Un triángulo amoroso.

Manolito nacio en una casita hulmide, en el barrio de Buenavista, allá donde no llegan turistas, ni discursos. Su mamá Elena, murió cuando él tenía 5 años, dejó a su padre sólo, con el niño, la casa y un perro enorme.

Juan no volvió a casarse, cuido de su hijo, fue madre y padre, desbordó moldes y patrones. Hacía los mandados con Manolito y con Canelo el perro que habia sido de su mujer y que cuidaba, como se cuidan los recuerdos del amor y la vida. Varias mujeres del barrio se le acercaron y tuvo sus aventuras, nada serio. Nunca quiso equivocarse poniendole la madrastra incorrecta a su hijo. Juan se bastaba para ser padre y madre y criar a su hijo en principios y valores.

Manolito creció, buen estudiante se graduó con honores de la CUJAE como inginiero industrial. En su tesis la dedicatoria emocionó a Juan y conmovió a muchos; a mi padre que supo ser padre y madre. Sus brazos seguros me esperan en cada meta de mi vida, a mi madre que logró que su amor la sobreviviera y guió a mi padre en cada momento difícil.

Manolito comenzó a trabajar en una fábrica destartalada, pero que con su empeño y ganas logró mejorar. Allí conoció un día a Leonor, linda como un atardecer habanero y ardiente como el fuego. Juntos parecían ser la pareja perfecta. La llevó a conocer a su padre, Juan la miró profundo, como queriendo adivinarle el alma. Les hizo café, le brindó dulce de guayaba con queso y la invitó a almorzar el domingo.

-Te voy a hacer el arroz con pollo como me enseñó Elena, te vas a chupar los dedos.

Al día siguiente cuando Manolito llego del trabajo le preguntó al viejo.

-Dime papa, ¿Qué te parecio Leonor?

-Es linda, tal vez demasiado linda, te quiere, eso se ve, pero..

-Pero qué viejo, dime.

-Es una mujer que ama demasiado lo material, si un día tuviera que decidir entre tu amor y lo material, te dejaría por vivir mejor, lo sé.

-Viejo, viejo, no hables asi, ella es de oro y me ama, quiero casarme pronto y vivir aqui contigo, sabes que no podría dejarte nunca.

-Sientate Manolito y mírame a los ojos y escuchame sin interrumpirme. Estoy jodió del corazon, te lo he ocultado para no preocuparte, pero el médico me ha dicho que no tengo muchas esperanzas. El infarto del año pasado no fue sólo un susto, estoy mal mi hijo. Nada me haría mas feliz que irme sabiendote casado y feliz, pero asegúrate bien que Leonor es la mujer perfecta para ti, sólo eso te pido.

Manolito abrazó a Juan llorando. Hay veces que las palabras no bastan y entre lagrimas y abrazos expresamos sentimientos que las palabras no alcanzan

-Viejo no me dejes por Dios, ¡Cómo me ocultaste tu estado?¿Cómo pudiste sólo con esta carga papá?

-Fue lo mejor hijo, hablé con el médico y lo convencí para ocultarte todo. No quería que sufrieras por adelantado, esto es inevitable, solo te ahorre un sufrimiento mi hijo, entiendeme. Ahora, con tu enamoramiento y tus planes de boda, tengo que decirtelo, así tu alegría del amor, hace menos intenso el dolor. Tampoco es que me voy a morir mañana, pero es algo que puede ocurrir y quiero que lo sepas. Ya eres un hombre, creo que cumplí con Elena y con la vida la tarea de criarte y de hacerlo bien, eres mi orgullo y mi alegría.

-Papá, papá, te amo tanto, mi amor hará el milagro de apuntalar tu corazón, ya verás. Por lo pronto, nada de hacer mandados, pesos, ni limpiar la casa, eso me lo dejas a mi; se acabó eso de compartir las tareas de la casa. Mañana vamos a ver al médico, quiero hablar con él

El médico corroboró todo lo dicho por Juan; su corazon estaba muy débil. Lo peor podía ocurrir en cualquier momento.

