Mujeres de la 6ta década.

Tengo una amiga que vive y disfruta sus 60s, una edad en que para algunos ya se es viejo y para otros solo un número que no les impide vivir a tope, disfrutando sueños y recuerdos por igual. Un día ella me pidió que escribiera algo sobre esas mujeres que en sus 60s, pisan fuerte y seguro, sin miedo al futuro, seguras de sí, que acarician sus recuerdos y sueñan a tope dispuestas a no darse por vencidas, a no tirar la toalla nunca.

En este grupo maravilloso de mujeres en sus 60s militan profesionales para los que no existen la palabra retiro, mujeres que se niegan a mecerse en un sillón, esperando el final, para ellas la vida aún les guarda sueños por realizar, conquistas y luchas; para ellas la palabra envejecer no existe y lo demuestran en el día a día de sus vidas.

Tengo otra amiga que en sus 60s vive y disfruta un romance, algunos la critican, yo la aplaudo y aliento; la sexualidad y el amor no tienen fecha de caducidad. Mientras estemos vivos, mientras tengamos fuerzas y ganas siempre hay espacio para el amor y el sexo. En esta etapa de la vida se es más directo, no se desperdician tiempo, ni oportunidades; se vive a tope el momento, se disfrutan los regalos de la vida.

La vida siempre dispone sorpresas y sueños en nuestra ruta, en este andar sin miedos, ni remilgos. Como dice una canción: ¡la vida es siempre mucho mas!

Mi amiga mientras escuchaba la canción de Arjona, Mujer de la 4ta década, me escribió, me dijo: Jose , escríbenos algo, nosotras nos lo merecemos. Por supuesto que la belleza, las ganas y la fuerza habitan en la 6ta década, si lo dudan, pregúntenle a una mujer de la 6ta década, pero disponga de tiempo para dejarse deslumbrar por sus palabras, estas mujeres rompen moldes, dinamitan esquemas, tienen mucho que recordar y mucho aún por vivir, aportan un nuevo concepto de la belleza; ¡viven a tope!

Bravo por estas señoras de la 6ta década.

Fotografía tomada de Google.

Nosotros, recuerdos, sueños y tolerancia.

Los recuerdos, esos fantasmas que habitan en rincones ocultos y basta un hecho, una palabra, para que estallen y entonces esos momentos que creíamos olvidados definitivamente, se vuelven torbellino, tormenta.

Tengo la suerte que un grupo de amigos del preuniversitario hicieran un grupo y decidieran invitarme a ser parte de él. Les confieso que a algunos no los recuerdo y eso que presumo de una memoria fotográfica, pero todos, al final, me recuerdan esa deliciosa etapa de nuestras vidas en que el futuro es, prácticamente, ¡toda la vida!

Este grupo, heterogéneo, borra diferencias y años y volvemos a ser adolescentes cargados de sueños y ganas. El chat de WhatsApp se mantiene activo todo el día, intercambiamos chistes, experiencias, nos damos los buenos días y las buenas noches; es una especie de gimnasia espiritual; mientras estamos en el chat somos unos muchachitos haciendo travesuras y burlándose de años y penas.

Recientemente, se incorporaron al grupo 3 muchachas, siempre seremos muchachos, muy cercanas a mi en esa etapa del pre, les confieso que su entrada al grupo no fue una tormenta, fue un huracán categoría 5 de recuerdos; imagínense que hasta recordé a mi maestra de 3er grado, Olvido Parra Muñoz, un angel donde quiera que esté. Recordé caminatas desde la colina universitaria hasta el municipio Playa, grupo de estudios, risas, buenos ratos, idas al cine, almuerzos, un montón de recuerdos que estaban ahí, ocultos, esperando encuentros que los despertaran.

Les confieso que no soy de los más activos en el chat, entre el gym, mi trabajo, escribir y alguna que otra travesura, no tengo mucho tiempo para dedicarle, pero siempre los saludo, leo lo que han escrito, doy opiniones y comparto mis escritos; ellos, amigos fieles, siempre me elogian y sonrojan. ¿Saben lo que es más importante para mi de este grupo? Aparte de revivir recuerdos y hacernos eternamente jóvenes, este chat es una prueba de la tolerancia, del respeto a opiniones ajenas, de compartir como un todo, aunque todos no pensemos igual. Los miembros de este grupo son cubanos dispersos por el mundo , Miami, Barcelona, San José, Madrid y la Habana, entre otras ciudades, comparten tiempo y espacio en este grupo donde nunca se habla de política, yo solo comparto mis escritos que no tocan mis puntos de vista en política, nadie presume de nivel de vida; somos un puñado de manos extendidas, para apretarse fuerte y andar juntos borrando diferencias, lejanias y ausencias.

Dicen que recordar es volver a vivir y nosotros, en ese grupo, revivimos los mejor de nosotros, compartimos sonrisas, pasado, sueños y planes.

