Ivette, ¡la voz de un paìs!

IMG_0053
¡Por fin, Ivette en concierto! Desde marzo la esperábamos en esta orilla con amor y ansias. En su primera visita nos ganó con ese amor a primera escucha que solo quienes cantan con el corazón logran. En esa ocasión, la llame La voz de La Habana, como si la ciudad le pidiera que nos dijera todo lo que quiere y no puede y ella accediera gustosa, en su mensaje de amor. En este segundo concierto su misión no es solo traernos el mensaje de una ciudad, es mayor, sobre su voz pesa la responsabilidad de ser, la voz de un PAIS. Como si la isla, le dijera a nuestra ciudad, la necesito, solo ella, su voz, como un milagro, podrá hablar por mí y La Habana en un guiño le dijera, es nuestra voz, dejémosla hacer seguros y confiados.

Comienza el concierto y su voz teje lazos, puentes, cercanías, borra ausencias. La música logra lo que absurdos, prohibiciones, decretos y extremismos no pueden, une a un pueblo disperso por el mundo. Reafirma que estar a un lado u otro del mar no nos hace enemigos, somos hermanos, orgullosos de serlo. Comparte escenario, emociones y aplausos con Aymee Nuviola, Malena Burke y Albita Rodríguez. Su dúo con Malena se me antoja un trio, sé que Elena desde el cielo sumo su voz y sus ganas en cada nota, cada agudo. Se hace historia en el escenario y en nuestros corazones. Las imagino en la Habana, en una plaza o parque, en el Malecón, regalando su arte y su mensaje de amor y unidad a nuestros hermanos de la otra orilla, como un regalo necesario y esperado. Cuando Ivette, Malena y Aymee, se unen en “De mis recuerdos”, sus vestidos azul, blanco y rojo se me antojan bandera desplegada al viento de la unión y las ganas. Invocan a Elena que no puede unirse a este trio de lujo, las lágrimas de emoción se le vuelven lluvia y refresca emociones y alientos.

Ivette, recordando sus tiempos de maestra, decide hacer un pase de lista de figuras imprescindibles de nuestra música, Celia, Rosita, Benny, Gloria Stefan, Willy Chirino, Formel, Memé Solís, Moraima, Elena, muchos más. Su pase de lista reafirma uniones, borra distancias, dinamita absurdos, nos convoca a la unión.

En mayo pasado le dije.
“- Imagino lo que pasara en el teatro en Miami, cuando cantes “País”, será una apoteosis de emociones, le digo.
– ¿Tú crees?
– ¡Lo sé!”
Mi profecía se cumplió con creces, un silencio de emoción y alientos contenidos inunda el teatro mientras nos regala un PAIS, en su voz. No tuve tiempo de voltearme a mirar a los ojos del público a mi lado, mi vista nublada por las lágrimas no quería perderse un detalle. Los aplausos fuertes y prolongados agradecen su canción, su voz, su presencia, su ser cubana. El orgullo de ser cubano estalla, casi puede tocarse con el alma.

Reconoce a Rosita Fornés en el público y baja a dedicarle una canción, se abrazan, intercambian halagos y cariños. El público de pie no quiere perderse un detalle de ese minuto histórico, como si el siempre y el futuro se abrazaran.

Canta “Préstame tu color” y una bandera orgullosa se los regala, segura que sabrá cuidarlos y lucirlos con orgullo. Su voz abrirá ventanas y puertas, derrumbara paredes, hará milagros.

Fabio, artífice de este concierto, enamorado, como muchos, de Ivette y su voz, le trae un ramo de flores. Después de escucharla, tenía que traerla, como un regalo a este pueblo, nos dice. Agradecemos su regalo que esperamos se repita, aún sin concluirse, ya tenemos ganas de más.

Termina el concierto, Ivette sigue cantando en mi corazón. Escribo escuchando su disco, revivo emociones y nostalgias. Se me antoja que nuestro país, este país nuestro, agradece junto a nosotros canciones y voz, casi le escucho decirle al oído, gracias Ivette, ¡Por prestarme tu voz!

???????????????????????????????

Advertisements

Manolito y Pedrito, intolerancias y absurdos.

Dos niños
Manolito, nació en un solar habanero, en una familia pobre y negra, dos razones que pueden marcar la vida de una persona, a pesar de “tolerancias” y “mentes abiertas”.

Sus padres eran trabajadores y buenas personas. Reglita y Juan, se dedicaron a educar y formar a su hijo, a enseñarle valores y principios. Manolito, fue siempre un buen estudiante, de esos que todos los maestros ponen de ejemplo.

