Caballero, ¡Ahi viene la guagua!

guagua habanera
Una guagua cubana es ese lugar, escapado de las dimensiones tiempo y espacio, donde todo puede suceder y sucede. Nada ni nadie ha sido más esperada que una guagua cubana, ni mejor recibida; ¡Ahí viene! Grita el primero que la divisa y todos se preparan. Que olimpiadas, ni campeonatos mundiales, la captura de una guagua cubana, subirse a ella no es comparable a ningún deporte, ni competencia, los reúne y supera a todos. Desde la carrera de los 100 metros, hasta el maratón, incluyendo la lucha libre y el boxeo y ¿por qué no? Hasta el salto largo.

Subirse, encaramarse, coger una guagua cubana, es todo un desafío, un reto a habilidades, fuerzas e inteligencias. No crean que sea solo el acto de subirse lo más heroico o interesante de un viaje en guagua. Una vez dentro, estamos en otro mundo, es como un viaje a otra dimensión, donde no existen reglas ni límites. Una guagua es un espacio mágico, donde siempre cabe uno mas.

En La Habana en plena hora pico, una guagua es un compendio de acciones, sucesos e historias. Compartimos sudores con desconocidos, es una batalla cuerpo a cuerpo que a veces tiene finales felices inesperados, otras termina con un empujón o hasta un buen y sonoro galletazo. En una guagua, si logramos sentarnos es como tener primera fila en un teatro costumbrista con toque de locura. Si nuestro viaje es largo, disfrutaremos de escenas únicas e irrepetibles, desde broncas hasta idilios y promesas de amor y también de escenas de esas prohibidas para menores por lo fuerte e intensas.

Quien no se ha montado en una guagua en La Habana, desconoce placeres, torturas y aventuras que solo pueden vivirse en ellas.

En mi último viaje a La Habana, una amiga me contó una anécdota real que ocurrió en una guagua habanera.

Fifí, noto que Mimí, su linda perrita chihuahua, estaba enfermita, decidió llevarla el veterinario, no tenía otra opción que ir en guagua, un viaje en taxi, escapaba a sus posibilidades económicas. Fifí se vistió de negro y rojo y le puso a Mimí un lazo negro y rojo. Así, muy combinadas las dos y con Mimí en sus brazos, logro subirse a una guagua. Soporto empujones, codazos, al final logro ubicarse en un lugar que parecía seguro, justo enfrente a una “señora” nada presumida y con cara de acto de repudio. Con el empuja-empuja de la gente, sin querer, Fifí a veces rozaba con el codo a la “señora”.
– ¡A quien se le ocurre montarse a una guagua con un perro, que jodienda caballero, lo que hay que aguantar!
Así, profiriendo insultos y amenazando con un final terrible, la “señora” dirigía miradas de odio a Fifí y a su perrita. Una mulata de casi 6 pies de altura y formas voluptuosas, que estaba viendo lo que sucedía, le dijo a Fifí.
– Venga para acá señora, aquí va a estar mejor.
La “señora” que estaba sentada frente a Fifí, exclamo.
– Como me roces con el perro ese, te lo voy a tirar por la ventana.
Fifí, muy fina y sin perder la compostura, le dijo.
– Si se atreve a hacerlo, la voy a desollar.
– Desollar, ¿qué coño es eso?
Cuando Fifí, iba a hablar, la mulatona, le dijo.
– ¡Déjamela a mí!
Y mirando a la “señora” le dijo.
– Que te vamos a despingar mi hija, pa’ que no jodas más.
Ahí se acabó la guapería barata de la señora, que entendió en buen cubano, que “calladita, se veía más bonita”.

La historia es real, díganme si no está mejor que cualquier obra de teatro, de “cuyo nombre, no quiero ni acordarme” de esas que, a veces, nos invitan a ver en Miami. Los presentes la disfrutaron por un módico precio. Recreo su viaje y quedo para siempre en el recuerdo de muchos, como una estampa habanera, irrepetible, única.

Si tiene dudas de lo que puede suceder en una guagua habanera. Si aún no ha “disfrutado” de un viaje en guagua a la hora pico, lo invito a subirse a una y después me cuenta y los dejo que ¡Ahí viene mi guagua!

Fotografia tomada de Google.

3 thoughts on “Caballero, ¡Ahi viene la guagua!

  1. Me he reido mucho leyendo….. la verdad que para entender lo que es una guagua hay que ser cubano. Gracias por hacernos reir recordando!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s