El milagro del amor.

IMG_0100
Siempre un viaje a nuestro país, a nuestros orígenes, a los brazos de mamá, es un viaje especial. Cada minuto compartido, vivido intensamente, adquiere matices mágicos. No bastan las fotos o notas tomadas para atraparlos; solo podemos guardarlos en el corazón. Ponernos la mano en el pecho y acariciarlos, revivirlos uno a uno.

Cada viaje, me parece siempre el mejor, el más intensamente vivido, el más feliz. Si tuviera que nombrarlos, este ultimo seria; “El milagro del amor”. Quiero compartir este milagro con ustedes, mis amigos. Aunque muchos, no nos hemos visto las caras, a pesar de debernos un abrazo, el amor a Cuba nos hermana, nos hace amigos, hermanos.

Mami, estaba recuperándose de una queratitis que la obligo a guardar reposo, aún no estaba de alta. Dejo de cocinar, el calor de la cocina le impedía su recuperación, dejo de hacer sus caminatas diarias, su sentarse al sol a calentar el cuerpo y los recuerdos. A su edad, este reposo obligado termina haciendo daño. Al principio no lo note, me esperaba de pie en la sala, sus besos, sus abrazos, tuvieron la fuerza de siempre, no hay achaques que puedan vencerlos. Mientras desempacaba y repartía regalos, mami se sentó, al levantarse noté que le costó trabajo. Ya de pie, tuvo que esperar unos segundos para caminar. ¿Qué pasa mami? Pregunté preocupado. Es que se demora un poquito para tener equilibrio, me aclaro mi hermana. Entre en su cuarto y vi un caminador, un walker, como le decimos nosotros, algo anda mal me dije. Pensé que nuestras caminatas por el centro histórico de la ciudad tendrían que cancelarse, mas estancia en casa y menos paseos.

Comenzaron las salidas, mami se aguantaba de mi brazo, en un intento más de retenerme a su lado, que de sostenerse. El domingo, me decidí al paseo por el centro histórico de la ciudad. Ese encuentro con mi ciudad, su historia, teniendo a mami del brazo no podía faltar. Pensé seria breve, unas cuadras, sentarnos en un banco, merendar algo y regresar. Sin darnos cuenta el amor hacia de las suyas, un milagro ocurría. Entre mi ciudad, mi madre y yo, lo hicimos. Al influjo del amor y la alegría, Mami, comenzó a caminar a grandes pasos, a veces tenia que decirle; despacio, no hay prisa. Nos detuvimos un instante, la mire y le dije; ¡Mami, estas caminando perfectamente! Se río; si parece que solo necesitaba ejercicios, caminar un poco a tu lado. Nos miramos, reímos como niños, nos besamos, consumando el milagro.

Así es el amor, así será siempre, hacedor de milagros, fabricante de sueños, derribador de muros, vencedor de distancias. A veces alguien me pregunta, ¿Por que no vas una vez a La Habana y el otro viaje lo haces a Europa, a Madrid que tanto amas? Si la economía me diera para más viajes, los haría todos a los brazos de mi madre. Sentirla aguantarme fuerte como quien quiere sujetarme para siempre, su sonrisa de felicidad, el cambio que ocurre en ella al verme y compartir conmigo, vale por visitas a las mas famosas ciudades del mundo; su rostro de felicidad y alegría es la mejor obra de arte que puedo disfrutar.

Jugar a ser mago, a hacer milagros que prolongan la vida y la alegría proporciona una felicidad incomparable. Le decía a un amigo; me recibió una persona y me despidió otra; mami rejuveneció gano fuerzas, vida, se burlo de los años y los achaques. Sosteniéndose de mi brazo con fuerza le gano la carrera a la vejez para llegar eternamente joven y vital a mis brazos, en un milagro del amor, ¡Nuestro amor!

13 thoughts on “El milagro del amor.

  1. Que alegria y satisfacion me dio leer este mensaje tuyo sobre el viaje a Cuba, para estar y ver a tu santa madre..si hay alquien quien te comprende y admira, ese soy yo!

  2. Ay amigo. Me has hecho llorar otra vez. El tema madre en Cuba es fuerte. Y claro que es mejor que ir a Europa. Gracias a Dios aun están vivas.

  3. Muy lindo ,muy conmovedor he llorado mientras lo leia q belleza y q triste a la vez ,tambien tengo a mis padres en Cuba pero no he podido ir a verlos ,bueno algun dia sera ,Gracias una vez mas por tus escritos .

  4. Sinceramente genial y estremecedor hasta las fibras lo que escribes, sientes y profesas por tu mamá y ella por ti, estoy orgulloso de ese cariño…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s