Planeta Tierra, informe final.

Planeta Tierra, fotografia tomada de Google.
Regresó de su largo viaje de inspección y exploración, se sentó a escribir su informe. Debía rendir cuenta de lo observado. Su visita al planeta seleccionado por el alto consejo de las ciencias había sido cuidadosamente planeada hasta el último detalle. Se sentía cansado y confundido, debía cumplir con la parte final de su misión. Tendría que dejar a un lado sus emociones, ser imparcial. Su informe decidiría la integración o no de ese planeta a La Gran Unión Planetaria, no podía equivocarse, no tenía ese derecho.

Creo que en el planeta seleccionado, hay un nivel de vida inteligente que podría ser compatible con la Unión Planetaria. Quiero exponer algunos puntos que deben influir en esta decisión.

No tengo dudas, son personas trabajadoras y creativas, sin embargo contradictoriamente, le dan un valor extraordinario a unos papeles verdes que pueden cambiar por diferentes productos. Las personas que acumulan más de esos papeles verdes, son las más respetadas y admiradas, no se tienen en cuenta sus virtudes. La cantidad de papeles verdes que guardan en los lugares llamados bancos, deciden el lugar de las personas en la sociedad. Lo que necesitan para vivir, alimentos, ropas y otros objetos, se cambia por esos papeles verdes. Es esto nos diferenciamos, en la Unión Planetaria, cada persona va y toma lo que necesita, sea comida, ropa, algo para el hogar; no acumulamos lo que no nos es necesario, terminaría estorbándonos.

Estas personas, trabajan no por el interés de crear y desarrollarse, su meta es obtener esos papeles verdes, garantizarse un lugar más importante en la sociedad, acumular productos y objetos a cambio de ellos. Objetos y productos que muchas veces no necesitan, ni usan.

Este planeta, esta dividido. Hablan diferentes idiomas, esas divisiones que ellos llaman países, tienen diferentes gobiernos e ideologías. A veces pelean entre si, se destruyen unos a los otros. Es algo que no entiendo muy bien. En ocasiones dicen que son hermanos y otras se lanzan bombas, se aniquilan. Es triste.

Dentro de los países, también hay divisiones. Grupos que luchan por el poder, discuten entre si. A veces, esas discusiones, les importan más que el desarrollo del país que dicen representar, son testarudos y contradictorios, imprevisibles.

Construyen, trabajan duro y después destruyen. Mi opinión personal basada en el tiempo que conviví con ellos es que el origen de todos sus males esta en esos papeles verdes a los que les dan una importancia desmedida.

Su inteligencia y creatividad están fundamentadas en sus obras de todo tipo, al respecto no tengo dudas. Su capacidad de amar es grande, así como la de odiar, dos sentimientos que terminan haciendo daño a quien los alberga; no se puede amar y odiar a la vez sin autodestruirse.

A pesar de sus adelantos tecnológicos y sus logros artísticos, son un planeta primitivo en efervescencia y crecimiento.

En caso de aprobarse su integración a La Unión Planetaria, deberían destruirse todos los papeles verdes, enseñarles un solo idioma, borrar fronteras, hacer crecer en ellos el amor y matarles el odio. Solo así podrían convivir en la Gran Unión.

Pido a La Unión Planetaria que en caso de no ser aprobada la integración del planeta Tierra, me envíen en misión permanente a vivir con ellos. No podría vivir sin ayudarlos, sin compartir su suerte.

Fotografia tomada de Google.

Advertisements

¡Al sur, me esperan!

Paseando por La Habana.

Allá al sur, inquietas y felices, me esperan dos mujeres, dos amores, intercambian miradas, cómplices y pícaras. Compartirme las une, me las funde, se hacen una en amores y recuerdos. Mi amor se multiplica y se engrandece, se hace eterno entre sus brazos y memorias.

Desde el norte, sueño en estar con ellas, alisto maletas y recuerdos, calmo nervios e inquietudes. Vivir lejos de ellas ha sido duro, lo sabemos, pero ha valido la pena, lo agradecen mis sueños y mis letras, mis amigos y mi musa, hasta ellas mismas. Amar en la distancia desgarra el alma y nos curte en el viento del dolor, termina haciéndonos crecer, nos mejoramos.

No se cual de las dos fue la primera en saber de mi llegada y salio corriendo gritando a toda voz; ¡Ya viene pronto! El eco de su grito estremeció ruinas y arrugas, recuerdos e ilusiones. Ambas se maquillan la tristeza, se dibujan sonrisas y alegrías, saben que amo la belleza. Se perfuman de futuro, están de fiesta.

Desde aquí, adivino sus suspiros, sus juegos, su intercambio de colores y de luces. Una me llegara en un instante, será la primera en recibirme, me tomara de la mano y de los sueños, cuidara de mi, por todo el tiempo. Sin celos, me llevara hasta la otra y contemplara orgullosa nuestro abrazo, nuestros besos. Sabe que mi amor es suficiente para tenerlas a ambas en el centro del pecho y la memoria.

Cada mañana, cuentan los días que faltan para vernos. Una sentada en el portal, mientras se mece en su viejo sillón y en sus recuerdos, revive momentos compartidos. Sonríe desde lo hondo de su alma, feliz y plena. Ensaya abrazos, besos y sonrisas. La otra, dueña del sitio exacto donde comienzan mi historia y mis amores, alista plazas, balcones, calles y personajes que me esperan. Sabe que iré a su encuentro, una y otra vez, me regala historias y reencuentros. Se saben el aliento de mi historia y comparten felices lugares y memorias.