Manolito quiso casarse cuanto antes, Leonor estuvo de acuerdo en todo. La boda fue sencilla, la luna de miel breve, Manolito no quería dejar muchos días sólo a Juan.

Al regreso de la luna de miel se encontraron un nuevo huesped en la casa, un hermoso cachorrito estaba en las piernas de Juan, mientras él lo acariciaba.

-Le puse Canelo como el perro que tuvimos Elena y yo y que me acompañó cuando ella murió. Lo tenían unos muchachos en la calle jugando con él y se los pedí, me acompañó estos días.

-Nos quedaremos con Canelo, sabes que me gustan los perros. Siempre quise tener uno cuando murió el primer Canelo.

Una tarde Leonor le dijo a Manolito que estaba embarazada, la doctora se lo había confirmado. La alegría en la casa fue enorme. Juan sonreía enigmaticamente, mientras pensaba para sí; un perro que llega, un bebé que nace, un viejo que se va, Dios quiera que no se repita la historia.

El bebé nació hermoso, Juan lo cargó y lo bañó en lagrimas; fue como un bautizo especial, nunca pensó vivir para ver a su nieto.

Le pusieron Juan Manuel, porque sería como su abuelo y su padre.

Una tarde una vecina llamó a Manolito al trabajo.

-Corre para el Calixto Garcia, una ambulancia se llevo a tu padre, le dio una sirimba y lo encontraron desmayao en la sala.

Manolito voló al hospital, llegó a tiempo para abrazar a su padre y besarlo. Fue el quien le cerró los ojos con un beso y se quedó un rato abrazado a su cuerpo, como quien se niega al adiós y no acepta despedidas.

Los días pasaron y la vida continuaba en la casita de Buenavista.

Un dia Leonor le dijo a Manolito que tenía que ir a cuidar a una amiga al hospital, que se quedara con el niño. Ella dejó todo preparado. Cuando regresó, Manolito la notó extraña, en sus ojos había algo raro.

-¿Qué pasa Leonor, hay algo que debas decirme?

-Si Manolo, yo te quiero y mucho, pero esto no es vida para mi. Hay otra vida, sin escasez, sin miserias y yo quiero esa vida.

-Esto es todo lo que puedo darte, esto y mi amor.

-Lo sé, pero no me basta y me voy. Conocí a Antonio un empresario español y me voy con él. Me llevaré al niño conmigo, vivirá en Madrid, no le faltará nada.

-El niño se queda Leonor, ni muerto dejaría que te llevaras a Juan Manuel. Para criarlo y hacerlo un hombre me basto sólo. Si te espanta la miseria de esta casa, puedes irte ahora mismo, pero sin el niño. ¡Que claro estaba mi viejo cuando te conoció! El viejo no se equivocó nunca.

Leonor no durmió esa noche en la casa y al mes siguiente viajaba hacia Madrid. De nada valieron sus ruegos e intentos de soborno para llevarse al niño; Manolo se aferró a su hijo como quien se aferra a la vida.

Cacha la santera del barrio pasó un día frente a la casa de Manolito, un Ave Maria purisima estremeció la tarde noche.

-La historia se repite, por la memoria de Juan y Elena no puedo permitir esto, tengo que hacer algo.

Entró a la casa, en el sofá, con el niño en brazos y el perro recostado a él, Manolito estudiaba proyectos y tomaba notas.

-La historia se repite mi hijo, pero esta negra va a mover los caracoles y te va a juntar con la mejor mujer de la tierra; se lo debo a tu padre y a tu madre.

Colocó el ramo de girasoles que llevaba en la mano en un bucaro, rezó un Ave María y un Padre Nuestro y se fue. Mientras se iba susurraba, yo me encargo de todo.

Un día la sobrina de Pancha, la mulata que vivía en la casa de al lado, se mudó con ella. Pancha estaba enferma y sola y Reglita venía a acompañarla.

Cuando Manolito y Reglita se vieron, un viento fuerte recorrio el barrio, los girasoles apuntaron todos a sus ojos, la Ceiba del parque se inclinó a darles sombra, mientras colibríes y sinsontes volaban a su alrededor.

