Soy una isla entre sueños y memorias.

Soy una roca en un mar enfurecido, una isla asida al tiempo, sostenida por recuerdos, un ala rota, una esperanza luchando su futuro.

Asi empujado por vientos y tormentas me aferro a memorias, me niego al desapego. Lucho por mantener a flote los principios, me niego a negociarlos, no están en venta.

Por mas que insistan, no olvido ni un minuto de existencia y repaso insistente cada instante. Juego al rompecabezas de mi vida, hinco con fuerzas mis manos en tierra roja. Escarbo en recuerdos y los rescato, me basta mi memoria para ser, a ella le basto yo, para existir.

Soy una isla aferrada al tiempo de su vida, negandose a no ser o a ser distinta. Una isla con otra isla en las entrañas, floreciendo entre rosas, girasoles. Una isla que puede ser bandera, orgullo y dignidad, nunca una mierda. Entre palmas que custodian mis recuerdos, revolotean zun zunes, tomeguines y hasta gorriones que se posan en mi hombro, en tardes de domingo solitarias.

Mi madre es un recuerdo mayor; ¡Es el recuerdo¡ y a ella vuelvo en cada turbulencia de la vida. Ella arregla las plumas de mi alas y sopla con fuerza un nuevo vuelo. Alista esperanzas e ilusiones, compone sueños rotos, frustraciones; me hace ser roca, hierro, acero, dinamita luchando por la vida y por mis sueños.

Soy una isla, es cierto, afianzada entre un montón de recuerdos y principios. Solitario tal vez y algo distinto, pero que se abre el pecho en cada intento y estalla en rojo azul y blancos arcoiris que besan tierras y futuros, seguros que allá, entre recuerdos, las rocas vencen mares y las islas se hacen libres.

Fotografia de la obra de Feliz Gonzales Sanchez, Un balsero sin puerto de entrada.

Advertisements

“Los rebeldes que parió la masacre”, aseguran el futuro, lo apuntalan e iluminan.

Hablaba hoy con un amigo, sobre el futuro de la humanidad. No les niego que en ocasiones, he estado del lado de las personas pesimistas, de los que piensan que todo está perdido. Entre matanzas, luchas por tener más y más dinero, drogas, guerras, desprecio al ser humano y los principios , letras de reggaetton que espantan al buen gusto y la decencia, acosos y malos políticos; cualquiera pide a gritos un apocalipsis adelantado.

Recuerdo aquella frase del apóstol, “Cuando hay muchos hombres sin decoro hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres“, sé que esos hombres existen habitan y alientan entre nosotros, dispuestos a todo por salvar el futuro.

He visto videos, leido artículos, seguido el día a dia de los jóvenes sobrevivientes de la masacre en la escuela Parkland, de la Florida; los rebeldes que parió la masacre, como les llamó alguien, en atinada descripción. Me emocionan, conmueven, rejuvenecen y alientan, estos jóvenes que devuelven esperanzas y aseguran futuros.

Ver a un adolescente ridiculizar al senado Marcos Rubio y vencerlo en buena lid, dejarlo sin argumentos ante espectadores y criticos, devuelve fe y esperanzas, certezas que el futuro no pertenece a los mediocres y sin principios Marcos Rubios; el futuro pertenece a esos jóvenes que tienen un mundo por ganar, para todos nosotros.

Cuando Emma Gonzalez, cubanoamericana para redondear orgullos y admiraciones, habla sin miedos, ni compromisos, sabemos que lo mejor del futuro palpita en sus palabras, dispuesto a golpear duro a oportunistas y vendidos. Bravo Emma, no desmayes, #neveragain.

Cuando Sara Chadwick parodia y hace trizas un anuncio de la vergonzosamente celebre NRA, #neveragain vs the NRA, solo se puede aplaudir y apoyar a estos jóvenes, alentarlos a no desmayar.