Su mamá gustaba de sentarse a conversar con él, le contaba anécdotas, historias, la moraleja era siempre la misma; todos somos iguales, la única división entre los hombres es, buenos o malos y aún en esto hay matices, nada es absoluto. Le enseño que el color de la piel, la religión, la orientación sexual, los orígenes, no hacen a nadie mejor, ni peor. Los valores humanos, los sentimientos son los que marcan la diferencia, le repetía una y mil veces.

En una ocasión, Reglita, lo llevo a un cumpleaños. Pedrito, un amiguito de la escuela, celebraba su fiesta. Cuando entraron a la casa y Pedrito llego corriendo a abrazar a Manolito y llevárselo para jugar, más de uno de los presentes hizo un gesto de disgusto y sorpresa. Les chocaba ese par de muchachos tomados de la mano, uno negro, como noche de apagones, otro blanco como las nubes, rubio y de ojos azules.

La mamá de Pedrito había luchado contra esa amistad. Aunque Manolito era un niño bueno y mejor estudiante que su hijo, eso de que se pasara el día con un negrito, aunque fuera casi, “un negrito de salir” y “pareciera blanco” no le hacía mucha gracia. Pedrito era terco y había desafiado todas las prohibiciones de su mamá a quien no le quedó más remedio que ceder ante la fuerza de esa amistad.

Manolito vino a traerle a su mamá una flor del jardín.
-No me regañes, le pedí permiso a la mamá de Pedrito para traértela.
Reglita lo beso y coloco la flor en el escote de su vestido. Mientras miraba a su hijo correr buscando a su amiguito, escucho a una señora decir.
-¡Que negrito más educado! ¡Es un negrito de salir!
Se volteo, sonrió y le dijo.
-Es un niño muy educado, todos los niños como él, son de salir, es un lujo tenerlos. Los colores no deciden la condición humana.
La señora fingió una sonrisa que se le quedo en mueca y salió al patio. Necesitaba aire, la rabia la ahogaba.

Manolito y Pedrito crecieron, se hicieron hombres. Su amistad creció junto con ellos, se hizo más fuerte. Eran inseparables, como hermanos. Una tarde al salir de la Universidad, Manolito paso por casa de Pedro, quería que lo ayudara a imprimir unos datos que necesitaba de Internet. Cuando llego, se extrañó de la cara seria de la mamá de Pedro. Cuando pasó a su cuarto, lo encontró llorando, los ojos rojos y el alma destrozada.
-¿Qué pasa Pedrin? No me asustes, sabes que soy tu hermano, confía en mí.
-Voy a decirte algo que no sabes; soy gay, maricón como dicen muchos, no me gustan las mujeres, me gustan los hombres. Hoy se lo dije a mis padres y mi papá me dijo que tenía 24 horas para irme de la casa. Empecé a recoger, pero no tengo donde ir. No sé si me seguirás tratando después de saber esto, si te dará pena andar conmigo por la calle, que nos vean juntos.
Pedrito rompió a llorar, mientras Manolito lo abrazaba fuerte.
– Eres mi hermano, eso es lo único que importa aquí. Tu sexo es asunto tuyo, tu forma de sentir, de amar, no soy yo quien para juzgarla. Sería muy mierda si te abandonara ahora que me necesitas. Vamos a terminar de recoger, te vas para mi casa, no es como esta, son solo dos cuartos en un solar, pero te la ofrezco con todo el amor del mundo. Dormirás en mi cama, como cuando éramos niños y dormíamos juntos y sécate esas lágrimas, no quiero que te vean así.
-Tus padres, ¿Qué dirán? Me aceptaran, no pondrán peros que durmamos juntos sabiendo que yo soy…
Manolito no lo dejo terminar la frase.
-Mis padres sabes que eres un hombre y mi hermano y que tienes un corazón de oro. Ah y quiero decirte algo, supe que eras gay hace tiempo y nunca me importo. Como dice mi mamá; los hombres se dividen en buenos y malos y tú eres de lo mejorcito que hay. Bien macho que eres y me consta, que para tener los cojones bien puestos no es obligatorio irse a la cama con una mujer. Vamos, despídete de tu mamá.
Se abrazaron fuerte, como sellando esa amistad de la infancia que en contra de prejuicios e intolerancias supieron construir y fortalecer.

Llegaron a casa de Manolito, cuando sus padres vieron los bultos y los ojos rojos de Pedro, no hicieron preguntas. Reglita dijo.
-¿Quién se va a bañar primero? Tengo el cubo de agua caliente listo.
A la hora de dormir, Pedrito quiso dormir vestido, le daba pena dormir con Manolito y quedarse en calzoncillos.
-Oye quítate ese pantalón y acaba de acostarte que donde hay hombre no hay fantasmas, ni complejos.
-Manolo, ¿No te importa que la gente se entere que dormimos juntos? ¿Que piensen que eres maricón?
-Si me importara, sería como “esa gente”. Lo único que me importa eres tú, ayudarte. Hoy por ti y mañana por mí.