Apenas se hablaron, de mirarse ya se sabian su historia y adivinaban su futuro. Reglita sólo le dijo.

-Tú sabes que tengo que cuidar a mi tía. Tendré que ver como hago con el niño, tú y el perro. Tambien tengo mis estudios, no quiero dejar mi carrera

-Entre tú y yo nos arreglaremos, hay tiempo y amor para todo.

La tomó de la mano y la llevó a su casa. Canelo saltó sobre ella lamiendole la cara y moviendo la cola de alegría. Juan Manuel sonrió y le extendió los brazos.

Cacha, hacedora de milagros, sonreía feliz y segura.

Fotografía tomada de Google.

Advertisements

¡Es primavera!

Es primavera y tú no estas, tal vez ni existes, para compartir versos y flores. No hay una mano que me extienda girasoles, ni besos que me animen al camino, pero sabes, es primavera y me regalo flores en tu ausencia. Estreno aromas y suspiros.

Es primavera anuncian en la tele y muchos le dan la bienvenida. Es primavera gritan y en sus almas, un eterno invierno los habita.

¡Mamá es primavera! Grito con la esperanza que me escuche. Ella sonríe desde La Habana, siempre lo es cuando tú y yo estamos juntos, susurra a mis oídos. No me anuncies estaciones hijo mío, dime solo el día del regreso. Ese día tendremos flores y sinsontes; estrenaremos primaveras los dos juntos, burlandonos de anuncios y reclamos.

Es primavera en el arbol del patio, en la sonrisa del niño, en el azul del cielo. Es primavera y alguien entierra a sus muertos y añora el olvido del invierno. El naranjo se muere de vergüenzas, alguien usa su color y lo degrada.

Es primavera, los jóvenes lo saben y marchan a su encuentro, sin miedos, sin tropiezos. Reclamos y discursos, palabras como puños, acciones, aseguran eternas primaveras; dibujan enormes girasoles, apuntando al futuro y libertades.

Es primavera mi amor ausente y no te necesito. Mamá me espera, los jóvenes me alientan y flores de sueños y esperanzas se bastan; estallan anunciando eternas primaveras.

Despedidas, partidas y regresos.

He decidido irme un día de lluvias y mucho viento, un dia horrible, de tempestades, truenos y granizo.

Si hay sol y brisa, flores y pájaros cantando, demoraría mi partida, no me iría. Si un arcoiris apareciera, mi cortejo seguiría sólo, mientras yo me siento a contemplarlo y demoro mi partida, una alegría mas.

Debo arreglarlo todo para irme antes de que me venza el olvido y los años se ceben en mi cuerpo. Quiero irme de golpe, sin terribles agonías, sufrimientos; una partida asi, debe prepararse a conciencia.

Quiero despedirme a mi mismo, escribir mi epitafio, despedir mi duelo, con mi memoria intacta, con mi intención aún viva y la palabra ardiente. Confesar el mal que pude hacer un día y recordar el bien, mis manos extendidas, mi pecho abierto, mis ganas de dar siempre.

Quiero ser yo y no otro en el momento del adios. Que mi voz se escuche y mi memoria asista, que no falte nada, todo mi yo presente, despidiéndose . Quiero irme feliz del camino recorrido, de mis inicios, triunfos y tropiezos. Seguro que en cada esquina de mi vida, una esperanza guió mis intentos y mis ansias; las llevaré a todas en mis bolsillos. No puedo irme sin nada de este mundo.

A mis amigos les dejaré mis sueños, unos cuentos y sonrisas. A falta de dinero, joyas, propiedades, les dejo mis historias mal escritas.

Me iré confiado que volveré algún día, no olvidaré el camino de regreso . Me ayudaran en el retorno, las palmas, girasoles, me orientará el canto de sinsontes. El olor invencible de mi madre, marcará el sitio justo del regreso.

Volverán a parirme allá en La Habana. No habrán consignas, marchas ni discursos, sólo banderas libres, esperanzas y sueños. No será un parto doloroso, renaceré feliz, confiado, humano.

