Pedrito,  un niño cubano,  soñador por cuenta propia.

Pedrito es uno de esos niños que les gusta ser el primero en todo, no por competitivo, si no por ponerle ganas y fuerzas a todo lo que hace. Allá en un barrio  de La Habana, en el municipio Playa, junto al mar,  vive y sueña Pedrito .

Su papá  le ayuda siempre en las tareas  de la escuela,  lo lleva a practicar deportes y lo alienta a soñar en grande.

Pedrito es uno de los mejores alumnos de su aula, sus notas son muy buenas. Él sabe que no todos sus sueños se harán  realidad, pero le gusta soñar. Su papá  siempre lo alienta en sus sueños,  lo ayuda a dibujarlos. Se acuestan juntos, Pedrito habla de sus estudios, de sus ganas de ser un futbolista profesional,  de marcar goles en mundiales, de ser llevado en hombros por su equipo, celebrando victorias y sueños.

Su papá siempre le dice.

– Tienes que luchar duro  por tus sueños.  No dejes que un día venga alguien   a  querer robártelos .

-¿Cómo es eso de robarme  un sueño papi? Son míos,  nadie puede robármelos. Un sueño existe en mi imaginación  y mi voluntad, no pueden robármelo

– Si Pedrito, hay gente que te dirá ;  eso nunca lo podrás alcanzar, piensa en otra cosa o tú  estas loco muchachito, confórmate con ser uno más en el montón,  eso que tú  dices es un disparate. Asi, poco a poco, van tratando de robarte tu sueño, de hacerte abandonarlo. Tienes que estar preparado para luchar contra los ladrones de sueños mi niño.

– No dejaré que nadie me robe mis sueños, sería  como robarme el futuro, la vida.

A Pedrito le gusta mucho la escuela. Las escuelas son como fábricas  de sueños, le repite su papá, preparándolo para luchar por ellos.

Una tarde, cuando Pedrito llegó  a la casa, tenía  los ojos llorosos. Sin lavarse las manos y sin quitarse el uniforme, se tiró  en la cama. Su papá lo siguió hasta el cuarto, se sentó junto a él ,  le acaricio la cabeza.

– ¿Qué te pasa mi niño?Secate esos ojos y vamos a hablar .

Pedrito, se levantó y le enseñó  su libreta de Español , la abrió justo en la tarea del día anterior. La maestra les había pedido que dijeran que querían ser cuando fueran grandes y como poder ayudar a su país . Allí  en letras rojas estaba  escrito bien grande;  ser fubolista no es una profesión, no dices nada de como ayudar a tu país, no dices  nada de la Revolución . 

Manolo sabía que esto pasaría  un día ,  que alguien vendría  y querría interponerse  entre su hijo y sus sueños. Respiro hondo y le dijo a Pedrito.

-Mirame a los ojos, sabes que ya te había  hablado de los ladrones de sueños, de esa gente que trataría por todos los medios de hacerte ser uno mas del rebaño, de que renunciaras a ser diferente, a tener tus propios sueños. No puedes dejarte vencer por esa gente, tú  serás lo que tu inteligencia, tu fuerza y tu voluntad te permitan alcanzar. Nadie podrá  robarte tus sueños, tú  eres el responsable de cuidarlos y luchar por ellos. Mañana voy contigo a la escuela, tengo que hablar con tu maestra. Ahora sécate  esas lágrimas, lávate  la cara, come algo y vete a jugar fútbol con tus amiguitos. Un futuro campeón tiene que entrenar fuerte. Despues que te bañes haremos la tarea, vete ahora a jugar.

-Esta bien papá, te quiero mucho.

Le gritó  mientras corría  a lavarse la cara.

A la mañana siguiente Manolo y Pedrito llegaron temprano a la escuela. Manolo fue directo a ver a la maestra.

-Vengo a hablar con usted.

-Seguro viene para apoyarme por lo que le escribí  a Pedrito en la tarea. Tenemos que trabajar juntos para quitarle esas boberias de la cabeza al niño.

-Se equivoca maestra vine a decirle que no se meta en los sueños de mi hijo. Usted enséñele matemáticas y español que yo me encargo de sus sueños.¿Usted sabe que existen  futbolistas profesionales en todo el mundo, que ganan mucho dinero y le dan gloria al deporte y a su país ? ¿Acaso Stevenson, Sotomayor ,  Juantorena no le dieron gloria a este país  con sus triunfos? Tenga mucho cuidado de lo que le dice a los niños, no quiera jugar el triste papel de ladrona de sueños y que ellos la recuerden como la responsable de que renunciaran a soñar. En el caso de mi hijo, no se meta en sus sueños, él  nunca será  uno más  del rebaño, no será un tipo gris que cumple directivas y orientaciones de arriba, será un hombre del futuro de éste país ,  un hombre capaz de luchar por sus sueños con uñas y dientes, sin  creer en fracasos y desalientos. Mi hijo sueña por cuenta propia ¡Me entendió maestra?

-Si, lo entendí  muy bien y me alegro mucho de esta conversación y de que Pedrito lo tenga a usted. Una a veces se pierde entre directivas y resoluciones, le agradezco esta conversación y ojalá que un dia pueda ir a un stadium a ver jugar a Pedrito. Cuente conmigo para cuidar los sueños de Pedrito.

Manolo abrió  sus brazos y la abrazó, como quien intenta proteger con sus brazos los sueños del futuro.

One thought on “Pedrito,  un niño cubano,  soñador por cuenta propia.

  1. Pingback: Pedrito, un niño cubano, soñador por cuenta propia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s