Alguien me saluda del otro lado del espejo.

Me miró al espejo y un tipo que conozco, me sonríe, me hace un guiño, sabe que sin mis errores sería otro, otros fueran sus sueños, sus intentos, sus logros y sus metas, su vida toda. Si otros hubieran sido mis afectos, no sería yo, no tendría este carácter fuerte, ni mi mano extendida, dispuesta en cada ayuda, no fuera testarudo, sentimental, soñador y objetivo.

Soy, sin intentarlo, suma de mis fracasos y mis logros, ellos me han conformado, definido. Saben, uno es la suma de acciones y de afectos, si uno cambia, sin saberlo, se es otro.

Pudiera ser otro, tal vez un circunspecto hombre de ciencias, flaquito, barrigón, sufriendo escaseces, prohibiciones. En el ochenta cambié el curso de mi vida, sobreviví a repudios y ostracismos, remodelé mis sueños, mi vida entera y me hice otro y a pesar de cargar con mi fracaso, fui feliz y me inventé otra vida.

Si otra hubiera sido mi madre, si otra mujer hubiera moldeado mi carácter, creanme; no sería el mismo. Tal vez hubiera perdido mi sonrisa, hasta las ganas, con los golpes y vaivenes de la vida. Ella ha sido, será por siempre, el puerto seguro de mi vida, la luz que ilumina mi ruta, mis intentos. Sus brazos gigantes me guardan de tormentas, clataquismos; me aseguran la sonrisa y el futuro.

Si hubiera nacido en otras tierras, bajo otro cielo, aunque fuera Madrid que tanto amo, no seria este habanero que hoy me alienta, sería otro; uno está amasado con parte de la tierra en que nació.

Si en el 2000 mis amigos no hubieran sido mis alas y no hubiera volado alto a conquistar sueños pospuestos, no quiero imaginar quien fuera hoy amargado, reprimido y triste, buscando patria y libertad en cada esquina de la vida.

Uno puede ser cien tipos diferentes, tomar caminos diferentes, atajos, guardarrayas y al final de cada uno, ser un tipo diferente. Si hago el balance de mi vida, me alegro de quien soy y lo que he hecho. Lo que quedó por el camino, lo que no hice, lo compensan otros sueños realizados.

Estoy feliz de ser el tipo que me mira en el espejo, no soy perfecto, pero soy yo, moldeado, mejorado, siempre en cambio; feliz de mi vida, de mi origen, mis intentos, mis acciones; ¡mi vida toda!

Fotografía de Brian Canelles, premiada con el Grand prix en el concurso internacional de fotografía de Danza Alicia Alonso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s