Orgullo de ser cubano.

Cuba, tomada de la pagina de Jorge D'strades.
Salio de Cuba, muy joven, casi un niño; apenas 12 años. Al principio extraño a sus amigos y a la novia que había dejado sin siquiera despedirse. Poco a poco se fue incorporando al mundo que le rodeaba. Aprendió ingles muy rápido, a pesar de los regaños y las peleas, se negaba a hablar español en la casa. De nada valieron las conversaciones sobre Cuba, las fotos que le enseñaba su abuela; Enrique, se sentía americano. Su pasado había sido borrado, como si alguien hubiera olvidado ponerlo en su equipaje; quedo allá, en La Habana, en algún paquete que alguien olvido recoger a ultima hora, abandonado en una gaveta.

Cada vez que su familia viajaba a Cuba, inventaba algún pretexto, que si exámenes, que los estudios, la novia; el punto era que no le interesaba volver. Su isla, suya a pesar del desamor, parecía borrada de sus memorias y su amor.

Cuando se hizo ciudadano americano cambio su nombre por Henry, hasta pensó en cambiarse el apellido, ese Pérez, no sonaba muy bien entre sus amigos americanos. No lo hizo por temor a un disgusto familiar, su padre no se lo hubiera perdonado nunca.

Cuando cumplió los 19 años, decidió mudarse solo. Su madre le dijo
-Enriquito, aquí tienes tu cuarto independiente y no tienes que pagar renta, yo te atiendo y puedes ahorrar, tienes más tiempo para tus estudios.
-Mon, vivir aquí es como seguir en esa Cuba de la que tanto hablan ustedes y yo soy americano. No quiero encontrarme una banderita cubana en cada esquina y adornos con palmeras y cocodrilos dondequiera, es hora de vivir a mi manera.
-Ven hijo, siéntate, hablemos dos minutos. Sabes que si nos fuimos de Cuba, fue por ti, si hoy estudias en una buena Universidad, manejas un buen carro y tienes un buen futuro, fue por el sacrificio de estos tres viejos que lo dejaron todo para poder darte una mejor vida. Muchas cosas no nos gustaban allá, pero teníamos nuestra casa, nuestra vida, nuestra Patria, solo por ti, fuimos capaces de dejarla. Me duele el alma cada vez que desprecias tu origen, que reniegas de ser cubano, somos lo que somos por ser cubanos, eres como eres, porque eres cubano, mi hijo, aunque te duela.

El padre, que escuchaba la conversación, solo dijo.
-Déjalo vieja, ya un día Cuba, vendrá a él, a recordarle su origen, morirá siendo cubano y amando nuestra bandera, ya veras, déjalo ahora. Hazme un poquito de café, un buen café cubano.

El día de la mudada, su abuelita, una viejita que se crío entre palmas y cañaverales, entro a su cuarto, silenciosa, arrastrando los pies.
– Se que no la amas o que crees no amarla, pero para mi, es como un talismán que me protege de todo lo malo, me la regalo mi padre antes de morir, me dijo que tenia muchos años, que era mambisa. No te pido que la pongas en un lugar visible, guárdala en una gaveta si quieres, déjala cuidarte, por favor, no me la desprecies, me matarías.

Saco una vieja bandera cubana y la doblo cuidadosamente en la maleta de Enrique, que asombrado, fue incapaz de oponerse, la dejo hacer sin pronunciar palabra.

Enrique visitaba poco a su familia, aunque hablaba a menudo por teléfono con ellos. Su intento de americanizarse del todo, no le permitía mucho contacto con esa casa, donde se respiraba Cuba, en cada esquina. Su vida transcurría más al norte, entre gringos y coffees, whiskys y hamburgues.

Un día, mientras disfrutaba su coffee en un Starbucks, recibió una llamada, un número desconocido, pensó ignorarla, pero algo le hizo responder.
– Hello, who is calling?
– Enriquito, soy yo, Jorge, el negro, no me digas que no te acuerdas de mí. Tu abuelita me dio tu número cuando estuvo en Cuba, me dijo que cuando llegara, te llamara enseguida, que necesitabas hablar conmigo.

