La Habana, una ciudad erótica.

IMG_0075

A la memoria y presencia de Jorge Borges que una noche me sugirió este título.

Una noche, a la salida de “Hoy como ayer”, uno de los más populares y prestigiosos sitios nocturnos de Miami, conversaba con un amigo. Ambos amantes confesos e incorregibles de la Habana, terminamos, como es de suponer, conversando sobre nuestra ciudad. Recuerdo que en un momento de la conversación me dijo; La Habana es una ciudad erótica. Lo mire y le dije; que buen título para un escrito. Le debía a Nuestra Habana y a mi amigo este escrito, sé que en esta ocasión no lo leerá desde su celular, también sé que de un modo u otro llegara a él y aunque no lo comente dirá; ya era hora, hace más de un año que me lo prometió.

La Habana es una ciudad ardiente, no solo por el sol que le calienta “hasta los principios”, es ardiente por su gente, su modo de ser, su andar, gestos y esencia. Los que estamos lejos de nuestra ciudad extrañamos su erotismo, su intercambio de miradas, su intención y provocación.

En esto del erotismo de la Habana, quiero aclarar que no me refiero a la venta de sexo, eso es otro asunto y lo he tratado, de un modo u otro, en diferentes escritos. El erotismo de La Habana está en el gesto, la mirada, la intención de los que la andan y habitan. Ese como estar siempre dispuesto y con ganas y demostrarlo sin prejuicios ni tabúes. Recuerdo la hija de un amigo que llego a New York y le decía a su padre; ¡Aquí no hay gente sexy! Y que me perdonen los neoyorquinos, no vayan a darme un acto de repudio cibernético. También recuerdo a gente deslumbrada con las bailarinas de Tropicana y sus comentarios por su sensualidad innata, más allá del baile y la coreografía.

La Habana es coqueta por excelencia, provocativa, erótica. Súbase a una guagua llena en la hora pico y compruebe que más allá de cansancios, frustraciones y limitaciones, siempre hay alguien dispuesto al erotismo y su encanto. Un roce, una mirada, dos manos que coinciden al aguantarse y se olvida el empuja-empuja, el calor y las escaseces, así somos y seremos siempre.

Visite lugares donde la “molotera” haga de las suyas y lo comprobara, no podrá escapar al erotismo de la ciudad. En una discoteca, a la salida de un cine, mientras avanzamos entre la gente el erotismo hace de las suyas levantando los ánimos y algo más.

El erotismo de nuestra ciudad no es la búsqueda de consumar el acto sexual, no me refiero a “ligar” o buscar a quien llevarse a la cama. El erotismo habanero está en la intención, el goce de provocar y ser provocado, de soltar piropos y recibirlos. Ese disfrute de saber que se gusta, que se provocan ganas, sin siquiera intentarlo de casi ir diciendo por la calle; “si me pides el pescao te lo doy”.

Tal vez la Habana vive un romance oculto con Eros y todos somos frutos de ese amor. Tal vez a Cachita se le fue la mano con la miel de abeja y la canela. Ignoro la causa exacta, si son las olas del Mar Caribe, la Giraldilla apuntando al deseo o el resultado de mezclas de razas y culturas, pero ahí está el resultado; un erotismo que estalla en cada barrio, en cada cuadra. Erotismo, intención, esencia y aliento, que a más de uno obliga a decir, ¡Si cocinas como caminas, me como hasta la raspa! ¡Y que nos quiten lo bailao!

¡Caridad!

Virgen de la Caridad

Patrona de Cuba, madre amantísima de los cubanos. La Caridad del cobre, reina en Cuba y en nuestros corazones. Su día, es un poco o un mucho, un cumpleaños colectivo que celebramos con amor y devoción, no solo allá en nuestra islita. En este regarnos por el mundo, donde hay un cubano, en este, su dìa, hay fiestas y emociones, velas encendidas y esperanzas renovadas.

 Nunca he ido al Cobre, le debo esa visita a la virgen de la Caridad. Pienso hacerlo del brazo de mi madre. Ambas se miraran de frente, una dirá; gracias por cuidármelo, otra responderá; él también es mi hijo, no puedo abandonarlo. Mami, no sabrá que siempre que pido a la Caridad del Cobre, pienso en ella, la imagen de la virgen y de mi madre se me funden y confunden. No sé si es el exilio o los años, pero últimamente, se me mezclan ciudades, banderas y un montón de cosas mas. Mi madre y la virgen, no podían escapar a este sobreponerse símbolos y amores. 

Busque en Internet, el por qué la patrona de Cuba. Pienso que los veteranos mambises, pidiendo al papa Benedicto XV, su proclamación, fue como un mirar al futuro, una premonición de tareas por venir. Me resulta llamativo el hecho de tres hombres en un bote, entre olas, en el mar, junto a ella. ¿Presentirían acaso que tendría que cuidar de muchos cubanos cruzando el mar en botes improvisados? Pienso que sabían que su labor, no terminaría en tierra firme, que tendría que ir con nosotros a recorrer el mundo, a cuidarnos. Así lo ha hecho, no cede en su labor de velar por nosotros, el mar no la detiene, para ella no existen fronteras.

 La Caridad del Cobre, como Cuba, se multiplica. Sigue reinando desde montañas, pero tiene también su Ermita en Miami, uno de los primeros lugares que visitamos muchos al llegar a esta ciudad. Recorre el mundo en maletas, se afinca en Madrid, Paris, Lima. Tiene su rinconcito en cada negocio cubano, en cada hogar. Es parte de la familia.

 Ser patrona de Cuba, virgen, haber sido coronada por Juan Pablo II, no la distancia del pueblo. La hicimos nuestra. En momentos de apuro, nos volvemos a su imagen o miramos al cielo y decimos; ¡Ay cachita, ayúdame! No es exceso de confianza, así somos, si queremos a alguien lo tuteamos, la pasamos la mano por el hombro y andamos juntos. Ella nos conoce, nos da licencia para tutearla y contarle travesuras, ríe con nosotros. A pesar de preocupaciones y tristezas acumuladas, no ha perdido la sonrisa, no la perderá nunca.

Nos sostiene a todos en brazos, dispuesta a defendernos con uñas y dientes. Se sabe nuestra madre, nos protege y enseña a amar. Camina sobre el mar, recorre ciudades, continentes, no descuida a nadie. No nos pide actos de arrepentimiento. No necesita títulos, ni protocolos largos para escucharnos, basta un, ¡Madre, ayúdame! y acude puntual a enjugar llantos, a deshacer tristezas. Mi madre, ella, todas las madres cubanas, se saben necesarias, imprescindibles, basta un grito, una queja y sus manos acuden a curar heridas, a salvarnos del abismo. 

Se mezclo con su pueblo, que le ofrenda miel y girasoles, que se arrodilla ante ella y la llama, Cachita, Oshun, Caridad, ¡Madre! Se sabe símbolo y patrona, protección y guía.

Viste de amarillo y en dias de fiesta luce orgullosa una bata cubana blanca azul y roja y desde lo alto de la sierra, espera con su pueblo, en la certeza de ¡Un futuro de unión, luz y amor!

Fotografia tomada de google.