Sé que muchos jóvenes como ellos habitan en cualquier rincón del país, los sobrevivientes de la masacre de Parkland no son un rara avis, son un producto necesario y esperado de una sociedad hastiada de dinastías políticas, de vives bien a costilla de electores y contribuyentes, de malos políticos manipulados por intereses, tristes caricaturas y verguenzas de la política.

Los rebeldes que pario la masacre y sus seguidores, votarán en las próximas elecciones, su peso se hara sentir, no lo duden. Apoyarlos es nuestro compromiso con la historia y el futuro.

No amigos el futuro no está perdido, estos jóvenes devenidos en rayo de luz y esperanza, lo iluminan, en sus manos y empeño descansa y alienta lo mejor del ser humano. Ellos nos demuestran que todo no esta perdido, lo sé. Mientras existan jóvenes como ellos los padres de la patria, desde la gloria, los alentaran a no desmayar, a continuar su obra. Apostemos por el futuro.

Fotografía tomada de la pagina March for our lives 2018.

Teté y Regla se enfrentan a la 2da enmienda o abuelas al rescate.

Teté se levanta temprano en la mañana y pasa por la casa de su amiga Regla, toca a la puerta con fuerza.

-Vamos vieja, levantate que tenemos que estar listas para mañana estar en la escuela todo el día

-Ya va mujer, ya va, me estaba acomodando estas pasas. Esta semana el dinero para la queratina lo guardé para prepararme para defender a mis nietos y tengo la pelambre encendía. Entra a tomarte un buchito de café mi santa.

-Apurate vieja. Hay que comprar el termo para el café y la lunchera grande para guardar la comida, no podemos pasarnos el día en blanco. Si nos baja el azúcar no estaremos atentas para evitar cualquier problema.

-Hasta muerta soy capaz de defender a mis nietos. Ya estoy cansá de políticos y presidentes, de minutos de silencio y de oraciones hipócritas. Si ellos no hacen nada, nosotras sí vamos a hacer

-Así mismitico mi santa, si no nos dejan estar dentro de la escuela estaremos en la entrada y al primer hijo de puta que se le ocurra intentar algo, le caemos arriba.

-Te digo algo, le robé la pistola a mi hijo. Anoche la tenia limpiandola y haciendome la chiva con tontera le pregunté como se disparaba y me enseñó, vigile donde la guardó y la tengo guardadita para mañana. Para matar a mis nietos tienen que matarme a mi primero.

-Regla explicame bien eso de la 2da enmienda que no entiendo ni malanga.

-Yo si sé, lo busqué en Internet y le pregunte a mis hijos. Se aprobó en diciembre de 1791, tiempos y armas muy diferentes a los de ahora. Creo que si los que la aprobaron vieran las armas de asalto que se han usado en las masacres, la borrarian sin pensarlo dos veces. La gente esta muy loca y no se le puede vender ese tipo de armas a cualquieta.

-A cualquiera, ni a nadie, para qué quiere nadie en su casa un arma de ese tipo, eso no es para defenderse, es para matar y para matar a muchos. ¿Tú sabes que Trump, por él que tú votaste y que tanto lo defiendes, firmó una ley autorizando la venta de armas a enfermos mentales?

-Lo sé y no estoy de acuerdo con eso, yo voté por él y lo prefiero antes que a tu Hillary, pero no soy de esos que parecen decir, “pa’ lo que sea Trump, pa’ lo que sea” Quién ha visto que una persona con problemas mentales pueda tener un arma, eso es una bomba de tiempo mi santa.

-Muy cierto y que me dices de venderle un arma a un menor de edad? No pueden comprar cigarros, ni bebidas alcohólicas, pero fusiles de asalto si, es el colmo.

-Así mismo, para un antibiotico te hace falta una receta, pero para un arma que mata un montón de personas en un momento, no hace falta nada. Se impone una revisión en eso.

