se pueda estar peor”. Cuando llegaron los  terribles y difíciles años 90, nuestras amas de casa, casi tiran la toalla. Ya nadie preguntaba que cocino hoy. Cuando las amas de casa se sentaban a pensar que hacer para el almuerzo, los gatos las miraban de reojo y huían espantados. Muchos de esos gatos recelosos, no vivieron para contar la historia.  Aparecieron nuevos platos y nuevos alimentos, masa carnica, buen titulo para una película de terror, picadillo de soya y otros inventos mas. Nada logro vencer a nuestras heroínas de la cocina. Hicieron una pausa, respiraron hondo y continuaron poniendo un plato en la mesa para sus familias, nada ni nadie podrá vencerlas.

Pregunta repetida día a día, hija de la decisión de subsistir por encima de dificultades y limitaciones. Hermana de una voluntad férrea de mantener el hogar y la familia, más allá de limitaciones, más allá de lejanías y ausencias.

3 thoughts on “Que cocino hoy?

  1. Sabes mi amigo, no sabes cuantos recuerdos, aun y con toda la abundancia del mundo , al menos mi mama una de esas ” magas de casa ” , ya aqui , me pregunta que cocino manana, y muchas veces la veo parada delante del refrigerador preguntandose a si misma : que cocino hoy ? , se les quedo tan dentro , las marco tanto, que es casi imposible como diria nuestro Dr Dubuchet, no decir la frase celebre , QUE COCINO HOY ?,, Ademas mi amigo, al parecer ayer era uno de esos dias en el que tu tenias ganas de comer algo rico. Pero nada siempre hay un amigo dispuesto. Gracias mi hermano , se lo llevo a mi mama. Como siempre bravoooooooo !!!!!!!

  2. Siempre eres genial en tus escritos, como he recordado aquel arroz de fideos, pues nosotros si lo comimos muchas veces, pero habia que pasarle primero la botella por encima envueltos en algo, (crudos) y posterior en muy poquita agua , yo lo hacia usualmente amarillo, asi quedaba con mejor sabor y me quedaba bien desgranado, me volvi una artista del fideo!!! jajaja, y que decir de muchas cosas mas, la salsa de tomate no me faltaba, siempre buscaba los envases, y velas, y cuando venia la gran epoca de tomates al puesto de viandas, pues el dia entero, haciendo la salsa, cocinandola, envasandola en las botellas que habia que tener bien esterilizadas para que no se hecharan a perder ((un trabajo tremendo)) pero en fin como bien dices, seria un libro de cocina el que pudiera hacer, pero si , asi si mismo es la pregunta diaria…y la dispocision de las madres, y amas de casa o mujer trabajadoras, , que al fnal todas somos, las tres en una, de de llevar a la mesa lo mejor que se puidiera.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s