Planeta Tierra, informe final.

Planeta Tierra, fotografia tomada de Google.
Regresó de su largo viaje de inspección y exploración, se sentó a escribir su informe. Debía rendir cuenta de lo observado. Su visita al planeta seleccionado por el alto consejo de las ciencias había sido cuidadosamente planeada hasta el último detalle. Se sentía cansado y confundido, debía cumplir con la parte final de su misión. Tendría que dejar a un lado sus emociones, ser imparcial. Su informe decidiría la integración o no de ese planeta a La Gran Unión Planetaria, no podía equivocarse, no tenía ese derecho.

Creo que en el planeta seleccionado, hay un nivel de vida inteligente que podría ser compatible con la Unión Planetaria. Quiero exponer algunos puntos que deben influir en esta decisión.

No tengo dudas, son personas trabajadoras y creativas, sin embargo contradictoriamente, le dan un valor extraordinario a unos papeles verdes que pueden cambiar por diferentes productos. Las personas que acumulan más de esos papeles verdes, son las más respetadas y admiradas, no se tienen en cuenta sus virtudes. La cantidad de papeles verdes que guardan en los lugares llamados bancos, deciden el lugar de las personas en la sociedad. Lo que necesitan para vivir, alimentos, ropas y otros objetos, se cambia por esos papeles verdes. Es esto nos diferenciamos, en la Unión Planetaria, cada persona va y toma lo que necesita, sea comida, ropa, algo para el hogar; no acumulamos lo que no nos es necesario, terminaría estorbándonos.

Estas personas, trabajan no por el interés de crear y desarrollarse, su meta es obtener esos papeles verdes, garantizarse un lugar más importante en la sociedad, acumular productos y objetos a cambio de ellos. Objetos y productos que muchas veces no necesitan, ni usan.

Este planeta, esta dividido. Hablan diferentes idiomas, esas divisiones que ellos llaman países, tienen diferentes gobiernos e ideologías. A veces pelean entre si, se destruyen unos a los otros. Es algo que no entiendo muy bien. En ocasiones dicen que son hermanos y otras se lanzan bombas, se aniquilan. Es triste.

Dentro de los países, también hay divisiones. Grupos que luchan por el poder, discuten entre si. A veces, esas discusiones, les importan más que el desarrollo del país que dicen representar, son testarudos y contradictorios, imprevisibles.

Construyen, trabajan duro y después destruyen. Mi opinión personal basada en el tiempo que conviví con ellos es que el origen de todos sus males esta en esos papeles verdes a los que les dan una importancia desmedida.

Su inteligencia y creatividad están fundamentadas en sus obras de todo tipo, al respecto no tengo dudas. Su capacidad de amar es grande, así como la de odiar, dos sentimientos que terminan haciendo daño a quien los alberga; no se puede amar y odiar a la vez sin autodestruirse.

A pesar de sus adelantos tecnológicos y sus logros artísticos, son un planeta primitivo en efervescencia y crecimiento.

En caso de aprobarse su integración a La Unión Planetaria, deberían destruirse todos los papeles verdes, enseñarles un solo idioma, borrar fronteras, hacer crecer en ellos el amor y matarles el odio. Solo así podrían convivir en la Gran Unión.

Pido a La Unión Planetaria que en caso de no ser aprobada la integración del planeta Tierra, me envíen en misión permanente a vivir con ellos. No podría vivir sin ayudarlos, sin compartir su suerte.

Fotografia tomada de Google.

¡Te esperan en la Habana y en el mundo!

un bebe y el mundo fotografia tomada de Google

Un bebe y un anciano, se encuentran en un lugar cualquiera, en un punto de llegada o de partida, en una curvatura del espacio-tiempo. Solo tienen un instante para conversar. El anciano, se mece en un sillón tranquilo, mientras el bebe juega en su cuna.

– Dime, esto de andar sin descanso 365 días ¿vale la pena? ¿Es duro? A veces siento miedo y hasta ganas de quedarme en esta cuna. Se que me esperan, es mi trabajo, pero he leído noticias que aterran, que dan ganas de no ser.