Cuando Pedro llevaba 6 meses viviendo en casa de Manolito, su mamá lo espero un día a la salida de la Universidad, en la parada de la guagua.
-Pedrito, mi hijo, quiero que vuelvas a casa, convencí a tu padre y dice que si sabes comportarte puedes regresar. Hazlo por mí, me duele verte viviendo en ese solar entre negros, compartiendo el baño con ellos.
-Mamá, esos negros, como tú dices, son mejores que tú y que mi padre. ¡Cuando coño entenderán que esa gente son de oro, que el color de la piel no decide la condición de las personas!
-Tu lugar es en nuestra casa, tal vez se te pase esto y te enamores de alguna muchacha de bien y me des un día nietos.
-Esto no se me pasara porque no es una enfermedad, no es una elección. Soy gay, maricón, como dice papá y lo seré siempre. No me casare con una muchacha de bien, si un día aprueban el matrimonio gay, me casare con un hombre de bien. Con alguien que sea como Manolito, pero que como a mí, le gusten los hombres. Y te aclaro se comportarme, él que no sabe comportarse es papá que se olvido que soy su hijo cuando supo que era maricón.
-Me vas a matar Pedrito, estos disgustos acabaran conmigo.
-No mamá, a ustedes los va a matar la intolerancia, el creerse mejor que los demás. Ir a misa los domingos o tener los ojos azules, no te hace mejor persona, entiéndelo. Antes que te vayas quiero decirte algo, Manolito tiene novia y van a casarse, no me han dicho nada pero sé que van a necesitar el cuarto, si no han fijado fecha es porque piensan que no tengo para dónde ir. Tengo novio mamá, llevo 2 meses saliendo con Alberto, me pidió que me mudara con él.
-¡Alberto, El mulato que estudiaba contigo! ¿No pudiste hacerte novio de un blanco? A mí me va a dar algo. Con un blanco podrían decir que son primos o parientes, pero ¡un mulato!
-Mamá, te preocupa más que sea mulato o blanco a que sea buena o mala persona ¿Te gustaría verme con un rubio como yo, pero que fuera un hijo de puta? ¡Mamá despierta por favor! Sabes en vez de ir tanto a la iglesia, deberías ir a conversar con Regla, tienes mucho que aprender de ella.
Se despidieron con un beso y la promesa de volverse a ver pronto.

Esa noche, Pedro le conto la conversación a Manolito.
-Es triste como en pleno siglo 21 la gente sigue etiquetando a las personas. Cuando Luisa le dijo a sus padres que nos íbamos a casar casi la matan ¡¡Con un negro!! ¿Tú sabes lo que es tener que hacerle el desriz a tus hijas? Te veo haciendo trencitas, te imaginas ese batallón de negros en la boda. Suerte que Luisa es fuerte y les dijo; si no quieren no vayan a la boda, no pude hacer mejor elección que Manuel, si a ustedes no les gusta, lo siento, pero la boda va.
-Así es, dicen discursos sobre la igualdad, pero la igualdad para los otros. Mami cuando supo lo de Alberto y yo, casi sufre un ataque al corazón ya no le importaban que fuera un hombre, lo quería al menos blanco. Sabes, yo no quiero que mi familia o amigos me toleren, quiero que me acepten como soy, como yo los acepto a ellos.
-Eso hablábamos Luisa y yo hoy, me dijo que con el tiempo su familia me toleraría. Le aclare que no había nada que tolerar, que en todo caso sería yo quien tendría que tolerar el racismo y estrechez mental de ellos, termino dándome la razón.
-Y hablando de tolerancia compadre, ¿Hasta cuándo tengo que tolerar tus patadas en las costillas todas las noches?
Se rieron como bobos, Regla les toco en la puerta.
-Van a despertar a los vecinos, acábense de dormir.

El día de la boda de Manolito y Luisa, Pedro fue con Alberto, ya llevaban 15 días viviendo juntos. Cuando termino la fiesta y se iban para el hotel, Manuel y Pedro, se despidieron con un abrazo. Luisa se acercó, todos rieron con la ocurrencia de Pedro que dijo en voz alta.
-¡Te sacaste la rifa con esta mujer, es una blanquita de salir, hasta parece negra de lo buena que es!

Fotografia tomada de Google

Las Noches con Mirka, aniversarios y esfuerzos.