Enrique, se sentó; Jorge el negro, en Miami. Recordó de pronto toda su infancia olvidada, cuando corrían descalzos por la cuadra y compraba durofrios y pirulíes en la casa de la esquina. Enrique, comenzó a sudar, sus manos temblaban.

– Dime negro, ¿Como estas? ¿Cuando llegaste? ¿Donde estas?
– Acabo de llegar, estoy saliendo del aeropuerto, el puro tuyo vino a recogerme, dice que mientras encuentre trabajo y levante presión, puedo quedarme con ellos, en tu cuarto, que ahora esta vacío. Tu viejo es de oro.

Sin saber como ni por que, Enrique comenzó a llorar, los primeros años de su vida, su infancia, se aparecía de golpe ante él. La voz del negro, de su hermano de niñez, hacia el milagro de revivir recuerdos.

– Voy para allá, te recojo y esta noche te quedas conmigo, creo que abuela tiene razon; necesito conversar contigo.

Los 40 minutos de viaje al sur, le parecieron horas. Llego a su casa, se asombro de no mirar de reojo la bandera cubana de la sala, hasta el olor a café recién colado, por vez primera, no le molestaba. Abrazo a todos, el último y más especial de todos los abrazos fue para Jorge.

– Coño negro, tienes un olor raro, extraño, pero me gusta.
– Es olor a Cuba, mi hermano, a la tierra.

Su mama, le susurro al oído al viejo; yo oí mal o ¿dijo coño?

Comieron juntos. Todos intercambiaron miradas y sonrisas cómplices; Enriquito, por vez primera saboreaba los frijoles negros y la yuca hervida con mojo y hasta repetía. Cuando terminaron, la abuela sirvió el postre.
– Se que no te gusta, pero lo trajo Jorge, no le hagas el desaire.

Le puso enfrente un plato con mermelada de guayaba y queso blanco. Enrique lo devoro, hasta limpio el plato.

Al final la abuela sirvió el café, todos se sorprendieron cuando Enrique, reclamo su taza de café cubano. Se hicieron señas y la mama fue corriendo a la cocina a traerle su taza.

Después de la sobremesa, Enrique le dijo a todos.
– Nos vamos, les robo al negro por una noche, tenemos mucho de que hablar.

Llegaron al apartamento de Enrique, pusieron sus cosas en la sala. La cara de Jorge, se contrajo.
– Perdóname mi hermano, pero aquí hay algo raro, voy a quitarme la camisa y tratar de encontrarlo.
Se volteo de espaldas y se quito la camisa. Enrique tembló cuando vio el tatuaje en su espalda, lo toco.
– Es Cuba, dijo en un susurro.
– Si mi hermano es Cuba, no quería que me pasara como a ti, que la olvidaste y me la tatué en la piel y en el alma.

Jorge , sin camisa, comenzó a buscar, sabia que algo había en ese apartamento fuera de lugar, algo que no estaba en el sitio adecuado y exigido. Se detuvo frente al gavetero del cuarto, de pronto la ultima gaveta se abrió de golpe, sin que nadie hiciera el mas mínimo gesto; la bandera cubana que había doblado su abuela, se desbordo de la gaveta, reclamando derechos y espacio. Jorge, la saco, la colgó en la pared, la miro. Jorge y Enrique se abrazaron llorando.
– Déjala ahí mi hermano, mírala todos los días. Cuba es tu raíz, tu origen, sin ella, nunca estarás completo.

Enrique se quedo mirando a su amigo, de espaldas, con Cuba en su piel, frente a la bandera, su bandera. Comprendió del todo que no importan los años lejos, aprender ingles o francés, uno sigue siendo cubano, llevando a Cuba en la piel y en el alma, dondequiera que este. Ser cubano, por suerte, nos marca para siempre, acuña nuestra vida y aliento, nos identifica y tipifica, nos da alas. Por vez primera, desde que se fue de Cuba y dejo olvidados sus raíces y recuerdos, sintió necesidad de gritar; ¡Soy cubano! Abrazo a su amigo, agradeciéndole traerle de vuelta sus recuerdos, por rescatarlo del olvido, por devolverle ¡El orgullo de ser cubano!

