Un amor vencedor de virus y temores

Pedro y Teresa se encontraron, mejor aún, chocaron el uno contra el otro en el aeropuerto de Miami.

Pedro venía de New York, la pandemia lo había atrapado en la gran ciudad. Logró vencer sus miedos y fobias y adelantar su regreso a Miami. Llevaba en el bolsillo un pomito de gel desinfectante para las manos, la mascarilla puesta y unos espejuelos enormes que cubrían gran parte de su rostro. En el maletín llevaba 3 pomos pequeños con alcohol, siempre le tuvo fobia a los microbios, esto de lavarse las manos a menudo, para él no era nada nuevo. Pedro hacía ejercicios y cuidaba su alimentación, tomaba vitaminas y todo lo que le dijeran que lo ayudaba a estar saludable, ahora, con esto del coronavirus, había incorporado algunos productos nuevos a su dieta. Pedro llevaba 2 años sin pareja, el amor se había tomado unas vacaciones con él, unas largas vacaciones, en ocasiones creía que nunca volvería a enamorarse. Con sus temores al corona virus, se alegraba de no tener pareja, de cuidar de sí mismo y no tener que responder por las acciones de otra persona. Cosas de las relaciones humanas y el amor, en tiempos del coronavirus.

Teresa, recién llegada de Cuba, había ido a pasar una temporada con su tía y sus primas en Miami. Tere era linda como un sol, cuando reía, su sonrisa iluminaba todo a su alrededor. Graduada de Historia del arte en la Universidad de la Habana, trabajó un año en el museo de artes decorativas, aprovechó el tiempo libre que tenía para escribir poemas, quería publicarlos un día. Sus poemas y sus sueños, la acompañaban siempre, como un Ángel de la guardia que la cuidaba y alentaba. Cuando el coronavirus comenzó a golpear fuerte la ciudad de New York, decidió regresar; tenía que estar junto a su madre y su abuelita en este momento, cuidar de ellas protegerlas. Adelantó la fecha de su regreso, su tía le consiguió tapabocas y guantes y algo de alcohol, no toques nada, no te toques la cara, le repitió cientos de veces.

Tere tenía el boleto de viaje en su teléfono, su tía no quiso que tocara nada, el virus podía estar sobre cualquier superficie. Lávate las manos seguido, le repitió su tía al despedirla en el aeropuerto.

Cuando Tere iba a hacer la línea para entrar por el punto de seguridad quiso asegurarse que todos guardaban la distancia establecida, se puso sus espejuelos de sol, respiró hondo y se decidió a ocupar su lugar en la línea, a toda prisa. Justo en ese momento, se abrió la puerta de salida al lado del punto de seguridad y Pedro, nervioso, salió apurado, tenía prisa por salir del aeropuerto, sabía que el virus lo acechaba en cada rincón de ese lugar. En su nerviosismo no vio a Tere, que casi corriendo se disponía a pasar el punto de seguridad. Sucedió lo inevitable, lo que ustedes y yo sabíamos que iba a pasar desde el inicio. Tere y Pedro, chocaron, colisionaron el uno con el otro en un aparatoso y delicioso accidente. Tere, perdió sus espejuelos y el tapabocas se le zafó de un lado, Pedro dejó caer sus enormes espejuelos al suelo y solo atinó a sujetar su mascarilla, antes de que llegara al suelo. Ambos estaban enojados, furiosos y aterrados, tantas precauciones y un imbecil se cruzaba en sus caminos y los exponía al contagio fatal. Cuando Pedro iba a insultar a la mujer que casi se había incrustado en él, los ojos de Tere y los suyos se cruzaron, no hizo falta más, sobraron las palabras , se hicieron obsoletas las medidas de precaucion para evitar el contagio; el mundo se detuvo a observar a dos almas que se encontraban y se unían para siempre. Pedro se enamoró de esos ojos que lo invitaban a besarlos, Tere se apoyó en el brazo de Pedro, sin poder resistir las ganas de besarlo. De nada valieron temores y pandemias, hasta los virus detuvieron su labor para observar a estos dos que se encontraban. Pedro acercó sus labios a Tere, ella se ofreció, segura y confiada, estalló el esperado beso; un beso vencedor de temores y contagios, un autentico beso salvavida. Todos se detuvieron a observar el milagro del amor.

Disculpa, no pude evitarlo, balbuceo Pedro, yo tampoco, susurró Tere, mientras se apoyaba en el pecho de Pedro, en un abrazo sin tiempo, ni temores. Se contaron sus historias, planearon su futuro, se hicieron promesas, intercambiaron números, volvieron a besarse. Tengo que irme, mi vuelo sale en una hora le dijo Tere al oído, volveremos a juntarnos le gritó Tere. Mañana reviso los vuelos y me voy contigo a pasar este tiempo, juntos armaremos el futuro, te estaré esperando siempre le respondió Pedro. Él le regaló sus pomos de alcohol, ella limpió sus espejuelos con gel desinfectante. Se colocaron sus mascarillas y antes de separarse, volvieron a besarse; el amor hacia el milagro de salvarlos, se convertía en la vacuna protectora y necesaria, nada podría vencerlos en esta apuesta por la vida. Antes de separarse, Tere le dio sus poemas, guárdalos hasta que volvamos a vernos,le dijo, él los besó antes de guardarlos.

Pedro y Tere se juraron amor eterno, un amor que ustedes y yo sabemos que sobrevivirá a virus y pandemias, un amor de estos tiempos.

Hay encuentros así, que ni virus, ni temores pueden evitarlos.

Fotografía tomada de Google

3 thoughts on “Un amor vencedor de virus y temores

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s