-Yo no voy a votar por ningún político que no se pronuncie a favor del control de la venta de armas y mucho menos por esos descarados como el Marco Rubio, que aceptan dinero de la Asociación Nacional del Rifle. Estoy esperando una acción enérgica del presidente, tantas ordenes ejecutivas que firma y no hay ni una sobre el control de armas. A ver¿ Por qué no hace una prohibiendo la venta de esas armas de fuego de asalto, hasta que el congreso apruebe algo al respecto?

-Ahí tienes razón, tú sabes que yo lo defiendo, pero tiene que hacer algo, si no hace na, voy a votar por un demócrata en las próximas elecciones, aunque a Pancho le de una sirimba.

-Así se habla, seras trumpista, pero no estas ciega, ni eres comemierda, por eso somos amigas. Acaba de vestirte vieja, que si los políticos y el presidente siguen sin hacer nada y llenándose los bolsillos, nosotras si vamos a hacer. Por lo menos en la escuela de nuestros nietos habrá seguridad. Llamé a Gladys, a Micaela y Ruth, todas van a estar todo el tiempo en la escuela. Tendrá que enfrentarse a un muro de abuelas el que intente tocarle un pelo a nuestros nietos. En las escuelas se cocina el futuro y hay que protegerlas.

-Asi mismito, como dicen estos muchachos dispuestos a todo para evitar la proxima masacre, #neveragain. No mas muertes, ni mas dolor, que el corazón no aguanta tanta pena y llanto y cada joven que muere es una herida que no se cierra.

Mientras Teté y Reglita conversaban, tocan a la puerta con fuerza. Reglita, asustada corre a abrir. Una mujer muy alta, con un vestido largo en pliegues aparece en la puerta.

-Soy yo LIBERTAD y estoy con ustedes, no están solas, yo tambien digo, ¡#neveragain!

Fotografías tomadas de Google.

Nunca más Yoyito Restaurante.

Durante mucho tiempo apoyé a Yoyito Restaurante. Muchos amigos visitaron y aún visitan el lugar por mis comentarios y escritos. Hace algún tiempo deje de visitarlo; ya no era igual, ni siquiera parecido. Dejó de ser el lugar familiar y entrañable donde amigos se reunían a degustar almuerzos y disfrutar de la atencion 5 estrellas de Eduardo Rodriguez, más conocido por “Yoyito”; sin su presencia, aliento, empuje y encanto, el lugar dejó ser el mismo. Se precipitó al abismo del mal servicio y maltrato, la calidad en el servicio bajó de 5 estrellas a números negativos.

Muchos amigos que han ido al lugar al influjo de mis comentarios y propaganda, me comentaban del mal servicio y la mala calidad de la comida, sólo les decía; yo ya no voy a Yoyito Restaurante.

Recuerdo cuando el lamentable incidente que cobró vidas humanas y que amenazaba hundir para siempre a Yoyito Restaurante; sólo el sentido agudo de Eduardo Rodriguez, sus palabras y actuar, su empuje en la reapertura del local, pudieron salvarlo de un cierre anunciado. Algo que muchos olvidan y es bueno recordar a desmemoriados y malagradecidos.

Hoy, finalmente y de forma oficial. Eduardo Rodriguez, nuestro “Yoyito”, anunció que a partir de hoy ya no tenia vínculo alguno con Yoyito Restaurante . Creanme que respiré aliviado, ya podia decirle a amigos y seguidores; nunca más Yoyito Restaurante.

Eduardo, que felizmente trabaja conmigo, podrá buscar nuevos aires, su nombre no continuará unido a un lugar donde se maltrata al cliente y estos se quejan de la mala calidad de la comida. Sé que mi amigo encontrará un lugar digno de su capacidad, talento y fuerzas. Volveremos a reunirnos amigos, haremos nuestro otro sitio a su fuerza y empuje, no lo duden.

Por lo pronto,¡NUNCA MÁS YOYITO RESTAURANTE!

Lourdes, entre amigos y canciones.

