San Nicolas del Peladero en La Yuma.

Allá  en la Hialeah que se quedó a mitad de camino entre La Habana y Miami,  Cuca y Micaela conversan una tarde de domingo.

-Cuca,¿Tú  te acuerdas de San Nicolas del Peladero?

– Claro mi santa que cubano de la edad de nosotras no se acuerda de Plutarco, la alcadesa, Eufrates del Valle, Ñico Rutina, el sargento Arencibia y toda esa gente que nos hicieron reír  durante años.

– En estos días me he acordado mucho del programa. Chica estas elecciones parecen que son en San Nicolas del Peladero. ¡Que brete, que  dale al que no te dio, que manera de sacarse trapos sucios! Da pena.

– Yo estoy espantá, jamás  pensé ver algo asi. Ave María purisima que me parece que estoy en un solar . Que si a uno le sacaron unas grabaciones diciendo que como es rico y famoso le agarra la chocha a quien le dé  la gana, que si lleva 20 años viviendo como Carmelina, sin pagar taxes, que si va a levantar muros y otras locuras. Que si los emails de la otra, que si los muertos de Benghazi,  que si al marido se la mamaron. Eso da pena, yo estoy como confundía, atormentá con todo esto. Caballero que uno lo que quiere saber es que van a hacer para que el país vaya pa’lante y no ese chanchullo.

-Tienes razón Nena, da pena y eso que estamos en el primer país  del mundo. Tú  viste ayer el video de la vieja diciendo que estaba loca porque Trump la violara y el de la otra diciendo que los que no estén  de acuerdo con Trump  que se vayan pa’ otro país.  Me acordé  tanto de aquellos que nos gritaton cuando el Mariel, seguro que la vieja esa era la de vigilancia de su cuadra.

-Mi negra y qué  tú  me dices de Trump  amenazando con meter presa a la Hillary si él era electo presidente, yo pensé que me habia equivocaó de canal y estaba viendo Cubavisión, candela mi son.

– A veces hasta me dan ganas de no votar.  Si esto sigue asi, va a acabar como la fiesta del Guataó , un sal pa’ fuera a lo Yuma.

-Hay que votar Nena y botar lo que no sirva. Mi marido y yo vamos a votar por la Hillary, es la que mas sabe de política  y la que mejor puede dirigir este país,  como diría  Pablito; no es perfecta, mas se acerca  a lo que siempre soñé .  El Trump ese no me gusta ni un poquito y esa admiración por el hijo de la gran Putin,  me asusta,  todo el mundo sabe que el Putin ese, es de lo peorcito que sólo  piensa en el poder y en enfrentarse a este país . El Trump  se hace el que esta apululu de ideas nuevas y es tremendo descarao y viejo verde, tremendo inflador es lo que es. ¿Qué  estaba haciendo to’ este tiempo? Que no se me haga el barbaro ahora que es tremendo cara e’guante. 

– La Hillary también  tiene su caquita. Debió  aclarar antes lo de los emails, ahí falló,  se comio el millo. Lo de Benghazi esta claro, que por más que la han investigao, no han encontrado na’ pa’ acusarla, aunque siguen con el tiquitiqui. Ay Santa Barbara bendita ilumínanos y que esto acabe bien.


Pancho que estaba durmiendo la siesta en el cuarto, sale y se suma a la conversación. 


– Ustedes tiene razon, esto da pena. En todos los años que llevo aqui, nunca ví nada parecido. Siempre los candidatos  de cada partido, le tiran al contrario y defienden lo suyo, pero lo de este año no tiene nombre. Yo ya sé lo que tenía que saber de cada uno y estoy seguro de mi voto. Micaela y yo votaremos por Hillary. No es que entre dos males nos quedemos con el menor, es que sin dudas tiene experiencia y capacidad para gobernar este país.  Ha sabido comportarse y no perder la tabla. Y si no da la talla, dentro de 4 años la sacamos que eso es lo grande de una democracia. Cada uno vota por quién  quiera que por eso estamos en un pais libre.

– Es verdad Pancho que ganas tengo que pasen estas elecciones y decir como la canción ; ¡Qué tiempos aquellos que ya pasaron…!

– Asi mismito Nena, que se acabe ya, este San Nicolas del Peladero en La Yuma. 

Advertisements

Una conversacion en Hialeah, en tiempo de elecciones.

En el corazón de Hialeah, en casa de Petra, se reúne un grupo de amigas.

-¡Que ganas tenia de darle a la sin hueso con ustedes! Hacia una tonga de meses que no nos sentábamos  a chismear como Dios manda.

-Tú  sabes como es la vida aqui Micaela, sin darse cuenta a una se le pasan los meses,  pero nosotras somos las que somos. No importa el tiempo que llevemos en la Yuma,  como dice la cancion, Amigaaass.

-Dame otro buchito de café  Petra, te quedo volaó. Eres la mejor y la mas completa haciendo café. 

-Micaela no me digas mas Petra.  Tú sabes muy bien que desde que me hice ciudadana americana me llamo Barbra como la Streisand. No se te ocurra soltarme un Petra delante de la gente que me da un yeyo.

-Y ahora que ya eres ciudadana Pe, perdon Barbrarita, ¿Por quien vas a votar en las elecciones?

-Por la Hillary mi santa, mas nadie que ella, cuando la hicieron se rompió  el molde, si ves otra igual, empujala que es de cartón. 

