Croquetas en La Habana!

Todos coincidimos que el puerco merecía un monumento. Cuando publique mi escrito, algunos, hasta se ofrecieron para recoger firmas a favor del alimenticio y recordado animalito. Alguien me recordó las croquetas, fue como una pregunta; y de las croquetas, que? nadie se recuerda? Creo que es muy justo y merecido el monumento al puerco. A las croquetas, tendremos que dedicarle alguna tarja, en un sitio céntrico de la ciudad. Algún homenaje se merecen, por esforzadas y humildes.

Las croquetas, nunca andan solas, siempre en grupo, acompañadas. De forma silenciosa se adueñaron de cafeterías y Kioscos, de mesas  y panes, de bocas y estómagos.

Las teníamos de todos los tipos,  de “ave”, averigua que es lo que tiene. Hasta de “cielo”, esas que se pegaban al cielo de la boca y ni un vaso de agua, lograba despegarlas. Cuando el pollo o el pescado de la cuota, escaso y racionado, no bastaban para alimentar a  la familia por varios días, la croqueta, se presento, hizo actos de magia. Tuvimos croquetas  para varios días. Las magas de casa felices, cuando veían la fuente repleta de croquetas en el congelador, suspiraban. Al menos, por unos días, el plato diario, estaba asegurado.

Tanto nos acostumbramos a las croquetas, que muchos, ya no pueden vivir sin ellas. Un día, en un Versalles del aeropuerto, un amigo pidió pan con croqueta, lo miraron sorprendidas; no tenemos! Mi amigo, les dijo, tienen tostadas?  Si y croquetas? Si, pues ponme un par de croquetas dentro de las tostadas y ponlas en la plancha. Tengo ganas de comer, pan con croqueta!

La relación del pan y la croqueta, fue amor a primera vista. Se hicieron inseparables. Los recordamos unidos por fuertes lazos. Unión, que ni el exilio y la abundancia, logran romper.

Todos comimos, muchas veces y en cantidades, croquetas. No hay habanero que no saciara su hambre con un pan con croqueta o un par de croquetas solas,  a veces, sólo de harina ,sal y algo de grasa.

Muchos, entre los que me cuento, aprendimos a hacer croquetas y hasta intentamos  alguna vez un pequeño negocio cróqueteril. En una ocasión, en pleno periodo especial, un conocido, comentaba con un amigo mío, que el sueldo no le alcanzaba para nada; mi amigo le dijo, por que no haces croquetas para vender? Tu estas loco, yo vendiendo croquetas!  Mi amigo, le soltó, Jose, hace y vende croquetas, la ganancia es  alrededor de 300 pesos a la semana. Jose, vendiendo croquetas! Con esos perfumes que usa, no lo  creo! Solo se convenció, una tarde que nos vio, con bermudas, camisetas, tenis y pesadas mochilas cargadas a la espalda. Nos pregunto, si íbamos para la playa, nos reímos; no vamos a la TRD de 5ta y 96 a venderle croquetas a las dependientas, ya son clientes habituales. Hasta para fiesta nos encargaban. Así, inventando 200 croquetas con 3 chorizos que traía una señora de Pinar del Río y sazones que mami nos daba, nuestra ganancia superaba el salario medio de un medico especialista de 2do grado.

Si la croqueta no hubiera existido, nosotros la hubiéramos inventado. Los libros de historia, hablan de la toma de La Habana por los ingleses, se, que en un futuro, tendrán que incluir; la toma de La Habana, por las croquetas. Croquetas que nos conquistaron, que llegaron para quedarse, para hacerse tan cubanas, como la carne de puerco, los moros y la yuca hervida.

Croquetas inolvidables, que salvaron más de una vida  y ayudaron a llenar estómagos. En algún momento, se levantara un monumento a la croqueta desconocida. Una fuente gigantesca, con croquetas o un pan con croqueta, algo significativo. Tal vez convoquemos a  un concurso nacional, mientras tanto, todos les damos las gracias a las croquetas, sin ellas, todo hubiera sido distinto. Saben, esto de escribir sobre comida por la noche, me abre el apetito. Creo que me iré para Chico’s un restaurante de Hialeah, que no cierra, tengo ganas de un buen pan con croqueta!

5 thoughts on “Croquetas en La Habana!

  1. Jajajaja amigo muy bueno,muy bueno…ya corro ahora mismo a desayunar pan con croqueta , se me abrio el apetito, fue la croqueta como un medio de sobrevivir a la escases, como olvidarla, pero no podemos negar que es exquisita….

  2. El escrito por su puesto me abrio el apetito, pero me recordo varias cosas , la mas importante, cuando yo tenia 6 anos mi papa se fue de cuba y mi mama se quedo con mi hermano de 2 anos y yo , mi abuelita y mi tia aun joven, sabes como mi mama ayudaba a mantenernos y poder suplir la falta de mi papa y lo que el proveia, en comida , ropa y zapatos ?, vendiendo croquetas, las hacia de pescado , que era lo que mas abundaba y todo el barrio le compraba croquetas a mi mama. Por eso a la croqueta y a mi mama un monumento. Aun las hace y por su puesto ya disfrutamos lo rico que les quedan. Buen escrito hemano.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s