Un sueño, un niño y la guerra.

Guerra, fotografia tomada de Google.
Los niños entraron corriendo, se sentaron. En el aula el escudo nacional de Cuba y en un rincón el busto de Martì con la bandera cubana. La maestra escribió la fecha en la pizarra, 8 de septiembre de 2095. Les hablo de la Caridad del Cobre, les contó como hace años, muchos cubanos se lanzaron al mar. Como la Virgen viajo con ellos, muchos fueron los Juanes por el mundo implorándole, inventándose vidas y conservando a Cuba en el corazón. Robertico levanto la mano.
– Maestra, mi abuelo vivía en Miami, me ha hablado de la Ermita de La Caridad. Cuando regresaron, sus padres trajeron con ellos la imagen de la Virgen que tenían en su casa en Hialeah.
– Muchos cubanos regresaron. En La Plaza de la Reunificación familiar, hay un museo dedicado a esos años, hay muchos testimonios. La semana próxima prometo llevarlos a visitarlos.

Rosita levanto la mano.
– Maestra mi abuela vivía en Madrid, era una niña cuando sus padres regresaron. Siempre me habla emocionada del regreso de los cubanos a su patria, llora mucho, pero dice que es de felicidad.

Muchos levantaron la mano, todos conocían a alguien que vivió el regreso y querían contar su historia. La clase transcurrió así, entre historias contadas, risas y alguna lagrima de emoción.

Al terminar la mañana la maestra le dijo a sus alumnos.
– Para la semana que vienen quiero que me traigan una composición sobre la guerra. Se que ustedes no saben lo que es eso, pueden buscar en los libros de la biblioteca y preguntarle a personas mayores, aún viven muchos que sufrieron la ultima gran guerra.

Robertico llegó a su casa, dejo los libros en su cuarto y fue directo a la cocina.
– Mami, tú sabes ¿Que es la guerra?
– Si mi hijito, claro que lo se, he leído sobre ella. Mejor pregúntale a tu abuelo Pedro, el vivió la ultima guerra. Ten cuidado, se emociona mucho con esos recuerdos.

Robertico, salio al patio, allí estaba su abuelo Pedro, sentado en su sillón, acariciando al perro, con los ojos cerrados, perdido en los recuerdos. Se sentó en el suelo, recostó su cabeza en las piernas de su abuelo.
– Abue, ¿Qué cosa es la guerra? La maestra nos pidió que escribiéramos sobre ella y no sé qué es. Mami me dijo que tú sabias, ¿es verdad?
El abuelo abrió sus ojos, dejo de acariciar al perro.
– Ven siéntate en mis piernas, solo así podría soportar el dolor de recordarla.

Pedro, con su nieto sentado en sus piernas y estrechándolo en sus brazos, comenzó a contar una historia, a revivir recuerdos. A veces recordar es terrible, tal vez por eso algunos optan por perder la memoria cuando envejecen.

– Las guerras son algo terrible, por suerte ya no existen, son grupos de personas, países, luchando unos contra otros, matándose entre si. Mueren muchos inocentes y los que quedan vivos, como yo, no pueden olvidar nunca tanto horror. Hace años, yo tenia 9, en un país que desapareció durante la ultima guerra, estalló una guerra entre el gobierno y los que estaban en contra de él. El gobierno en su afán de conservar el poder utilizo hasta armas químicas, murieron niños y personas inocentes. Muchos países decidieron unirse y castigarlo, Estados Unidos, lidéreo los aliados. Después de muchas reuniones, conversaciones y promesas, bombardearon el país. El gobierno del paìs respondío lanzando misiles contra Israel. Las tropas de Israel se lanzaron con todo contra él. Estalló la guerra mas terrible que la historia recuerda. Rusia y China, intervinieron apoyando al gobierno de ese paìs, los aliados con Estados unidos al frente, apoyaron Israel. Fue una guerra larga y dura, desgarradora. Hubo muchos muertos, más de 300 millones, unos por las armas, otros por hambre. En esa guerra murió mi hermano, era 12 años mayor que yo, recién se había alistado en el Army. No tienes idea de cómo nos queríamos, han pasado ya 80 años y lo recuerdo todos los días. Mamá, perdió la razón, no pudo sobreponerse al golpe, papá nunca la interno. La trajo con él de Miami, cuando todo cambio. Siempre pensó que el aire de Cuba le haría bien, cuido de ella hasta el último instante, cerró sus ojos con un beso.

Las guerras son terribles Robertico. Después de 5 años guerreando, la humanidad estaba agotada, sin fuerzas. Todos comprendieron que no habría vencedores, todos serian vencidos. Los jefes de estado se reunieron y firmaron la paz incondicional. Todas las armas fueron destruidas, se prohibió fabricarlas. El mundo se levanto de sus ruinas, todos los países se ayudaban unos a otros. Ni las ideas, ni las religiones, dividieron mas a los hombres, todos se hicieron hermanos. Así hemos vivido desde entonces, la guerra es cosa del pasado de la historia, aunque el dolor que me provocó siga vivo en mi, como el primer día.

Robertico abrazo a su abuelo, las lágrimas de ambos se mezclaron. Quedaron así durante más de una hora, abrazados, llorando juntos. Casi un siglo después, aún los hombres lloraban por la última guerra.

Sonó la alarma del reloj, Pedrito despierta de su sueño, se despierta aturdido y confundido, con la almohada húmeda por sus lagrimas. Su mama entra al cuarto.
– Pedrito, vamos levántate se te hace tarde para la escuela, ¿Qué te pasa?
-No se mamá, anoche me quede dormido viendo las noticias sobre la guerra que se avecina y tuve un sueño hermoso, pero también fue una terrible pesadilla, no sé. ¿Dónde esta mi hermano?
– En el trabajo, ¿Que pasa mi hijito? Estas llorando.

Pedrito tomó el teléfono.
– Mi herma soy yo, Pedrito, quiero pedirte algo muy importante, no vayas a ir a la guerra. No puedes ir, me entiendes, no puedes. No me preguntes por qué, pero si vas, te van a matar y mami perderá la razón, lo sé.

Del otro lado del teléfono su hermano no entendía lo que pasaba, pero dejo que el amor entre ellos decidiera, tomo la planilla de inscripción en el Army y la rompió.
– Tranquilo mi hermanito, no iré a la guerra.

Su madre se volvió a la imagen de la Caridad del Cobre.
– Protégenos Cachita, ¡Cuídamelos siempre!

Pedrito, sentado en la cama, miraba a su mama, sus ojos inundados de lagrimas.
– ¿Qué te pasa mi hijito?
– Ay mami, si pudiera hablar con el presidente y contarle mi sueño.

Fotografia tomada de Google.

8 thoughts on “Un sueño, un niño y la guerra.

  1. Muy bien contado y al parecer todos estan oyendo a Pedrito. Gracias, a veces lo que escribimos esta al alcance de quienes pueden impulsarlo como Plegarias. A lo mejor gracias a este escrito Cachita intercedio.

  2. Me encanto, que lindo fuera así que no hubieran guerras y que fuéramos todos unidos para El Progreso y La Paz de todo nuestro mundo.

  3. hola, he leído varios de tus artículos y algunos me han gustado mas que otros, pero este…. este si me dejo con los ojos húmedos te felicito una vez mas ojala que cachita interceda por toda la humanidad. Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s