Jóvenes con verguenza, insultos absurdos, hipocresía.

Hace días me acosan ideas y frases sobre los jóvenes del movimiento #neveragain. Despues del éxito y la capacidad de movilización en #marchforourlives, no faltaron detractores, entre ellos muchos mal intencionados, algunos desinformados, otros sólo por escasez neuronal.

Cuando Enma Gonzalez, una de las lideres de este movimiento, luce con orgullo en su brazo la bandera cubana, a mi el orgullo de ser cubano se me dispara y le agradezco el gesto de no olvidar raices y homenajear nuestra bandera. Otros, entre los que, ¡que vergüenza!, no faltan cubanos, le gritan ¡Comunista! Como si de pronto la bandera cubana perteneciera a un partido o gobierno. La bandera cubana pertenece al pueblo, es un símbolo que nadie puede robarnos. Muchos la lucen con orgullo en el pecho, en el carro, en sus casas, si le hicieramos casos a esos que le acusan, Miami sería mayoritariamente comunista desde el día que el primer inmigrante cubano llego a estas tierras, cargado de sueños y esperanzas. Torpe intento que no alcanza a manchar nuestra bandera; se sacude orgullosa el fango que pretenden lanzarle, ondea al viento y grita, ¡Bravo Enma, yo tambien estoy contigo!

También la emprenden con su chaqueta verdeolivo y no falta quien sonría y suba a las redes sociales fotos de Melania en atuendos verde olivos. Lesbiana, le gritan algunos, como si su orientacion sexual restara fuerzas a su acción. Recordé tanto la frase que cuando alguien, ausente de argumento y razones termina diciendo, tenias que ser maricón.

Enma no tiene la exclusividad en ser atacada, el joven David Hogg también lo es y no falta quién terminé disculpándose, el dinero manda señores.

Si usted está a favor de que continúen la venta de armas de asalto y las masacres en escuelas y lugares públicos, si usted apuesta por la muerte y no por la vida, si usted vende principios y dignidades por dinero o apoyo a figuras políticas, digalo claramente compadre y deje a estos jóvenes que se visten de esperanzas en paz. Ataque sus ideas y desnudese de falsedades e hipocresías. Una idea o movimiento no es menos fuerte porque sus lideres luzcan en sus brazos banderas cubanas, usen chaquetas verdeolivos, sean bisexuales o los rechaze alguna universidad.

Hoy quería escribir de cumpleños, de alegrías, amigos y conciertos, perderme entre los recuerdos de una semana de celebraciones y agradecer a amigos, regalos y palabras, no pude. Tenía que sacarme del pecho mi opinion sobre estos jóvenes que desde ya cambian el panorama político del pais. Estos jóvenes que, no lo duden, hacen y harán historia y de la buena. Yo apuesto porque no se detengan, porque no se desvirtue la esencia de este movimiento.

Saber que en cualquier escuela y lugar habitan jóvenes como ellos, devuelve esperanzas y fe, confianza en el futuro. Ellos vienen a ofrecer su corazón y el futuro lo acepta y lo magnifica; ¡No desmayen!

Fotografía tomada de Google.