Madre nuestra, mía.

Madre mia que estas en todas partes, en mis recuerdos, en mi aliento; aqui en mi pecho. Llegue a mi y a todos tu amor, aqui en Miami y allá en la Isla , que se haga e ilumine tu amor multiplicado en nuestras almas.

Que tus manos me den, nos den a mi, mis hermanas y mis amigos, el pan necesario, ilimitado, de tu cariño.

El amor tuyo, imprescindible y oportuno, damelo hoy y siempre; ¡Que no me falte!

Perdóname si alguna vez deje escapar quejas o reproches, siempre fueron mas los besos, los desvelos. A pesar de tu amor y tus ejemplos, no soy perfecto.

Déjame pretender ser siempre el mas amado, es un pecado menor, es mucho amarte.

Madre mia que estas mas allá de mis brazos y mis besos. Escóndete en mi pecho, ven, será nuestro secreto. Librame del dolor de no tenerte un dia; ¡Hazte eterna mamá! ¡ Hazte eterna!

Amen

Advertisements