¡Quién  carajo dijo que mi hijo es excubano!

En Buenavista, CayoHueso, Pogolotti, en un barrio habanero, Cacha cuela café para Reglita, que pasó  a visitarla. De pronto, tocan fuerte a la puerte y se escucha una voz que grita.

-Abre la puerta Cacha, por tu madre, que me va a dar un yeyo.

-¿Qué pasa Nena? No me asustes mi santa, que tú  sabes que yo padezco de la presión. 

-Pon el televisor que en la mesa redonda están  hablando mierda.

-Tanto alboroto por eso, eso no es noticia Nena, mierda hablan tó los días,  yo nunca la veo, ni yo, ni nadie, pa’ qué. 

-Pon el televisor Cacha, que Manolito y Yuniesky ya no son cubanos.

-Tú te has vuelto loca mujer, seguro que la chispa e’ tren que te tomaste anoche te hizo daño.

-Dejate de juego que tú  sabes que lo mio es Habana club del bueno y hace una semana que no tomo ná . Pon el televisor pa’ que veas, nuestros hijos son excubanos, asi de sencillo, por obra  y gracia de la mesa redonda.

Regla se levanta y pone el televisor y todas escuchan a un triste personaje, de cuyo nombre no vale la pena ni acordarse, decir que los que se habían  ido del país  eran excubanos. Cacha le dice a Reglita.

– Alcanzame la pastilla de la presión  que ese desgraciao va a hacer que me de una sirimba 

– Te lo dije Cacha que nuestros hijos son ahora excubanos.

Cacha la mira, toma la pastilla de la presión con un  vaso de agua que le alcanzó Reglita y sonríe. 

– ¿Dónde tú  y yo parimos a Manolito y Yuniesky?

-En Maternidad obrera.

-¿Dónde  se criaron y se hicieron hombres nuestros hijos?¿ Donde tuvieron su primer amor y su primer dolor? ¿Dónde coño aprendieron a amar nuestra bandera y a sentir el orgullo de ser cubano? ¿Dónde carajo están  sus madres y los huesos de sus abuelas? ¿Bajo qué cielo crecieron? 

-Aquí,  en este barrio en estas calles, bajo este cielo. Aqui esta  su vida, están  todos sus recuerdos, sus raíces .

-Entonces mi santa, ¿Tú   te crees que puede venir un comemierda y decir que nuestros hijos son excubanos? Que no joda. Ellos son y serán  cubanos ahora y hasta despues de muertos, sus cenizas serán cubanas y esta es su tierra. Que son cubanos toditos los nacidos en esta tierra y no los que ese tipo diga.

Reglita interviene en la conversación. 

– Yo estudié  con Manolito en la Universidad,  hasta fuímos noviecitos una vez y te juro que nunca he conocido a nadie más  cubano que ese muchacho, es más  cubano que las palmas. Es como un girasol creciendo en lo alto de una palma, orgulloso  y feliz de ser cubano. Ustedes saben lo que pasa, que la Patria no es un partido, ni una ideología,  ni un gobierno, la patria somos nosotros los que estamos aqui y los que se fueron, toditos.  La Patria es este cielo, este sol que quema y esta tierra colorá que amamos y sentimos nuestra. Nadie tiene el derecho, ni la fuerza de llamarle a nadie excubano, la patria es nuestra, no de unos cuantos. Manolito, Yuniesky y todos los que viven en Miami, Madrid o Paris, son y serán  cubanos, duélale  a quien le duela y pésele  a quien le pese. Aunque amen otras tierras y otras banderas, son y serán cubanos todos y muy orgullosos de serlo

-¡Que lindo tú  hablas Reglita! Es verdad coño, nuestros hijos son y serán  cubanos, porque Cuba es nuestra y no de unos cuantos que viven bien llevándola  en los labios y no en el corazón. 

-Te quedo lindo eso Cachita, es verdad.

Las tres mujeres se abrazaron en un abrazo fuerte y apretado, un abrazo que olía a,  ¡Viva Cuba libre, Carajo!

Fotografia tomada de Google. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s