Fotografia cortesia de Rey D’strades, administrador de la pagina de Facebook, Yo extraño a Cuba y tu?

113 thoughts on “Orgullo de ser cubano.

  1. Habanero te la comiste esta vez macho!!!!carajo me has sacado tremendas lagrimas…gracias de nuevo por tus escritos!!!Un abrazo grande.

  2. Mi amigo esto me sorprendio y me hizo llorar desgarradamente…. Yo vine de 14 si me adapte , escuchaba los Rolling Stones y baile con Michael Jackson aunque nunca me aleje de lo cubano. Eso soy 101 porciento aunque he estado rodeada de americano. Fabuloso escrito. Felicidades

  3. Gracias por tan conmovedor retato, estoy seguro que cualquiera de nosotros que vinimos chicos a esta pais, no importa si de un ano o de 24 siempre seguiremos siendo cubano. Que Dios lo bendiga!

  4. jamas he leido tu blog pero tu forma de escribir y detallar cada secuencia me han hecho vivir tu post creeme escribes literalmente en 3D o mejor dicho en 4D porque has logrado que sienta ese olor a cafe y vivir tu relato casi en una realidad te felicito

  5. Soy cubano hasta el tuétano hermano y aunque no llevo mi patria en la piel, si la llevo en el alma, aunque nunca me he hecho un tatuaje, si me hiciera alguno, seguro que seria el de mi isla.

  6. Un fuerte abrazo y gracias por darme tanto de cuba con tus palabras pues es justo esto que nos distingue de todos los demas un amor inmenzo por una patria que sufre y el dolor de vivir sin ella.

  7. Aun estaba en cama cuando senti mi cuerpo estremecer y hasta la piel se me erizó al conocer la historia de Enrique y Jorge… qué cosas Dios mío!! ….. y aunque no tengo raices cubanas, le doy gracias al Cielo por la bendición de anclarme a esa isla tan bella y singular que me hace llevarla en el alma cual si fuera un tatuaje… Y con orgullo expreso que soy mexicana pero vivo, siento y amo a Cuba, como a mi Patria!!
    El don literario de Habanero2000 que tú tienes, conjugado con la pasión fotográfica de Jorge han crado una FUSION EXTRAORDINARIA!! A tal grado que las lagrimas brotan al quedar mas que conmovida con esta historia…
    Gracias por esto y mas…!

  8. Hermano, llevo 25 minutos llorando sin consuelo …., decir algo seria redundante, Nada que decir, mucho que agradecer. !!!!!!!!!! Sere siempre Cubano aunque viva en la China, Gracias una vez mas. !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  9. hola amigo, acabo de leer esto, queria contarte que en Enero estuve de vacaciones en Cuba y simplemente me enamore de ese pais, increiblemente nunca tuve la sensacion de ser extranjera(soy argentina), senti como ya habia estado alli, y ame esa tierra, entonces como no entenderte cuando leo esto!!!! un abrazo y mucha suerte.

  10. Felicidades por tu escrito Habanero,es la primera vez que leo tu blog,me encanto y hasta llore……,yo siempre sere cubana 100%,no importa donde este,un abrazo y suerte en tus proximos escritos

  11. Todavia estoy conmovida por el relato q acabo d leer,me corren las lagrimas por la cara,las primeras fueron d tristeza pero despues fueron d alegria,porq Enrique se dio cuenta q no podia negarse a ser cubano,lo tenia dormido dentro d su ser y ya le desperto y puede gritarlo bien alto para q el mundo lo escuche,q orgullo siento yo por ser cubana y extraño a mi pais tanto como a mi hijo q sigue alla porq es feliz en su pais,gracias por la historia,un beso d cubana para ti

  12. Por eso yo soy cubana y me muero siendo cubana.nosotros somos lo mejor despues d nosotros la pared como dice shakira.y no es xq yo sea cubana pero es la verdad.
    my friend mejor dicho mi amigo q yo no soy Enrique te kedo bello.un beso