– Créeme, todo vale la pena. Hay días de alegrías, también los hay de tristeza, debes prepararte para todo. Cada año, es como la vida, ni buena ni mala, depende de cómo se viva. Dentro de 365 días, no serás el mismo, habrás crecido, madurado. En ese momento tendrás la experiencia y entonces, te llegara el retiro, así es la vida, la de todos, no solo la nuestra.

– Cuéntame de ti, saber tu historia, me preparara para hacer mi trabajo. Escuchándote sabre si nacer, vale la pena.

– No te asustes, todo vale la pena, te lo dije. No voy a hacer un balance del año, si hice bien mi labor o no, eso corresponde a otros. Te aseguro que solo podemos hacer 365 días este trabajo, ni uno mas, es muy fuerte, pero se disfruta. Hay guerras, gente huyendo, muertes, pero tambien hay alegrìas, sueños, esperanzas, niños naciendo; siempre hay un futuro, por él apostamos Hay un montón de asuntos pendientes que si en tus días se resuelven, te harán un año memorable, histórico.

Faltan sueños por realizar, allá en una Isla con forma de caimán tendido al mar, esperan mucho de ti, no te olvides de ellos, te lo agradecerán. Ya se cansaron de inventarnos nombres; invéntate tú el mejor de todos.

En mis días, ya estoy hablando como los viejos, hubo terremotos, huracanes, accidentes, tragedias. También hubo fiestas, celebraciones, alegrías y amor, mucho amor. No creo haber sido un mal año, pude ser mejor, siempre se puede. Me iré preocupado por los cambios climáticos, cada vez mas notables y que muchos se empeñan en no ver, hacen como los avestruces. Tambien hay guerras que llevan años, actos terroristas que espantan al mundo, pero la vida sigue; el amor siempre termina venciendo. Me voy sabiendo que deje sin terminar muchas tareas, no alcanzaron mis días. Un consejo; evita las guerras, una guerra, es la negación de la vida, hombres matándose y destrucción. Nuestra misión es construir, asegurar la vida, no hacer guerras, sino puedes evitarlas, que sean breves. Piensa en las lágrimas de las madres antes de decidirte por guerrear.

– Un adelanto, con tu experiencia, debes de saber algo del futuro, estaría mejor preparado, haría un mejor trabajo.

– Seria jugar sucio, todos nos hemos enfrentado a lo desconocido y hemos sabido hacer nuestro trabajo, no serás la excepción. No tengas miedo, volveremos a vernos en el “Home” o en el “Santovenia” de los años, allá vamos a parar todos. Cuando llegues, me darás la razón, se que serás un buen año.

– Créeme que tratare, sobretodo para los cubanos, cuéntame de ellos, solo los mencionaste.

– Son gente maravillosa, conócelos bien, dedícales tu tiempo, no te arrepentirás. Esperan mucho de ti, llevan años esperando, yo solo pude darles promesas, solo promesas. Regálales hechos.  Te repito, gánate el mejor nombre que pudieras tener y serás inolvidable para ellos. Son gente buena, no lo dudes, te sorprenderán con su risa y con su llanto, con su amor por su tierra y su bandera, hasta sentirás envidia de ese amor. Andan regados por el mundo, pero llevan en el pecho, un puñado de esa tierra que tanto aman. Aprende a reír con ellos y serás un buen año, la risa, es capaz de mejorarlo todo, ellos lo saben.

– Tienes razón, vale la pena nacer. Sabes, no quiero nacer en una gran ciudad, ni entre luces y estruendos, quisiera nacer entre cubanos, alumbrando e iniciando para ellos. Naceré para todos en un solar habanero, entre fichas de domino, sueños, ron y ganas de hacer. Dame un abrazo antes de irte.

– No hay tiempo, dale ya son las 12, ¡Te esperan en la Habana y en el mundo!

 

Fotografia tomada de Google.