Tal vez un día una ola enorme me salpique, allá en el muro enorme de La Habana y sonriendo le diga a mis amigos, juraría que conozco estas olas, que he estado antes en este muro enorme . A lo mejor piensen que deliro si les digo que conozco la ciudad y sus misterios, que anduve entre éxodos y adioses, que iba y volvía cada día, que me invente una vida al otro lado que dividí en dos mi corazon en el intento .

Mientras llega el momento, existo y sueño, espero. Preparo despedidas y regresos, seguro de ambas. Asi es mi vida; entre partidas y regresos.

Fotografía tomada de Google.

Lourdes en plena Libertad

El sábado pasado asistí a la presentación de Lourdes Libertad en “El Divino”. Especie de pre-Nochebuena entre amigos y canciones.

En los últimos días Lourdes se vio, sin proponerselo, en el ojo del huracán. Declaraciones contradictorias, opiniones y asumir lo pensado por lo hecho, provocaron inquietudes entre amistades y seguidores. A su regreso de un corto viaje a La Habana, sin sacudirse el polvo, hizo unas breves y contundentes declaraciones. Demostró que, como el cisne, puede rozar el fango sin ensuciarse sus plumas. Cuando vi su video le envié un breve mensaje; muy bueno, no esperaba menos de ti. Es que en este andar por la vida uno aprende a mirarle a la gente al corazón, terminamos adivinando virtudes y defectos.

Lourdes Libertad ha sabido, poco a poco, hacerse de un público que la sigue y quiere, que la siente suya; algo que sólo verdaderos artistas logran. Al nacer heredó arte y empeños, maduró y creció en el tiempo, son muchos años en escena, dando lo mejor de sí; entregándose.

Su presentación incluyó algunos números de su repertorio habitual. Supo eludir hacer mención a problemas, un artista pleno sabe como usar el escenario y el arte. Algunos de sus números respondieron por ella, “No bajare la cabeza, para que mi corona no se caiga al suelo” y su público la aplaude en reafirmacion de apoyo, “que hablen, no me importa que hablen…”, una ovación cierra su actuación.

Agradece a amigos su apoyo y asistencia, se lamenta por los muchos que no pudieron asistir, por la capacidad del local. Anuncia su próxima presentacion el 6 de enero, en celebración de cumpleaños y regalo de reyes magos.

Lourdes Libertad continuará brindando lo mejor de sí, segura y confiada, le sobra talento y fuerza para no detenerse, para no bajar la cabeza y no preocuparse por esa gente que habla. Continuaremos encontrándonos, lo sé . Éxitos y adelante Lourdita, desde la gloria te guían y protegen.

Un record de vulgaridad o echame el pellejo patra

Siempre recuerdo una frase que dice un personaje de “La duodécima noche” de Shakespeare; nunca se está tan bien que no se pueda estar mejor, ni tan mal, que no se pueda estar peor. Con la letra de las “canciones” del Reggaeton sucede algo parecido. Cuando creemos que hemos llegado al fondo de la vulgaridad y de las letras que hieren nuestros oídos, aparece una nueva que nos deja atónitos, turulatos, que nos hace creer que alucinamos y nos pone al borde del patatús.

La música cubana, la buena, la que resistirá el paso del tiempo, debe sufrir y mucho estas agresiones. Castigandome para estar seguro de que existe, busqué en YouTube un número al que un amigo virtual hacía alusión en su página de Facebook, para espanto mío era cierto; “Echame el pellejo patra” existe, no es una broma y esta en YouTube con un buen número de visitas

Allá en el Olimpo de la música cubana, Lecuona, Adolgo Guzman, Rodrigo Pratts, Maria Teresa Vera, el Benny y muchos más, la lista es larga, rica y abundante en valores, deben mirarse asombrados, decir; es hora de hacer algo, esto no puede continuar asi. Los imagino enviando buenas musas, inspirando a músicos, luchando porque la calidad se imponga.