???????????????????????????????
La primera vez que entré a una cabina de una estación de radio, fue en La poderosa 670Am. Una noche especial, regalo de amigos y escritos, una noche con Mirka, de las tantas que viernes a viernes regala a oyentes de la ciudad y del mundo. No les niego que estaba nervioso, hasta ese momento había leído y hablado de mis escritos a amigos. Esa noche, por vez primera, enfrentaba un público desconocido, un público sin rostro, ni lugar fijo. Mirka comenzó la magia de sus noches, a su influjo y con la presencia de amigos, me sentí en una sala cualquiera, olvide temores y entre chistes y anécdotas, se nos fue el programa, sin darnos cuenta, como todo lo que se disfruta.

El pasado domingo, el programa Las noches con Mirka celebró su 3er aniversario. Ella y su equipo, Alfredo, Rubén y Mirna, contra viento y marea, dificultades y apuros, no desmayaron en su empeño. Hoy muchos agradecemos su constancia, su no darse por vencidos.

Un grupo numeroso, decidió aportar su granito de arena para que este cumpleaños radial alcanzara una frecuencia inusual, no vista antes en la ciudad, una frecuencia de amigos y de esfuerzos en comunión. The Place of Miami fue el sitio perfecto para la celebración. En su lugar y escenario, celebraríamos un aniversario y la continuidad de voluntades y ganas.
Llame a Mirka durante la semana para reservar y comprar la entrada, me sorprendió con la noticia de que estaba en su lista de invitados. Prepare vestuario y acompañantes y fui casi uno de los primeros en llegar.

Siempre pensé presenciar un buen show, la dirección y producción de Willy Vega y la presencia de toda una constelación de estrellas, lo aseguraba. La noche tenía en sus manos, todos los ases de triunfo y su director, sabia como jugarlos. Les confieso que el resultado supero las expectativas, no solo las mías, las de todos los asistentes.

Entre el público numerosas personalidades de las artes y la política de la ciudad. Imprescindibles en nuestra música y en el afecto de un pueblo, Las Hermanas Diego. A mi lado Daysi Balmajo, que a golpe de talento y tesón, se ha consolidado como uno de los rostros de la ciudad, derrochando dulzura y atenciones a todos, en cada saludo, en cada frase, en cada sonrisa. Muchos fueron los asistentes, citarlos a todos, convertiría mi escrito en un pase de lista. En el escenario, muchos de los que se esfuerzan e imponen en el arte de la ciudad. Solo algunas ausencias que por un motivo u otro, no pudieron ser parte del brillo, de una noche especial.

La voz de Mirka en off, dio inicio al espectáculo. El programa radial, desbordaba su marco, se escapaba de la frecuencia de amplitud modulada, para estallar en imágenes y luces en un show que, sin dudas, marcó un hito en la ciudad. Alina Robert, nuestra reina de belleza, más allá de malos jueces y manipulaciones, sirvió de animadora de la noche. Fueron muchos los invitados, es imposible nombrarlos a todos. Entre ellos, sobresale Yara Rey que con su potente voz estremeció las paredes del local a fuerza de agudos y aplausos. Lourdes Libertad, Arline, cada una en su estilo y a su manera, adornando la noche, regalando arte. Lía, en su “Si yo fuera hombre” logro seducir a admiradores y público en general. Samuel Calzado, que anuncia su próximo concierto de cumpleaños en Alfaro’s y que poco a poco ha sabido ganarse un lugar en la geografía cultural de una ciudad que uniendo esfuerzos y ganas de muchos, se niega a ser “la tumba del artista cubano”. Las actuaciones de Malena y Lena, un paréntesis que dejo a todos con ganas de más, entre las dos se trajeron a Elena al escenario, negando una y otra vez que, “Se fue” ¡Que trio de mujeres! ¡Que dicha que sean nuestras, más que cubanas, cubanísimas!! Little José y Lissette, demostraron, una vez más, que el travestismo con rigor y profesionalismo es un arte. Rolando Polo a quien no conocía personalmente, aporto una nota lirica a la noche en su potente voz y presencia. Mirtha, nos regaló su versión de Que hablen, de Las Diego y el público hablo, entre aplausos y bravos. Cerro el espectáculo Anabel Blanco, que no por gusto es llamada, “La salsa hecha mujer” a ella se unieron en un fin de fiesta, todos los invitados. En el escenario, junto a ellos, el equipo de producción del show y del programa, nos decían, ¡Hasta pronto! Nos vemos en el 4to, el 5to y muchos aniversarios más por venir.

Terminaba Una noche con Mirka, noche cubana, anticipo de muchas más. Nuestras noches cuentan con un espacio seguro para todos los que tienen ganas de hacer y soñar. Desde su micrófono, la voz de Mirka y su equipo de producción, convocan a unir voluntades y ganas, a multiplicar y afianzar nuestro arte en noches y días. Apostemos, seguros, por ¡Las noches con Mirka!

IMG_0092