Alguien me saluda del otro lado del espejo.

Me miró al espejo y un tipo que conozco, me sonríe, me hace un guiño, sabe que sin mis errores sería otro, otros fueran sus sueños, sus intentos, sus logros y sus metas, su vida toda. Si otros hubieran sido mis afectos, no sería yo, no tendría este carácter fuerte, ni mi mano extendida, dispuesta en cada ayuda, no fuera testarudo, sentimental, soñador y objetivo.

Soy, sin intentarlo, suma de mis fracasos y mis logros, ellos me han conformado, definido. Saben, uno es la suma de acciones y de afectos, si uno cambia, sin saberlo, se es otro.

Pudiera ser otro, tal vez un circunspecto hombre de ciencias, flaquito, barrigón, sufriendo escaseces, prohibiciones. En el ochenta cambié el curso de mi vida, sobreviví a repudios y ostracismos, remodelé mis sueños, mi vida entera y me hice otro y a pesar de cargar con mi fracaso, fui feliz y me inventé otra vida.

Si otra hubiera sido mi madre, si otra mujer hubiera moldeado mi carácter, creanme; no sería el mismo. Tal vez hubiera perdido mi sonrisa, hasta las ganas, con los golpes y vaivenes de la vida. Ella ha sido, será por siempre, el puerto seguro de mi vida, la luz que ilumina mi ruta, mis intentos. Sus brazos gigantes me guardan de tormentas, clataquismos; me aseguran la sonrisa y el futuro.

Si hubiera nacido en otras tierras, bajo otro cielo, aunque fuera Madrid que tanto amo, no seria este habanero que hoy me alienta, sería otro; uno está amasado con parte de la tierra en que nació.

Si en el 2000 mis amigos no hubieran sido mis alas y no hubiera volado alto a conquistar sueños pospuestos, no quiero imaginar quien fuera hoy amargado, reprimido y triste, buscando patria y libertad en cada esquina de la vida.

Uno puede ser cien tipos diferentes, tomar caminos diferentes, atajos, guardarrayas y al final de cada uno, ser un tipo diferente. Si hago el balance de mi vida, me alegro de quien soy y lo que he hecho. Lo que quedó por el camino, lo que no hice, lo compensan otros sueños realizados.

Estoy feliz de ser el tipo que me mira en el espejo, no soy perfecto, pero soy yo, moldeado, mejorado, siempre en cambio; feliz de mi vida, de mi origen, mis intentos, mis acciones; ¡mi vida toda!

Fotografía de Brian Canelles, premiada con el Grand prix en el concurso internacional de fotografía de Danza Alicia Alonso.

Un día difícil y feliz.

Tenía temor por este día, sería, sin dudas, un día muy difícil para mí. Por vez primera no estaría en mi Habana, junto a ella, regalándonos besos y te quieros, adornando la ciudad con nuestro amor.

Ayer una amiga reciente, en el trabajo, me contaba de su felicidad, hoy viajará a Camaguey, a abrazar a su madre, a ser feliz. Compartí su felicidad, pertenezco a ese grupo que comparte y hace suyas alegrías y sonrisas de amigos. Casi al final de la conversación, me preguntó por mi mamá, ella no sabía de lágrimas y ausencias, de mis penas y dolor, entre lágrimas le dije; es mi primer Día de las madres sin ella. Sé que lamentó haberme preguntado, me despedí con un beso y le dije, disfruta mañana por ti y por mi, acumula besos y te quieros.

Hoy amanecí tratando de obviar el día, me prometí no revisar Facebook, ir al gym, aturdirme y tratar de pasar el día lo mejor posible. Mientras estaba en mi rutina recibí un mensaje de mi editora: revisa tu email, te envié el pdf de tu libro, revísalo, milagro del amor que me cambió el día.

Ahora reviso el proyecto de mi libro, de su libro que siempre quiso apretar fuerte contra su pecho. Creo que no hay mejor homenaje a su memoria y presencia. Juntos revisamos y sugerimos cambios, juntos pasamos este día, entre proyectos y sueños.

Desde La Habana, ¡Ivette!