El sábado pasado asistí al concierto de Lourdes Libertad en Real Café . Un amigo periodista, había leído mi último comentario sobre su presentación en El Divino, y me pidió le avisara para conocerla y disfrutarla. Al llegar al lugar le dimos 5 estrellas, pequeño, acogedor, bien ambientado; sitio perfecto para hacer a públicos y cantantes complices en noches de entregas y arte.

Lourdes, apareció entre el público, sencilla y segura, dispuesta a entregarse plena y feliz; a ser dueña de la noche.

Nos regala éxitos conocidos que se reestrenan en su voz e intento. Saluda a amigos, ofrece sus canciones como quien brinda una tacita de café a sus visitas; segura de la aceptacion y del disfrute.

Emigrar es sin dudas duro, por eso siempre aplaudo a quien se afinca en nuevas tierras, sin perder esencias ni raices, a quienes hacen de la cubania escudo y defensa, estandarte y alarde. Lourdes Libertad es un ejemplo y entre canciones, anécdotas y chistes, regala arte, talento y cubania.

No le había escuchado la cancion de Lourdes Torres, “Para ser alguien” y la letra se me antoja declaración de principios, “Nada me asusta, nada me espanta… batalladora rebelde a veces, según criterio de quien no entiende es mi derecho ser como quiero. Qué cada cual escoja el camino…”. Como reafirmación que este es el suyo, entre canciones y amigos.

Regala su version de New York, New York y gana aplausos y bravos. Alguien le grita y Mexico y canta a capella una ranchera de su madre, en alarde de afinación y voz.

Señora de la escena, lo lleva en su mapa genético, nos regala, “Como cualquiera”, su agudo en “Me he mantenido fiel a mi misma, de nada tengo que arrepentirme” estremece la noche de Miami.

El concierto llega al final y a pedido de amigos, cierra con “Que hablen” de las hermanas Diego. Sin dudas su versión da un nuevo aire a la canción que se me antoja la burla del cisne a todos esos que hablan pendientes de vidas ajenas.

Nos despedimos, no sin antes decirle al oído, nos vemos en Alfaros’s el 11 de de febrero. ¿Se embullan?

¡Yo no nací en un país de mierda!

Algunos, por suerte pocos, en su afán de sobrepasarse en su apoyo a Trump, gritan que nacieron o vienen de un país de mierda, se olvidan que a ellos tampoco los quieren aquí . Yo, al igual que muchos, no nací en un país de mierda; vengo de la tierra mas hermosa que ojos humanos han visto.

Estoy orgulloso hasta la última de mis células, hasta la última partícula subatómica que forma mi cuerpo, de ser cubano. Amo a mi Isla entrañablemente; todo cuanto soy se lo debo a ella. Soy cubano 100%, siento a Cuba en mi alma y en mi piel.

¿Cómo carajo alquien es capaz de querer incluirnos en la supuesta lista de “paises de mierda”? ¿Quienes hicieron a Miami? ¿Quienes se inventaron una patria a 90 millas y con una fuerza y un tesón de tres pares se levantaron de la nada e hicieron historia? ¿Quienes hicieron brillar la perla del Caribe? La patria la conforman sus hijos y a ella nos debemos.

Nadie, absolutamente nadie tiene el derecho de llamar a un país, “país de mierda”. Los países podrán tener gobiernos y presidentes de mierda, hay ejemplos que hablan por sí solos, pero nadie debe caer tan bajo de llamar a un país, país de mierda y menos al suyo, al que lo hizo hombre y lo preparó y formó para ser lo que es hoy, el país de sus padres, donde estan guardadas sus primeras alegrías y tristezas, donde habitan recuerdos y vidas; nunca ningún pais podrá ser un país de mierda. La esperanza y el futuro no huelen a mierda, aunque algunos se empeñen en ser personajes de la película cubana, “Alicia en el pueblo de maravillas “.