  13. Que linda historia. Yo llegue en el 68 y admito que hablo mucho en ingles, pero gracias a mi mami y papi, leo y escribo mi lengua natal. Tambien guardo muchos recuerdos de mi niñez, hasta el de ir al Malecón con mi escuela y tirarle flores a Camilo Cienfüego. Que conste… Mi comida favorita sigue siendo arroz con frijoles negros, lechón, yuca o maduritos! Gracias por escribir tan lindo.
    Saludos, Isabel

  14. Ahora me toco a mi, como una galleta en la cara, no paro de llorar, Esta es la verdad de muchos de nosotros que crecimos aquí, me identifico con Enrique, yo también fui renuente un dia para hoy por hoy cargar a Cuba en mi pecho y sentir el orgullo de ser Cubano. Excelente relato.

  15. Aun estoy llorando , que cosa linda y que razon tienen esas letras con olor a cafe y sabor a mermelada de guayaba con queso ,me senti como si estuviera con ellos en la mesa tomando el cafe cubano

  16. WAOOO!! HERMANO NO SE QUIEN ERES NI TE CONOZCO ,PERO DE YA ERES UN HERMANO DE RAICES,DE OLOR A CAFE,EN FIN DE SER CUBANO.TREMENDO ESCRITO EL TUYO Y MUY REAL,AUN RODANDOME LAGRIMAS EN MIS OJOS Y A 6 DIAS DE VOLVER A MI CUBA TE DOY GRACIAS POR COMPARTIR ESTAS HISTORIAS..UN ABRAZO!!

  17. ESTUVO MUY BONITO, PERO TRISTE PARA LOS Q AÑORAMOS LA ISLA, YO NO HE PODIDO REGRESAR EN 5 AÑOS , Q PARECE POCO PERO NO, ES UNA ETERNIDAD, Y ES MI EX QUIEN NO DEJA Q VIAJE, UNA HISTORIA LARGA,
    SALUDOS

  18. Esto me trajo “lagrimas” Porque yo tambien. Sali de Cuba cuando tenia 14 Años en 1954, tengo 72 años,Yo Oro Por mi Cuba Todos los dias,Rev:Omar Valdés

  19. Acabaste conmigo,esto es mucho,me has hecho llorar como un niño,Es mas no te lo perdono,te la comistes,estoy sin palabras.Te quiero mucho .

  20. Que cosa tan hermosa, me saca las lagrimas de tanta emocion. Gracias Jose por todos estos escritos que nos tocan el alma y el corazon y hasta nos indentifican en ellos mismos. Bendiciones

  21. NO TE CONOZCO PERO TUS LETRAS HACEN NUESTRA PRESENTACION OJALA Y MUCHOS LEIRAN ESTO QUE ESCRIBISTE PARA QUE SE LE BAJEN LOS HUMOS SOY CUBANO SEGUIRE SIENDO CUBANO Y MORIRE CUBANO AMO QUIERO Y LOCO DE ESA ISLA EL CAIMAN GRACIAS MI HERMA VOY A PONERLO EN MI MURO PARA QUE OTROS LO DISFRUTEN TAMBIEN.

  22. Quiero decirles a todos y al habanero que muchísimas gracias por esta historia de nuestras raíces, muy linda, con un sentimiento que siempre tenemos presente (cubita) que la debemos llevar siempre con nosotros ya que de aya venimos y por eso estamos aquí , luchando y adquiriendo education t tecnología para después llevarnos para cubita la linda . saludos a todos.

