Nosotros, recuerdos, sueños y tolerancia.

Los recuerdos, esos fantasmas que habitan en rincones ocultos y basta un hecho, una palabra, para que estallen y entonces esos momentos que creíamos olvidados definitivamente, se vuelven torbellino, tormenta.

Tengo la suerte que un grupo de amigos del preuniversitario hicieran un grupo y decidieran invitarme a ser parte de él. Les confieso que a algunos no los recuerdo y eso que presumo de una memoria fotográfica, pero todos, al final, me recuerdan esa deliciosa etapa de nuestras vidas en que el futuro es, prácticamente, ¡toda la vida!

Este grupo, heterogéneo, borra diferencias y años y volvemos a ser adolescentes cargados de sueños y ganas. El chat de WhatsApp se mantiene activo todo el día, intercambiamos chistes, experiencias, nos damos los buenos días y las buenas noches; es una especie de gimnasia espiritual; mientras estamos en el chat somos unos muchachitos haciendo travesuras y burlándose de años y penas.

Recientemente, se incorporaron al grupo 3 muchachas, siempre seremos muchachos, muy cercanas a mi en esa etapa del pre, les confieso que su entrada al grupo no fue una tormenta, fue un huracán categoría 5 de recuerdos; imagínense que hasta recordé a mi maestra de 3er grado, Olvido Parra Muñoz, un angel donde quiera que esté. Recordé caminatas desde la colina universitaria hasta el municipio Playa, grupo de estudios, risas, buenos ratos, idas al cine, almuerzos, un montón de recuerdos que estaban ahí, ocultos, esperando encuentros que los despertaran.

Les confieso que no soy de los más activos en el chat, entre el gym, mi trabajo, escribir y alguna que otra travesura, no tengo mucho tiempo para dedicarle, pero siempre los saludo, leo lo que han escrito, doy opiniones y comparto mis escritos; ellos, amigos fieles, siempre me elogian y sonrojan. ¿Saben lo que es más importante para mi de este grupo? Aparte de revivir recuerdos y hacernos eternamente jóvenes, este chat es una prueba de la tolerancia, del respeto a opiniones ajenas, de compartir como un todo, aunque todos no pensemos igual. Los miembros de este grupo son cubanos dispersos por el mundo , Miami, Barcelona, San José, Madrid y la Habana, entre otras ciudades, comparten tiempo y espacio en este grupo donde nunca se habla de política, yo solo comparto mis escritos que no tocan mis puntos de vista en política, nadie presume de nivel de vida; somos un puñado de manos extendidas, para apretarse fuerte y andar juntos borrando diferencias, lejanias y ausencias.

Dicen que recordar es volver a vivir y nosotros, en ese grupo, revivimos los mejor de nosotros, compartimos sonrisas, pasado, sueños y planes.

Como dice un personaje de uno de mis cuentos: eso somos, recuerdos, solo lo que podemos recordar es lo que hemos vivido. Nosotros agigantamos recuerdos en este andar por el mundo de la mano de amigos y de historias, sumamos sueños y ganas, seguros del andar y del futuro.

La fotografía es la que identifica al grupo, el preuniversitario de Marianao.

Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s