¿Cómo es posible que alguien pueda escuchar o bailar y llegar a aplaudir ese espanto, ese engendro? La vulgaridad, el usar lenguaje fuerte en las letras, tiene un limite y si no lo tiene, lo imponen la educación y la decencia; el luchar por ser mejores y no peores cada día.

Tal vez mis amigos se pregunten como pude sobrevivir al “ataque acústico” de escuchar ese engendro; busqué desesperadamente el antídoto. Escuche al Bola en Vete de mi, a Esther Borja en Damisela encantadora, a Ivette Cepeda en Diario, a Mirian Ramos, al Benny, a Maria Teresa Vera. Me sumergí en las cálidas aguas de lo mejor de nuestra música. Me prometí ir al próximo de Maggie Carles y escucharla en Siboney, disfrutarla desgranando numeros de Meme Solis y de las hermanas Diego. Tengo que ir a ver a Malena recreando nuestra música, a Annia en canciones de Pablito. Pedirle a Fabio que nos traiga a Ivette Cepeda a Hoy como ayer, pronto. Pienso que todo no esta perdido, que aún hay esperanzas y talentos en cada esquina habanera, lo sé.

No podemos legarle al futuro vulgaridades y mala música. Cómo es posible que YouTube no revise los videos que suben los usuarios, ese video debe estar en la sección de pornografia, no en la de música.

Ay Sindo Garay, Matamores, esto es mucho para un sólo corazón.

Que alguien saque pronto un número que el estribillo diga, ¡Traiganme la buena musica de vuelta!

¡Que gente caballero, pero que gente!

Fotografía tomada de Google.

¿Dónde pongo la sopita?¿Les gustó la comidita?

Elena regresa a su casa despues de almorzar con amigos. Va directo al botiquin, se toma un meprobamato, la pastilla de la presión, se sienta en el butacon de la sala y llama a su amiga Cuca.

-¿Como estas Cuca, tienes unos minuticos para conversar?

-Claro que si Nena, no me asustes,¿Qué te pasa que te falta el aire y te noto nerviosa?

-Tranquila Cuca, que ya me tome un meprobamato y la pastilla de la presión . Hoy fui a almorzar con mis amigas Tina, Gina y Maria Elena.

-¿Te sientes mal?¿Estaba mala la comida? Tómate una manzanilla Nena, eso te alivia.

-No es eso Cuca, déjame hablar. Fuimos a un restaurante en Hialeah, yo no quería, pero Gina se encaprichó. La comida estaba buena, pero la camarera me atormentó, por poco le tiro un plato por la cabeza.

-Seguro era una balsera chusma que te faltó el respeto . Dime el nombre del restaurante que le voy a hacer un comentario en su página de Facebook, para que aprendan a respetar a las personas decentes.

-No Cuca, la muchacha no fue grosera en el sentido que tú dices. Sabes, yo creo que ella estaba acabadita de llegar y en Cuba trabajaba en un circulo infantil.

-¿Cómo sabes o te imaginas que en Cuba trabajaba en un circulo infantil Nena? Ahora te metiste a espiritista despues de vieja.

-Vieja serás tú, no empieces a mortificarme y a decirme que si me dieron pase en el home que me va a dar una sirimba y concéntrate en lo que estamos hablando. La camarera, todo el tiempo nos hablaba como si fuéramos niños; mi vida, mi cielito, mis amores, aquí tienes la sopita, se comieron toda la papita, dejaste comidita, les voy a tener que dar nalgadas, estaba buena la comidita. Coño Cuca que en cualquier Paladar de La Habana hay mejor trato y mejor educación que en los restaurantes de Miami. Yo dejé comida, tú sabes que me cuido para seguir joven y esbelta.

-Esbelta si, pero joven Nena, ¡Hasta cuando van a ser pollos los gallos de Menocal!

-No me mortifiques que despues me da un stroke y te va a quedar cargo de conciencia y dejame terminarte el cuento. ¿Sabes qué me dijo? Que tenía que comerme toda la papita, que no podía dejar comida, Tina me tapó la boca con la servilleta antes de que le pudiera decir un disparate a la muchacha.