  23. Habanero…cuantas ideas tengo en mi cabeza, dejame ponerlas en orden…. en primera te digo que tu escrito se los reenvie a unos cuantos, cubanos y no cubanos, porque en principio trata del amor a las raices, sean cuales sean estas… justo ayer le decia a mi mama que aunque tengo 9 anos sin ir a Venezuela no hay sitio donde yo escuche nuestro Himno Nacional, o nuestra Alma llanera (nuestro equivalente a su Guantanamera) que no se me salten las lagrimas, que no hay lugar donde yo vea mi bandera tricolor, amarillo, azul y rojo, con 7 estrellas (no con 8, como se la invento Chavez), o mi escudo, con su indomito caballo cabalgando hacia la derecha, pero mirando hacia la izquierda (no como lo puso chavez, a cabalgar hacia la izquierda, hacia donde llevo a nuestro hermoso pais), tanto amo ese escudo, que me hace fluir mas rapido la sangre cuando lo tengo cerca, que frente a la puerta de mi apartamento (lo comprobaras cuando me visites!!) tengo un tapiz tejido por guajiros (los guajiros son una etnia indigena que compartimos venezolanos y colombianos) que representa dicho escudo, y que esta en mi familia desde que yo estaba bien chiquita, y que al igual que hizo la abuelita de tu relato, mi mama lo despego de su pared, y me lo dio para que lo colocara donde quiera que yo viviera. Alli esta, recordandome siempre de donde vengo… Y extrano mi pico Bolivar, cubierto con nieves perpetuas, y extrano mis Medanos de Coro, ese pedacito de desierto del Sahara que Dios le regalo a Venezuela, y extrano mi Parque Morrocoy (compuesto por infinidad de grandes y pequenos cayos), y mi Bahia de Cata, parte hermosa y representativa de los 3700 Km de playa que Diosito le regalo a mi “Tierra de Gracia” (que es lo que significa Venezuela en lengua indigena), y mi Colonia Tovar, porcion de la Selva Negra alemana enclavada entre montanas, donde el frio y la neblina incitan al romance, y donde se cultivan las fresas y los duraznos mas dulces que han tocado mis labios… extrano el majestuoso espectaculo de un atardecer sobre los Esteros de Camaguan inundados, parte integral de los llanos venezolanos, donde conviven en paz los caimanes y las garzas, las anacondas y las tortugas de agua… extrano las hayacas (plato tipico navideno, parecido a los pasteles puertoriquenos, pero en masa de maiz y rellenos con un guiso hecho con las 3 carnes) de mi abuela, pero ella ya no esta alla, sino en el cielo, y me heredo, entre muchas cosas, sus recetas, en fin, aqui estaria todo el dia diciendote todo lo que extrano… pero lo que mas extrano, y es lo que dificilmente podre recuperar es a mi gente, el venezolano amigable, siempre dispuesto a ayudar a propios y extranos… a ese lo mato la division de clases sembrada por el odio y el veneno en el discurso de Chavez y sus acolitos… Esa Venezuela, la que yo mas extrano, ya no existe… quizas algun dia pueda recorrer todos esos lugares, pero a ese venezolano que yo extrano, dificilmente lo recupere…
    Disculpame lo extenso de este comentario, pero tu escrito me alboroto las querencias… O sera que la lejania nos exacerba el amor por lo realmente nuestro… porque yo soy Ciudadana Americana, le debo muchas cosas a este Gran Pais, me ha devuelto libertades que en mi pais me fueron negadas, pero naci venezolana, y morire Venezolana-Americana… Y mi ultimo suspiro sera para recordar esa Patria que ya no existe… Un abrazote!!!

  24. Yo hoy encuentro esta triste pero real historia , cuando estoy precisamente llorando, hoy hace 15 años que salì de Cuba, hoy siento que soy màs cubana que hace 15 años, gracias Habanero por existir .

  25. Wow esto me ha echo llorar por mi Cuba hermosa por mi niñez mi barrio mis amistades y familia que deje a los 16 años. Hoy después de 18 años en Europa soy un poco como Enrique pero es que duele mucho extranar todo lo dejado atras y aveces es más facil meter a mi Cuba en un baul escondido en mi alma pero siempre encuentra un momento para abrirse y mis lágrimas corren por mi bella patria. Nunca me olvido de donde vengo pero si trato de olvidar lo tanto que la extraño.

  26. Me encanta la manera de ser de los cubanos su amor entre ustedes como si fueran una gran familia Gracias por darnos a conocer a todos los que no somos cubanos Su gran amor y mis respetos para ustedes ..