IMG_0046
Un breve mensaje a Ivette Cepeda por las redes sociales, su gentileza en responderme, aseguraban mi asistencia a uno de sus conciertos en La Habana. Llegar a mi ciudad, estallar en besos y abrazos junto a mi madre, terminar el día en un concierto íntimo, habanero y cubanísimo, era la mejor bienvenida que La Habana podía darme, su as de triunfo que sacaba de la manga con un guiño.

Supe de Ivette, viviendo en Miami, no recuerdo exactamente como, ni en que instante descubrí su voz, me deje atrapar por ella. Desde ese momento comencé a seguir su carrera en ascenso, a perseguir sus discos y videos, a disfrutarla en cada canción, en cada nota. Tuve la oportunidad de asistir a su primer concierto en Miami. Al escucharla en vivo, la llamé, la voz de La Habana. Deleitándome con su voz y sus interpretaciones, era como si mi ciudad, en extraña y mágica conjunción, hubiera decidido hacerse escuchar por ella, hacer suyas sus cuerdas vocales, convertir en notas, acordes y agudos, cada barrio habanero cada una de nuestras calles y esquinas.

En su primer concierto en Miami, a muchos nos pareció estar en La Habana; su voz hacia el milagro de borrar exilios y lejanías. El grupo de amigos que coincidimos en el teatro, nos dejamos llevar por su voz y hasta alguna que otra ola nos salpico, bautizándonos de cubanìa y buen arte.

Asistir a un concierto de Ivette en La Habana, tenia para mi una magia especial, un encanto único. Por vez primera, después de 13 años, escucharía a una cantante cubana, en vivo, en mi ciudad. En la memoria y en el corazón lleve conciertos de Elena, de muchas más que disfrute muchas veces en esos amados y nuestros teatros del recuerdo. El lugar era perfecto para este reencuentro con Ivette y mi ciudad; el bar del Hotel Telégrafo, construido a partir de las ruinas originales, invitaba a desatar emociones y nostalgias, sueños y suspiros.

Un montón de veces, en Miami, escuchando a nuestras cantantes, me ha parecido estar en La Habana y salgo de teatros y centros nocturnos, desorientado, buscando calles de mi Habana, perdido en el recuerdo, borracho de noches habaneras y paseos por el Malecón. Escuchar a Ivette, el primer día de mi llegada a La Habana, me recordaba a Miami, su primer concierto. Me parecía ver a Memé Solís, de pie aplaudiéndola, dándose con el puño en la frente, como quien se dice en buen cubano; ¿Qué coño es esto? A mis amigos de pie, aplaudiéndola. El bar del Hotel telégrafo se me antojó un teatro y por un minuto temí que mi viaje a La Habana, no fuera real y al salir terminara la magia y todo fuera solo un sueño. Por suerte aún tenía por delante una semana en mi ciudad. Mi Habana, me daba la bienvenida en la voz de Ivette augurándome un viaje especial; 7 días de encantamientos y conjuros, de felicidades multiplicadas y recuerdos para atesorar.

La selección del repertorio de Ivette, es inteligente y de buen gusto. Incluye números antológicos de nuestra canción, de esos imprescindibles que todo cantante cubano que quiera trascender, debe incluir y recrear. Dedica un espacio a Sabina, declara su admiración por él y su deseo de conocerlo en su próxima visita a La Habana. Estoy seguro que alguien lo invitara a uno de sus conciertos. Joaquín Sabina, se sentara a escucharla y después de la primera canción estará de pie, aplaudiéndola. Al final de su concierto, le dará las gracias por hacer suyas sus canciones, se abrazaran y algún día le enviara una canción para que la estrene, lo se, lo presiento; la admiración será mutua.

Aunque se que ya lo había leído, le entrego a Ivette mi escrito sobre su primer concierto en Miami, constancia que ese instante y tampoco este son un sueño, una trampa de nostalgias y recuerdos. Me agradece con un beso mi gesto, le digo al oído, te extrañamos, regreso en septiembre, me susurra ¡Te esperamos!

Sabe que los cubanos del lado de acá, la amamos y esperamos, con un amor a primera escucha y la certeza que en septiembre, su voz y su arte adornaran otra vez esta ciudad, con un color que pintara vidas y almas a su influjo y magia.
IMG_0055