En noches solitarias.

En noches que rechazo citas y piropos, prefiero soledades, me quedo solitario y acaricio recuerdos.

Llueve afuera y repaso alegrías, ahuyentando tristezas, inventandome risas. Con los años y las penas se conocen misterios y se deshacen nudos y uno se inventa historias.

Quisiera tener rimas y versos entre dedos y almas, regalarme poemas, inventarme te quieros.

Mis versos no pudieron acompañar mi exilio quedaron, para siempre, en el limón del patio, en brazos de mi madre, en las palmas y el viento.

Llueve y estoy sólo , yo y estas letras sin rima. Estas penas sin verso y estas manos tan frías. Me inventaré una historia , traeré palmas y olas, girasoles y vientos, evocaré recuerdos, infancias y sonrisas .

Aunque no tenga un verso, sonreire dichoso, aguardando te quieros e historias que me invento.

No, no estoy sólo, mi cuarto huele a olas, a flores, a mi infancia, me acompañan historias, amores y mi madre.

Fotografía de una obra del pintor cubano Felix González Sánchez.

Advertisements