Una nueva amiga.

IMG_0047
Últimamente he conocido muchas personas, tanto en el mundo virtual, como en el real. A veces se me mezclan estos dos mundos y creo conocer a personas que solo he tratado por medio de la Internet. Otras las personas se escapan del mundo virtual y se me aparecen en el real, me miran y me dicen; Habanero, ¡Que ganas tenia de conocerte! Me abrazan y tal parece que nos conocemos de hace tiempo, casi amigos de la infancia. Tengo algunos amigos y amigas pendientes de conocernos, de darnos ese abrazo postergado y necesario. El domingo pasado tuve el gustazo de conocer a una de esas amigas virtuales, les cuento el encuentro.

Asistí con uno de mis mejores amigos a Alfaro’s, uno de los lugares que poco a poco se ha convertido en imprescindible en la geografía cultural y musical de Miami. Un sitio donde se presentan cantantes, declamadores, músicos, humoristas, donde el arte fluye sin muchas pretensiones, del artista al público, en un ambiente sencillo y agradable, casi familiar. Mi amigo y yo, nos pusimos de acuerdo para asistir juntos al concierto de María Antonieta, que prometía acompañamiento musical en vivo y sorpresas y no defraudo a amigos, ni admiradores.

Nos sentamos en una mesa cercana al escenario, casi, casi íbamos a tener a María Antonieta sentada en las piernas cantando para nosotros. Eso me gusto, podría hacerle buenas fotos y hasta, ¿por que no? Robarle un poco de cámara, je, je, je. Siempre digo que estos conciertos de artistas cubanos en Miami, sea en teatros, o en lugares como The Place, Hoy como ayer o Alfaro’s terminan haciéndome confundir lugares y ciudades. Escucho a nuestros artistas y no se si estoy en la Habana o en Miami. Confundo calles, lugares y nombres; el arte es como una maquina del tiempo y de la geografía y se las arregla para movernos en el tiempo y el espacio, juega con nosotros.

La lluvia, persistente e inoportuna, retraso a artistas y publico. Mientras esperábamos el inicio del concierto, una señora, cubana de pura cepa, se me acerco, ¿Tú eres habanero dos mil? Mientras le decía que si, me abrazaba y me decía que le gustaban mis escritos, tiene buen gusto la señora, me dije, je, je, je. Comenzó a hablar, a contarme de su vida, se me olvido el lugar y el tiempo. Creí estar en la cola de Coppelia o esperando una guagua en plena hora pico, les juro que hasta escuche a alguien decir, ¡Ahí viene! Así es La Habana que nos envía artistas y personajes para hacerse presente, para recordarnos que no importan años de exilios, ni distancias, Cuba esta allá y aquí, en nuestros hermanos y en nosotros, dispuesta a estallar en una canción o en una frase y sentir de suprema cubania.

Mi nueva amiga, me sedujo, no porque hablara bonito o luciera vestidos caros, me sedujo por su sencillez, por abrirme su corazón como si fuera un balcón de La Habana y mostrarme todas sus sabanas blancas, limpias y relucientes a fuerza de amor, sinceridad y sencillez. Ella es de esa gente que parece gritar a cada instante, “no todo esta perdido, yo, vengo a ofrecer mi corazón”, se da en cada gesto, en cada palabra, sencillísima y natural, cubanísima y exiliada sin pretensiones, ni poses. Mezcla única de promotora cultural y cubana de barrio, de esas que aprendieron que imposible, es una palabra en desuso, cuando el amor y las ganas mandan.

Termino el concierto, aplaudimos de pie a María Antonieta que impresionó a admiradores y deslumbró a algunos que no la conocían y agradecía flores, aplausos y asistencia. Después de las fotos habituales con amigos y con la artista, le dije a mi amigo, quiero una foto con la señora que me saludo, la buscamos. Ven que quiero una foto contigo, le dije, nos abrazamos. Han pasado dos días y aún recuerdo las palabras y el abrazo de mi nueva amiga, una mujer de barrio, con un corazón enorme en el pecho. Alguien que no presume de nada, solo de ser cubana.

Una reunion singular.

Se reunieron un día, temprano en la mañana, sin ponerse de acuerdo. En una casa en las afueras de un pueblo, perdido en la geografía y los mapas. La primera en llegar, fue la Vieja con su cafetera. Fue directo a la cocina, preparó su cafetera, la puso al fuego, se sentó en el sillón del portal, aguardando por los otros, llevaba años esperando por esta reunión.

El Hombre libre, fue el segundo en llegar, vivía sin ataduras, libre. Llego, le dio un beso a la Vieja. Se sentó en un taburete, miro a la Vieja a los ojos y le pregunto.

– Ya pusiste el café? Sin él, nuestra reunión, no tendría sentido, lo necesitamos.

La Vieja sonrío, pensó cuantas veces le habían pedido su café necesario y oportuno.

– Por supuesto, cuando lleguen todos, lo sirvo, mi cafetera, sabe el momento justo de colar.