Siempre recuerdo las palabras del Arzobispo primado de Santiago de Cuba, Pedro Meurice Estiu, en aquella historica misa durante la visita de Juan Pablo II,”Le presento además, a un número creciente de cubanos que han confundido la Patria con un partido, la nación con el proceso histórico que hemos vivido en las últimas década y la cultura con una ideología“. Antes de llamar país de mierda a la patria, debemos repasar historias y conciencias y evitar en un alarde de apoyo a Trump, decir torpezas o sandeces.

Por suerte la Patria, madre al fin, es capaz de perdonarlo todo, hasta que la quieran salpicar de mierda en un salpafuera o desmadre de proTrumpistas a ultranza. La madre mayor viste su mejor bata cubana, roja, blanca y azul, mira sus hermosos paisajes, el azul de su cielo, las olas que rompen contra ella, mira al cielo y susurra; perdónalos señor, no saben lo que dicen.

Usted puede ser de ultraderecha y hasta fascistoide si quiere, pero compadre, no se autoembarre de caca llamando a Cuba, país de mierda. Los presidentes pasan y se olvidan, la patria es para siempre. ¡Viva Cuba, carajo!

¡Yo no nací en un país de mierda!

Algunos, por suerte pocos, en su afán de sobrepasarse en su apoyo a Trump, gritan que nacieron o vienen de un país de mierda, se olvidan que a ellos tampoco los quieren aquí . Yo, al igual que muchos, no nací en un país de mierda; vengo de la tierra mas hermosa que ojos humanos han visto.

Estoy orgulloso hasta la última de mis células, hasta la última partícula subatómica que forma mi cuerpo, de ser cubano. Amo a mi Isla entrañablemente; todo cuanto soy se lo debo a ella. Soy cubano 100%, siento a Cuba en mi alma y en mi piel.

¿Cómo carajo alquien es capaz de querer incluirnos en la supuesta lista de “paises de mierda”? ¿Quienes hicieron a Miami? ¿Quienes se inventaron una patria a 90 millas y con una fuerza y un tesón de tres pares se levantaron de la nada e hicieron historia? ¿Quienes hicieron brillar la perla del Caribe? La patria la conforman sus hijos y a ella nos debemos.

Nadie, absolutamente nadie tiene el derecho de llamar a un país, “país de mierda”. Los países podrán tener gobiernos y presidentes de mierda, hay ejemplos que hablan por sí solos, pero nadie debe caer tan bajo de llamar a un país, país de mierda y menos al suyo, al que lo hizo hombre y lo preparó y formó para ser lo que es hoy, el país de sus padres, donde estan guardadas sus primeras alegrías y tristezas, donde habitan recuerdos y vidas; nunca ningún pais podrá ser un país de mierda. La esperanza y el futuro no huelen a mierda, aunque algunos se empeñen en ser personajes de la película cubana, “Alicia en el pueblo de maravillas “.

Siempre recuerdo las palabras del Arzobispo primado de Santiago de Cuba, Pedro Meurice Estiu, en aquella historica misa durante la visita de Juan Pablo II,”Le presento además, a un número creciente de cubanos que han confundido la Patria con un partido, la nación con el proceso histórico que hemos vivido en las últimas década y la cultura con una ideología“. Antes de llamar país de mierda a la patria, debemos repasar historias y conciencias y evitar en un alarde de apoyo a Trump, decir torpezas o sandeces.

Por suerte la Patria, madre al fin, es capaz de perdonarlo todo, hasta que la quieran salpicar de mierda en un salpafuera o desmadre de proTrumpistas a ultranza. La madre mayor viste su mejor bata cubana, roja, blanca y azul, mira sus hermosos paisajes, el azul de su cielo, las olas que rompen contra ella, mira al cielo y susurra; perdónalos señor, no saben lo que dicen.

Usted puede ser de ultraderecha y hasta fascistoide si quiere, pero compadre, no se autoembarre de caca llamando a Cuba, país de mierda. Los presidentes pasan y se olvidan, la patria es para siempre. ¡Viva Cuba, carajo!