Siempre se me olvida algo!

Anoche, fui al teatro, el autor de la obra, el elenco y el director, prometían una buena función. Cuando faltan los recursos y sobra talento, pueden hacerse milagros. Sin apenas estenografía, apostando por el desempeño de los actores, en un teatro pequeño, todos pasamos un buen rato. Disfrutamos de buen teatro, salimos satisfechos, felices. De pie, aplaudíamos a los actores, que en despedida inusual, daban la mano y saludaban al público, se mezclaban con nosotros, nos daban las gracias por asistir. Sin proponernoslo, todos fuimos actores y cómplices, de una puesta en escena diferente.

Para los que desde nuestra primera juventud, descubrimos el teatro y hasta incursionamos en él, en festivales universitarios; disfrutar de una buena obra, de un buen hacer teatral, es como un exorcismo. Liberarnos de malos fantasmas que nos dicen al oído, una y otra vez; Miami, no tiene vida cultural, si quieres salir, ve al Mall o a comer fuera! Mientras reía y agradecía la puesta en escena, evoque los teatros de La Habana, los grandes, los pequeños, nuestras salas teatros, todos! Que nos enseñaron a mar y respetar al teatro, lo hicieron parte nuestra.

Tengo un proyecto de obra teatral a medio terminar, una noche un amigo me dijo, te atreves? Le respondí, me atrevo a todo! La escribí casi de un tirón, mi musa y un buen amigo poeta, me aconsejaron agregarle escenas y diálogos. Un día escribí una escena para un nuevo personaje, una mujer, que debía desgarrarse en escena. Aún no la he terminado. Anoche, mientras aplaudía, recordé mi obra abandonada, me prometí terminarla, se la debo al amigo que me la pidió, a mi musa y me la debo a mi mismo. Entre nosotros, anoche, mientras todos aplaudían, me imaginaba, rodeado de los actores, saludando al público y dando gracias; todos tenemos algo de vanidosos!

Se, que para terminar mi obra, tendré que convocar fantasmas, Eliseo, vendrá en mi auxilio y Virgilio también, aunque tenga que invitarlo a almorzar. Le haré un potaje de chicharos, que no podrá resistirse, allá, en La Habana, mis amigos, decían que me quedaba exquisito. Vendrá, sin miedos, tranquilo, tal vez me diga; esto no sirve, hay que rehacerlo completo, me dejare guiar, seré un buen alumno. Con un maestro así, cualquiera!

El teatro en Miami, se abre caminos, Akuara Teatro, Miami Studio, entre otros, abren nuevos horizontes, no se dan por vencidos, mantienen vivo y con buena salud, el quehacer teatral de la ciudad. Nuestros actores y directores, ponen todo su empeño en nuevas ofertas, a veces, olvidamos que, ellos, como nosotros, también tienen cuentas que pagar, familias que alimentar. Apoyar el buen teatro, es una obligación de todos los que lo amamos, de los que no queremos que muera.

Como decía un personaje en la obra, voy a tener que tomar fosfatos para la memoria y si tienen el efecto secundario que decían en la obra, de hacer crecer pelo, mejor todavía! Casi se me olvidaba decirles el nombre de la obra. Me puse a hablar del teatro en Miami, de mi obra inconclusa, hasta anduve por los teatros habaneros ven, Siempre se olvida algo!

ArtSpoken.

1167 sw 6 st. 305-588-8117

4 thoughts on “Siempre se me olvida algo!

  1. Pues arriba con la musa, y los fantasmas e incorporate, el Teatro es recibido con brazos, abiertos, y si ese comentario me lo hizo una amiga que llego hace apenas un mes a Miami, y era en la Habana productora de Teatro, ve esa falta k tienen del mismo!!!! asi, adelante Jose!!!!

  2. Este fin de semana no me la pierdo y por su puesto acaba de terminar la tuya, pues esa si de ninguna manera me la perdere. Apoyemos al teatro tal y como lo haciamos en nuestra juventud.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s