  27. Entiendo todo porque me llevé a mis hijos de Cuba hace casi 4 años, no huyendo de mis raíces, sino buscando un desahogo económico para ellos y para toda mi familia, quiero que mis hijos y mi familia tengan un futuro mejor. Pero desafortunadamente nos fuimos a Rusia, nada que ver con lo quería darle a ellos. Hoy gracias a Dios, estoy en México, más cerca de mi idioscincracia, costumbres y raíces. Mis hijos están felices. Dios bendiga a mis hijos, a mi familia y a ti, HABANERO2000. Me gustó tu blog y lo voy a seguir
    Saludos desde el DF
    Adela

  28. Es verdad que esos juegos de ninos en nuestros barrios,esas caidas mientras jugabamos en las calles,ese cafecito que el vecino nos brindaba,ese saludo caluroso de nuestros amigos,nuestros momentos de estudiantes, comiendonos hasta un mango verde con sal,en fin que son y seran los mejores momentos de nuestra vida, a pesar de muchas carencias materiales.Ese calor humano que en nuestra pequena, pero inmensa isla se respiran,cuando la dejas no se encuentran mas.Por eso bien orgullosa de ser cubana

  29. Uao! Me encanto. Uno no puede evitar ponerse sentimental con esta historia. Asi es, aunque “afuera” todos sentimos ese pedacito que nos llena el alma, y esa es nuestra Cuba querida!

  30. Mil gracias por recordarme lo que yo tambien vivi al irme de Cuba a los catorce en el 1961. Nunca regrese de joven porque queria que mis memorias quedaran intactas. Ya no tengo familia alla, todos han fallecido y pocos viven aqui. Lloro por no poder ir ahora de vieja y poca salud. Gracias por compartir lo que yo tambien vivi.

  31. Por casualidad encontre tu blog. Recorri rapidamente los titulos de los post y el titulo de este me atrajo como iman, la imagen de Cuba tatuada, me erizo todo el cuerpo y envidie al que la lleva, lei la historia y se me salio la veta… me hiciste llorar compadre. Lucho a diario por olvidarla, por ser cosmopolita, por no cojer lucha con la politica,….pero no se puede, Cuba es mas que la madre porque es la madre de nuestras madres y nuestros padres y abuelos y en fin… es lo que somos, por unica y exclusiva oportunidad irrepetible en el tiempo infinito. Gracias muchacho, compatriota.

  32. Me he quedado sin palabras ,ahogada en llanto ,salí de cuba hace 16 años y fui hace unos meses y me sentía como una planta sin raíz ..esto me removió el alma ..cuanta tristesa …cuanto daño a las familias nos ha hecho esta dictadura .ojala los venezolanos salgan de esto…. abrazos a todos los cubanos ..

  33. Coñoooo que lindo,me has hecho llorar como un niño,tengo 65 años y llevo 20 años en éste país al cual le agradezco el haberme acogido como a un hijo igual que a mi familia,pero no dejo de pensar en mi Cuba ni un solo dia,con todos sus problemas y en ruinas es mi tierra,mi Cuba,gracias.

  34. Coñoooo!!! Tremendo mensaje y muy verdadero. Me saco lagrimas. Eso es verdad yo llevo 15 años fuera de mi Cuba y la extraño tanto a mi tierra, mi familia mis amigos, vecinos, todos mis amigos de la infancia con los q jugabamos, corriamos, haciamos cuentos maldades esa infancia de todo cubano no la tienen en ningun otro pais. Yo si me siento orgullosa de ser Cubana!!!

  35. Hola.

    No habia tenido el placer de leerte y como por arte de magia termino de encontrarme con esta historia que como a muchos nos promueve cada celula de nuestra alma…cuando nuestros pensamientos vuelan como la velocidad de la luz a nuestros intrinsicos recuerdo de nuestra mente…con esta historia me haces sentir que como dice la letra de Buena Fe.NUNCA TE IRAS DEL TODO…me identifique mucho con los personaje soy otro como mucho que no fuimos y que vagan en nuestros pensamientos nuestra nines..juvento y vida que dejamos…atraz pero que esta a flor de piel..

    Nada gracias hermano por sacudirnos para que despertemos y.sobre todo jamas olvidar nuestra tierra…

    Gracias mil..

    Ahora me leere algunos de tus articulos..

    Saludos hermano.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s