-A mi ella no me gusta,  esta niña,  es una tarrúa. Tenía que haberse parao bonito cuando el lío de la mamadera y botar al marido por descarao y querer hacerse el pichi dulce.

-A mi también me hubiera gustado eso, pero tú  y yo somos Petra y Pancha, las de CentroHabana y nunca hemos sido primeras damas ni hemos estáo metías en política.  Ella se aguanto e hizo lo que hizo porque es una mujer inteligente,  una tipa que se manda y se zumba, una salá. Y duélale a quién  le duela y pésele a quien le pese, será  la primera mujer presidente de este gran país. 

-Micaela, a mi tampoco la Hillary me gusta mucho. No entiendo bien el rollo de los emails y todas las cosas que hablan de ella, pero mi marido y yo vamos a votar por ella. El pelusa de maíz,  no puede salir presidente.  Seria el acabóse, el dale al que no te dio, un sal pa’ fuera gigante mi santa. Ese hombre esta esta loco y ni muerta voto por él.

-Ustedes oyeron ahora que con esas manitas raquíticas que tiene, diciendo que le coge la chocha a quien le da la gana. Si se me acerca le sueno un gaznaton que le va a gustar a to’ el mundo menos a él,  viejo verde.

-Cada vez que abre la boca la caga. A veces pienso que lo hace adrede y que es amigo de la Hillary y lo hace pa’ desprestigiar  a los republicanos y hacerle todo mas fácil en su camino a la Casa Blanca.

-Alabao Chencha, a ti se te ocurren cada cosa, eso es mucho con demasiado. Sería un arroz con mango que va mas allá de lo que mi cabeza puede asimilar.

– Yo, la verdad, quiero que pasen ya las elecciones,  quiero votar ya. Es la primera vez que voy a hacerlo de verdad. Nada del voto unido,  ni de orientaciones de arriba. Cada uno vota por quien le da la gana. Como dijo Obama; no abucheen a Trump,  salgan a votar y alli estaré como la primera, más nadie que yo. 

– Creo que muchos iremos a votar. Lo haremos sabiendo lo que está  en juego. Caballero, que pasa con los republicanos, ¿Por qué no eligieron  a un Jeb Bush o a un Romney? pa’ que uno pudiera estar tranquila sin este tiquitiqui y esta salacion.

Julia que había  estado en silencio toda la tarde, tomo su ultimo buchito de café y dijo.

-Creo que ustedes tienen razon, yo iba a votar por Trump, por eso de.hacer a América grande de nuevo, pero votaré por la Hillary; hay que hacer a América pensar de nuevo.

– Me alegro, porque es un voto mas pa’ la Hillary, que ya es como si fuera de la familia, pero sabes, aunque votaras por el pelusa de maíz,  ibamos a seguir siendo amigas. Eso es lo grande de la democracia caballero, ¡Que aire mas puro, que vida mas sana!


Fotografia tomada de la página,  Yo extraño a Cuba y tú? 

Covergencia de talentos en Miami.

Covergencia
Miami tiene la cualidad de sorprendernos, de tener cartas escondidas. Sabe como sacar un as de la manga y regalarnos noches y recuerdos especiales. No sé si es su complicidad con La Habana o su agradecimiento eterno por nuestra presencia y amor. Lo cierto es que sabe como hacerlo y lo hace bien.

Anoche asistí a la inauguración de la exposición Convergencia, un dialogo visual de 5 pintores cubanos. Conocer personalmente a uno de los pintores que expondrían, mi querido Miguel Ordoqui y la invitación de los organizadores, me hizo declinar otras invitaciones y ser parte de una noche de buen arte cubano.

La lluvia no impidió que en el centro de la más cubana de las ciudades que conforman a Miami; Hialeah se reunieran artistas y amantes del arte, amigos y desconocidos. El arte convoco a muchos y la hospitalidad del lugar y calidad de la muestra nos obligo a dedicarle una noche, una noche cubana en el corazón de Miami.

La cubanìa de una noche es algo que va más allá de palmeras o guayaberas, banderas o lugares de nacimiento. Estábamos en Miami y desde el sur, La Habana nos hacìa un guiño. Se invitaba en imágenes y colores, en voces y versos, en notas musicales. Lleva años haciéndolo, inventándose en cada grupo de cubanos, paliando nostalgias, soñando con futuros.

Disfruté de las pinturas de mi amigo Miguel Ordoqui, las de Ladrón de Guevara, que se que me harán inventar historias de recuerdos y búsquedas, las de Sergio Chávez, Yuniel Delgado y Orlando Naranjo. Todas aportaron y enriquecieron la muestra en dialogo artístico, generacional y cubano. La noche fue esplendida, también regalo música con el saxo de Diego Fernández Medina y versos en las voces de los poetas Mirtha María López y Carlos I. Naranjo. Todo se conjugó para crear un ambiente de esos que se recuerdan y agradecen al día siguiente, que dejan ganas de repetir o recordar en un escrito.

Convergencia nos hizo reencontrar amigos, conocer a otros. Desde todos los lugares de Cuba y por caminos diferentes, con historias distintas, al final el arte y la cubanìa nos hizo a todos converger en una noche especial, una fiesta de nuestro arte.
Ordoqui
Naranjo
Ladron de Guevara
Sergio Chavez