Ruperta, la mujer que soñó con el poder.

girasoles
Ruperta, siempre quiso poder, sentirse importante. Se imaginaba dirigiendo importantes asambleas, improvisando discursos, recibiendo aplausos y ovaciones. Su obsesión por el poder le comenzó desde niña. Le gustaba organizar juegos, donde ella era el centro, hacia a sus amiguitas girar en torno a ella. Hay mucha gente con complejo de sol suelta por ahí.

Luchó con fuerza por alcanzar ese poder, estaba dispuesta a pagar el precio que fuera por ser una persona importante, respetada y escuchada por todos. Ruperta nació y se crio en un solar de un barrio muy pobre y no era precisamente una mujer preparada, “leída y escribida” como decían la gente en su barrio, pero eso no le importaba mucho. Contaba con la fuerza y audacia de su carácter. Se sabía capaz de darse a respetar, de imponerse llegado el momento. Su vozarrón y su fuerza le darían el lugar que su educación e inteligencia le pretendían negar.

En el barrio Pachuco, el guapo, era quien mandaba, se hacía siempre su voluntad. Su frase favorita era; ¡O conmigo o contra mí! No aceptaba críticas y al que se le oponía, él sabía muy bien como quitárselo del medio. Pachuco se había auto elegido el jefe de todos y obligaba a los demás hombres del barrio a hacer su voluntad. Al que se le enfrentaba le hacia la vida imposible y muchos terminaban marchándose del barrio en busca de una vida mejor.

Un buen día, un grupo de mujeres se reunieron. Estaban cansadas de tener que soportar la autoridad de Pachuco y que sus hombres tuvieran que obedecerlo, decidieron enfrentarlo. Cada vez que Pachuco pretendía hacer una de las suyas, cometer uno de sus abusos, un gran grupo de mujeres se reunía y salía a caminar por las calles con girasoles en las manos. Muchos pensaron que este grupo de mujeres, con girasoles en las manos, lograrían cambiar la historia del barrio.

Ruperta, se unió al grupo de mujeres que caminaban las calles con girasoles en las manos. Nadie sabe cómo, ni por qué, termino siendo su líder, la que dictaba reglas y establecía comportamientos. Un día se miró al espejo, se acarició su pelo escaso y quemado por el sol, se dijo; creo que tendré que ponerme una buena peluca, una jefa de verdad, tiene que tener buena presencia. Dicho y hecho, en uno de sus viajes a los barrios cercanos, se compró varias, paseaba orgullosa, con ellas, por las calles del pueblo. Hubo algunos que en broma, empezaron a llamarla, Ruperta peluca. La gente es tremenda.

No es lo mismo mandar a un grupo de niñas o a dos o tres amigas, que ser la jefa de un grupo numeroso de mujeres. Especialmente si este grupo, lucha por libertades y derechos. Ruperta empezó a tener problemas por querer imponer siempre su voluntad, por creerse el centro y no la líder del grupo. Un día, una de las mujeres, se atrevió a discrepar públicamente con ella, Ruperta la fulminó con la mirada y con la palabra. Al día siguiente, Ruperta mando a un grupo de mujeres a escandalizar y dar gritos frente a la casa de esa mujer que se atrevía a desafiarla. Se escucharon gritos de ¡Traidora! Y ¡Que se vaya!, cuando la pobre mujer, muy educada y con facilidad de palabra, pretendió explicar el por qué de su discusión y discrepancia con Ruperta, se escucharon gritos terribles de ¡No queremos escucharla! ¡No queremos escucharla! Cuentan que Pachuco, estaba feliz de ver que el grupo de mujeres que se le oponía, empleaban los mismos métodos que tanto criticaban, parecían alumnas suyas.

Las mujeres del barrio se reunieron, hasta vinieron mujeres de barrios cercanos. Acordaron que Ruperta no podía seguir siendo su líder. Emplear los métodos de los que criticamos es una vergüenza, le soltaron en su cara. Ya elegimos otra jefa, no perteneces más al grupo de mujeres que caminan las calles con girasoles en las manos. Cuentan que Ruperta, se quitó la peluca, la arrojo contra el piso y rabiosa y enfurecida caminaba las calles del pueblo dando gritos, casi alaridos, sin que nadie le hiciera caso.

Fotografia tomada de Google.

6 thoughts on “Ruperta, la mujer que soñó con el poder.

  1. Ya lo has dicho,cualquier parecido con la realidad es pura ….nada que agregar,analisis justo tomando en cuenta las evidencias aportadas…hay algo que si quiero decir,durante 56 a^os posturas como esa fueron inculcadas y encayadas en los cerebros de los cubanos,me incluyo,error por parte de ella,pero hay una verdad es dificil reconocer que lo que te han inculcado por decadas como justo y bueno,eres la que tienes la razon,no es nada facil ,no se borra en un solo dias esas aptitudes,que conste no es una defenza,no se justifica lo que hicieron,pero esto tambien forma parte de\l entramado politico en que se ha vivido,como dice una amigo ,a veses hace falta sacudirse todas esas cosas inculcadas en nuestras cabezas…pero repito no ha estado nada bien esa postura…como siempre amigo que bien sabes escribir…gracias por hacernos mas llevaderos estos tiempos en esta otra orilla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s