-Acostúmbrate Nena, esa es la nueva moda en Miami, Pancho me contaba que el otro dia fue a un bakery a desayunar y la dependienta le dijo; papi ¿Qué quieres? La fulminó con la mirada y le pidió su cafe con leche y su medianoche, si mi cielo, enseguida te traigo tu lechita y tu medianoche. Tú conoces a Pancho, le dijo, yo no soy su papi, ni su cielo, ni vengo a tomar lechita, yo soy un cliente, trateme con respeto; ay papi no te pongas bravito, lo mío es por cariño, para que te sientas bien. Pancho se fue sin desayunar.

-¿Quién dijo que eso es buen trato, quién dijo que los diminutivos son alardes de buena educación? Eso es exceso de confianza y falta de respeto, cuando uno va a un lugar a recibir un servicio, no es el cielo, ni el amor de nadie, ni la mami o el papi de cualquiera. ¿Donde estan, qué desean los señores, desean algo mas, todo estuvo bien? Cielito, amorcito, papita rica y comanselo todito que se lo diga a sus hijos en su casa, no a los clientes.

-Asi mismo es Nena, que aquí ponen a cualquiera a dar un servicio, sin tener el mas mínimo conocimiento de reglas y buen trato. Como diría aquel personaje de Alegrías de sobremesa, ¡Qué gente caballero, pero que gente!

-Qué gentuza Cuca, qué gentuza, que estamos rodeados y no es de agua.

La historia esta basada en un hecho real, yo sólo la adorné para contarla.

No sé si eres Mujer, Madre o Patria.

Entre ella y yo, hay un montón de palabras por decir, que tal vez nunca se pronuncien. Viven suspiros, lágrimas retenidas, caricias que no fueron, momentos no vividos, de esos que murieron sin ser, que abortamos.

Razones que nos unen y separan, que van tirando, de un lado y otro, que nos destrozan; implacables anclas del pasado que marchitan presentes y futuros.

Tú, siempre tan lejos, yo acá, timido y solitario. Inventandome palabras que alivien tu ausencia, imaginandote en cada esquina de una ciudad que no logra ser mía. Tú, allá, sintiendome en cada paso, en cada brisa, esperándome 365 veces cada año, agotando lágrimas, esperanzas y memorias.

Esas ganas inmensas de tenernos, sin norte o sur, sin consignas, ni discursos, sin decretos, ni reglas; libres.

Uno se cansa de locos gritando por bocinas, jodiendonos la vida y los sueños.

Es difícil evocarte una noche de domingo, saber que no estás al alcance de besos y de versos. Coño, que no escapas de recuerdos y ganas y te sientas junto a mí, aunque sólo sea un dichoso minuto del día. No soy el mago del cuento, ni aparece el genio para concederme un único y gigante, necesario deseo.

Entre tú y yo, el mar, distancias, olas, dolores, penas y sueños postergados, más allá de la cordura, más allá de la esperanza.

Tú, refugiada entre sueños, con el rostro mojado de llorar por todos y el alma seca de parir esperanzas. Que no alcanzan las leyes para tantos pies andando tus caminos.

Este buscarte, inventarte, imaginarte cada instante, en cansancio de verbos y palabras.

En madrugadas que te sueño, florecen girasoles entre mis brazos y mi cama se torna azul, blanca y roja y ondea al viento de esperanzas.

Sabes que a veces se nos rompe la esperanza y el llanto es grito, alarido. La certeza que siempre nos tendremos nos salva de morir; late el futuro.

Es domingo y llueve en el exilio, como llueven en tu alma las promesas, unas tras otra, sin llegar a ser, rompiéndose en el asfalto.

Pensar en ti es mi oficio preferido y lo ejerzo una y otra vez, de mil formas diferentes.

Sabes, se me confunden sentimientos y razones, no sé si eres mujer, madre o patria. Te siento aquí en mi pecho y allá, en la distancia. Saber que existes y esperas, basta a mis alas.

Fotografía tomada de Google.