Sin dejar de mecerse, sonrío, sus ojos que ya lo habían visto todo, se iluminaron con un rayo de sol.

Libertad de expresión, llego hablando alto, gesticulando, conversando con el Hombre de las lágrimas, que recién estrenaba su sonrisa. Después de besar a la Vieja y abrazar al Hombre libre, se sentaron en el suelo.

-Aquí estaremos mas cómodos, ambos estamos acostumbrados a estar cerca de la tierra.

La Vieja, se levanto y fue a servir el café, su aroma inundaba la casa, salía al portal y seguía mas allá, se perdía en el horizonte. Trajo la cafetera y más de 4 tazas. Libertad de expresión, se sorprendió.

-Mas de 4 tazas! Acaso  no estamos todos ya o falta alguien?

-He aprendido que siempre puede llegar alguien inesperado y una vez que comencemos, no quiero tener que levantarme una y otra vez.

La Vieja sirvió el café, puso la bandeja con las tazas, sobre la mesa, la cafetera, quedo en sus manos, como siempre, inseparable. Justo cuando empezaban a saborear el café, cuando a su influjo sus rostros se iluminaban y sonreían, una mulata clara de exuberante belleza, luciendo una bata cubana, blanca, azul y roja, apareció, sin previo aviso, como salida de la nada, en el centro del portal. La Vieja, se levanto emocionada.

-Sabia que vendrías, tú, no necesitas mi café, pero, no por eso vas a despreciármelo.

Le sirvió una taza, que la mulata hermosa, agradeció con una sonrisa y comenzó a beber lentamente. Mientras tanto, Libertad de expresión, el Hombre de las lágrimas y el Hombre libre, miraban asombrados y extasiados a la belleza, que sin ser invitada, se había adueñado del portal, con sus curvas y vuelos multicolores. Tardaron en reconocerla, tan hermosa, no la habían visto nunca!

La Vieja, fue la primera en hablar, sus años y la magia de su café, le concedían ese privilegio.

-Todos sabemos por que estamos aquí. Cada uno de nosotros, es pieza de un rompecabezas, andando cada uno por su lado, no lograremos nada. No basta hablar bonito y cantarle las verdades a cualquiera, tampoco querer hacer algo, pero no saber qué o sentirse libre y serlo, sin lograr enseñar a los demás como lograrlo, un café, no basta para mantener viva la esperanza de todo un pueblo.

La mulata hermosa, no pudo contener las lágrimas, gotas azules, blancas y rojas caían de sus ojos. El Hombre de  las lágrimas, la miro sorprendido.

-Yo pensaba que del grupo, el único llorón era yo!

Libertad de expresión, lo miro y sin pensarlo dos veces, le soltó.

– Serás bruto hombre, ella llora por otras causas, por gente como tú y como yo, como nosotros, que andamos tratando de hacer algo, sin unir fuerzas. Llora porque no perderá nunca la esperanza.

El Hombre libre, se levanto, entro a la casa, salio con un vaso de agua que ofreció a la hermosa mulata. Ella, tomo un sorbo, dejo caer el resto en el suelo. Un arroyo, surgió en el centro del portal. Todos, hasta la Vieja, a pesar de sus años, se quitaron los zapatos y metieron los pies en esa agua cristalina que les refrescaba la piel, el alma y la memoria. Estuvieron unos minutos en silencio, el Hombre libre, fue el primero en romper el silencio.

-Creo, que sin decir mucho, ya dijimos todo, Ella, y señalo a la mulata mas bella, que ojos humanos han visto, nos necesita, pero no aislados o presumiendo cada uno de sus virtudes, nos quiere uniendo fuerzas y virtudes. No es hora de destacarse uno más que otros. Es hora de formar un todo, con el poco de cada uno de nosotros.

De pronto se desató una terrible tormenta, el arroyuelo del portal, casi se convierte en río caudaloso.

-Vamos para adentro, Hare mas café, dijo la Vieja.

La mulata, sonrío con picardía.

-No hace falta, aquí estaremos seguros.

Arranco un vuelo tricolor de su bata, lo lanzo al aire y una inmensa bandera cubana, cubrió la casa, protegiéndola de lluvias y vientos.

La vieja, sirvió otra vez su café, renovando esperanzas y sueños. El hombre de las lágrimas comentó.

-Ahora entiendo bien el mensaje de la santera, cuando me dijo que era hora de hacer y no de llorar.

-Todos entendemos mejor ahora el mensaje y la intención de nuestras vidas, dijo la Vieja.

La mulata, los envolvió en su mirada, se levanto de su silla, beso a cada uno, el último beso, fue para la Vieja, antes de irse, apoyada en la baranda del portal, les dijo

-El rompecabezas, comienza a armarse, cada pieza busca su lugar, cada uno, haga su parte, juntos, armaremos amaneceres!

Se fue, como llegó, desapareciendo, sin perderse en el camino, dejando a todos, el sabor de la esperanza en el alma y la certeza de un nuevo amanecer en el corazón.