Como dice un personaje de uno de mis cuentos: eso somos, recuerdos, solo lo que podemos recordar es lo que hemos vivido. Nosotros agigantamos recuerdos en este andar por el mundo de la mano de amigos y de historias, sumamos sueños y ganas, seguros del andar y del futuro.

La fotografía es la que identifica al grupo, el preuniversitario de Marianao.

Una casa en venta.

La Habana, un barrio cualquiera.

Chela se sienta en el portal y revisa recuerdos y sueños, ella, como muchas más, estaba decidida a irse del país. Nunca antes había pensado en irse, comenzó a planear su salida del país cuando su madre, su ancla a esta tierra, murió. Tuvo que pensarlo mucho, sopesar pros y contras; su hijo del otro lado del mar inclinó definitivamente la balanza, las dificultades actuales también le dieron el empujón que le faltaba para decidirse; abandonar la tierra donde se nació y se ha vivido toda una vida, es difícil, hay que tener valor para mirar al futuro cara a cara y desafiarlo sin miedo.

Tienes que comenzar a vender los muebles y todo lo que tengas de valor le dijeron sus amigos.Chela los miraba y callaba.

Nena, la vecina de enfrente, casi de la familia, la vio sentada en el portal, abrió la reja del jardín, la saludo y se sentó junto a ella, mirándola a los ojos le dijo:

– ¿Cuándo vas a empezar a vender los muebles, los adornos? No puedes esperar hasta el último momento.

-¡Vender estos muebles, estos adornos! No podría, aqui esta la historia de mi vida, entre estos muebles anda el fantasma de mi madre, todos mis recuerdos, mi infancia. Aquí nací y envejecí, prefiero dejarla así intacta hasta el último día. Tengo que recordarla siempre así.

– Dejate de romanticismos, tienes que ser realista, el viaje te cuesta un montón de dinero y tu hijo sólo no puede pagarlo todo, son tú y tu esposo, tienes que ayudarlo con los gastos. Tus recuerdos están contigo y contigo irán donde quiera que vayas. No serás la primera ni la última en dejar atrás casa y recuerdos, piensa en cuanta gente dejó mucho más que tú y emigró a otras tierras y se inventó otra vida. Aterriza Chela que con recuerdos no vas a pagar tu viaje, ponte pa’ esto y deja la guanajera.

Chela la miró a los ojos, sacudió la cabeza.

– Tengo que pensarlo, no es fácil para mi. Mis hermanos se fueron, pero aquí estaba todo intacto esperándolos al regreso, su lugar aquí los aguardaba, venían y era como si nunca se hubieran ido, todo volvía a ser como antes, yo no Nena, cuando me vaya no tendré adónde volver; una vida no cabe en una maleta. Vender todo es difícil ¿y la casa? ¿Cómo le propongo a alguien la venta? Tendría que decir: se vende una casa llena de recuerdos y fantasmas, con risas y lágrimas, cansada de adioses y regresos, si se queda con todos los recuerdos y promete cuidarlos, alimentarlos, podría hacerle una rebaja, en cada habitación hay historias que cobran vida cada noche. Si me preguntaran el motivo de la venta tendría que decir: no nos queda ni una esperanza y voy en busca de ellas, me cansé de promesas y consignas y quiero mirar al futuro sin espanto, me cansé de familias dispersas por el mundo, prohibiciones, miserias y angustias, quiero luz, pero no solo la que ilumina una casa, quiero la que ilumina rutas y sueños; me voy, pero dejo mis fantasmas cuidando recuerdos y regresos; me voy a vivir y eso justifica todo.

– Pues no lo pienses más y a poner todo en venta, como dice la gente: aprieta el culo y dale a los pedales. Una vida no cabe en una maleta, pero en un corazón caben todos los recuerdos.

Chela se quedo sola, caminó por la casa acariciando objetos y recuerdos, las lágrimas recorrían su rostro y el dolor apretaba su pecho. Entró al cuarto de su madre, acarició la cómoda, las fotos sobre el espejo, el escaparate, se acostó en su cama, sintió sus brazos y su aliento, sus lágrimas se detuvieron. Continuó recorriendo la casa, ya no estaba sola, una sombra dulce, cálida, la acompañaba. Llegó al cuarto del fondo, escuchó las risas de sus hermanos, sus voces contando historias. Abrió la ventana que da al patio y el sol la envolvió, una voz dulce le susurró al oído, no temas, yo estaré allá con ustedes y aquí con los recuerdos, vete tranquila.

Chela se volvió buscando a quien le hablaba, miró el cuarto vacío, sentía unos brazos que la abrazaban fuerte y un aliento que le daba fuerzas y esperanzas; vio a su esposo en el patio arreglando el auto.

-Pancho empieza a venderlo todo, hasta la casa, los recuerdos no, ¡esos me los llevo todos!