Mi Habana, mi madre, ambas se me confunden en la distancia. Caminare por mi ciudad, con mi madre del brazo, andaremos esas calles repletas de historias y esperanzas, nos sentaremos en sus bancos. Nos burlaremos de epidemias y muertes anunciadas, seguro que estar juntos; derrota la muerte y pesadillas. Inventaremos sueños, hablaremos de próximos encuentros. Mi ciudad soplara en mis oídos nuevos temas. Me guiara del brazo de mi madre por esos sitios que anduve hace ya mucho. Me asombrare en cada esquina, estrenaremos carcajadas, vidas, ilusiones. Abrazaremos fantasmas y recuerdos.

En algunos momentos, escribiré apuntes, retendré con palabras cada instante. Cada viaje a La Habana, a los brazos de mi madre, es una fiesta, un paréntesis que abre y cierra la alegría. Saberse amadas, las protege de todo, las sostiene. El amor es una columna, un brazo fuerte, un aliento de vida en la distancia.

Norte o sur, ayer, mañana, aquí o allá, cuando de amar se trata, no pone limites, ni frenos. Seguiremos ellas y yo, sosteniéndonos, amándonos, no importa donde estemos, ni el momento.

Un hombre auténtico.

Vino al mundo, una mañana de abril, burlándose de la astrología, no nació bajo el signo de Aries. Una extraña conjución de astros, lo marcó para siempre; nació bajo el signo de la autenticidad.

Ser un niño auténtico, es fácil, todos lo son. Desconocen reglas, máscaras, dicen lo que piensan, reconocen a los buenos, de una sola mirada. Los niños, sueltan la verdad, burlándose de modales y comportamientos. Lo difícil, es crecer y seguir siendo auténtico, negarse a aceptar reglas, a usar máscaras, a inventarse personajes.

El hombre auténtico, nació en una islita del Caribe, entre olas y palmeras. Recibió una esmerada educación por parte de sus padres, era culto, elegante, muy bien parecido. Conocía todas las reglas, aunque no las cumplía ciegamente, disfrutaba romperlas, ser espontáneo. Era capaz de sentarse a comer con la Reina Isabel y disfrutar después un buen café cubano, con Juana Bacallao. Aplaudía a rabiar los 32 fouettés del Lago de los cisnes y despues se iba a bailar casino, hasta caer rendido del cansancio.

Cuando tenía ganas de reír, reía a carcajadas, si sentía ganas de llorar, lloraba, gritaba! Cuando sentía la necesidad de cantarle las cuarenta a cualquiera, lo hacia. Siempre era él, transparente, sin mascaras, auténtico! Nunca uso una mascara, para decir un te quiero, o un te odio. Nunca se invento personajes; le bastaba con ser él, seguro y confiado en si mismo. Sin escoger preguntas, ni respuestas, él!

Ser auténtico en tiempos difíciles, hace ganar muchas veces enemigos. Realmente, para un hombre auténtico, todos los tiempos son difíciles. La gente, se inventa personajes, gusta de usar máscaras, aprenden a fingir en vez de aprender a amar.

Nuestro hombre auténtico, a pesar de ser popular, tenía cada vez, más enemigos. Muchos se estremecían al verlo. Cuando él, los miraba a los ojos, se sentían desnudos. Su mirada, traspasaba los ojos de las personas, llegaba al alma, al sitio exacto, donde no pueden usarse mascaras ni inventarse personajes. Se sentían incómodos frente a este hombre que les arrancaba la mascara, con solo una mirada.

Cuando el hombre auténtico, hablaba, los falsos personajes que la gente se inventaba, huían espantados. Su voz, provocaba estampidas de falsedades y máscaras.

Una tarde, el hombre auténtico, asistió a una asamblea. Había sido muy bien preparada, una visita muy importante, obligaba a usar mascaras, desempolvar personajes inventados, el hombre autentico, pidió la palabra. El presidente de la asamblea, hizo un gesto negativo al que llevaba el micrófono a los que pedían la palabra. El hombre autentico, pidió la palabra, una y otra vez. Haciendo gala de su autenticidad, se puso de pie y comenzó a hablar, no necesitaba micrófonos, ni permisos. Un ruido estrepitoso se escuchó, mientras el hombre autentico hablaba; máscaras caían al suelo, se hacían añicos, junto con las máscaras, reglas impuestas se rompían. Al influjo de sus palabras, personajes inventados, huyeron espantados. El presidente de la asamblea, se sintió desnudo, intento, inútilmente, cubrir su desnudez con el discurso que traía preparado para la clausura de la asamblea. Convocados por la autenticidad de; al pan, pan y al vino, vino! Todos empezaron a llamar a las cosas por sus nombres. Hombres y mujeres, se ponían de pie, se reconocían a si mismos, se abrazaban en un orgasmo de autenticidad y transparencia.

No era la primera vez que una asamblea, marcaba, para siempre, la vida de un hombre. Nuestro hombre auténtico, tuvo que emigrar, se estableció en un país cercano a su islita. Triunfó, acumuló riquezas y fama, a pesar de enemigos e hipócritas. Nuestro hombre, supo desafiar falsedades, romper esquemas, no se cansaba de abrir y ofrecer su corazón en respuestas a preguntas, en homenaje a la vida, a la autenticidad.

Pasaron los años, muchos, el hombre de nuestra historia, permanecía soltero. Ser auténtico, puede ser una dificultad para encontrar pareja, no cualquiera se atreve a compartir su vida con alguien que disfruta el misterio de la vida, sin reglas, ni ataduras. Un día, compartiendo en casa de unos amigos, escucho a una mujer decir; he hecho, siempre lo que he querido, he vivido la vida intensamente, a mi manera! Se volvió, se miraron, ambos se vieron el alma y los recuerdos. Desde ese día, decidieron compartir la vida, no les importaba pasar los 80s, se amaron intensamente, auténticos y felices, hasta el fin de los días.