Teté y Regla se enfrentan a la 2da enmienda o abuelas al rescate.

Teté se levanta temprano en la mañana y pasa por la casa de su amiga Regla, toca a la puerta con fuerza.

-Vamos vieja, levantate que tenemos que estar listas para mañana estar en la escuela todo el día

-Ya va mujer, ya va, me estaba acomodando estas pasas. Esta semana el dinero para la queratina lo guardé para prepararme para defender a mis nietos y tengo la pelambre encendía. Entra a tomarte un buchito de café mi santa.

-Apurate vieja. Hay que comprar el termo para el café y la lunchera grande para guardar la comida, no podemos pasarnos el día en blanco. Si nos baja el azúcar no estaremos atentas para evitar cualquier problema.

-Hasta muerta soy capaz de defender a mis nietos. Ya estoy cansá de políticos y presidentes, de minutos de silencio y de oraciones hipócritas. Si ellos no hacen nada, nosotras sí vamos a hacer

-Así mismitico mi santa, si no nos dejan estar dentro de la escuela estaremos en la entrada y al primer hijo de puta que se le ocurra intentar algo, le caemos arriba.

-Te digo algo, le robé la pistola a mi hijo. Anoche la tenia limpiandola y haciendome la chiva con tontera le pregunté como se disparaba y me enseñó, vigile donde la guardó y la tengo guardadita para mañana. Para matar a mis nietos tienen que matarme a mi primero.

-Regla explicame bien eso de la 2da enmienda que no entiendo ni malanga.

-Yo si sé, lo busqué en Internet y le pregunte a mis hijos. Se aprobó en diciembre de 1791, tiempos y armas muy diferentes a los de ahora. Creo que si los que la aprobaron vieran las armas de asalto que se han usado en las masacres, la borrarian sin pensarlo dos veces. La gente esta muy loca y no se le puede vender ese tipo de armas a cualquieta.

-A cualquiera, ni a nadie, para qué quiere nadie en su casa un arma de ese tipo, eso no es para defenderse, es para matar y para matar a muchos. ¿Tú sabes que Trump, por él que tú votaste y que tanto lo defiendes, firmó una ley autorizando la venta de armas a enfermos mentales?

-Lo sé y no estoy de acuerdo con eso, yo voté por él y lo prefiero antes que a tu Hillary, pero no soy de esos que parecen decir, “pa’ lo que sea Trump, pa’ lo que sea” Quién ha visto que una persona con problemas mentales pueda tener un arma, eso es una bomba de tiempo mi santa.

-Muy cierto y que me dices de venderle un arma a un menor de edad? No pueden comprar cigarros, ni bebidas alcohólicas, pero fusiles de asalto si, es el colmo.

-Así mismo, para un antibiotico te hace falta una receta, pero para un arma que mata un montón de personas en un momento, no hace falta nada. Se impone una revisión en eso.

-Yo no voy a votar por ningún político que no se pronuncie a favor del control de la venta de armas y mucho menos por esos descarados como el Marco Rubio, que aceptan dinero de la Asociación Nacional del Rifle. Estoy esperando una acción enérgica del presidente, tantas ordenes ejecutivas que firma y no hay ni una sobre el control de armas. A ver¿ Por qué no hace una prohibiendo la venta de esas armas de fuego de asalto, hasta que el congreso apruebe algo al respecto?

-Ahí tienes razón, tú sabes que yo lo defiendo, pero tiene que hacer algo, si no hace na, voy a votar por un demócrata en las próximas elecciones, aunque a Pancho le de una sirimba.

-Así se habla, seras trumpista, pero no estas ciega, ni eres comemierda, por eso somos amigas. Acaba de vestirte vieja, que si los políticos y el presidente siguen sin hacer nada y llenándose los bolsillos, nosotras si vamos a hacer. Por lo menos en la escuela de nuestros nietos habrá seguridad. Llamé a Gladys, a Micaela y Ruth, todas van a estar todo el tiempo en la escuela. Tendrá que enfrentarse a un muro de abuelas el que intente tocarle un pelo a nuestros nietos. En las escuelas se cocina el futuro y hay que protegerlas.

-Asi mismito, como dicen estos muchachos dispuestos a todo para evitar la proxima masacre, #neveragain. No mas muertes, ni mas dolor, que el corazón no aguanta tanta pena y llanto y cada joven que muere es una herida que no se cierra.

Mientras Teté y Reglita conversaban, tocan a la puerta con fuerza. Reglita, asustada corre a abrir. Una mujer muy alta, con un vestido largo en pliegues aparece en la puerta.

-Soy yo LIBERTAD y estoy con ustedes, no están solas, yo tambien digo, ¡#neveragain!

Fotografías tomadas de Google.

Leo, el hombre que se convirtio en héroe

Era un pueblo muy rico y hermoso, merecía un mejor destino. El mal gobierno del alcalde, lo había empobrecido, todo escaseaba, todo menos el valor.

Una tarde, el alcalde reunió al pueblo en la plaza principal y en un discurso atronador y sin sentido, invento enemigos y culpas. Maldijo a los que estaban en su contra, los acuso de traidores. Ellos eran los responsables de todo, vocifero por los altoparlantes. Cada frase estaba preparada, bien estudiada, para confundir y crear miedo, pero cometió un error al elegir la frase final de su discurso, “el que este libre de culpa, que lance la primera piedra”. Una lluvia de piedras lanzada por los niños del pueblo, lo cubrió. No quedo un niño del pueblo sin lanzarle su pedrada, con toda la fuerza y certeza que dan la inocencia y el saberse dueños de los sueños.

El alcalde ordeno a su guardia que tomara medidas, tal acto de desobediencia no podía quedar sin castigo. Su autoridad estaba en juego, hasta su futuro como alcalde peligraba si no tomaba medidas extremas. Cuando la guardia intento actuar y cumplir las ordenes recibidas, de entre los niños, protegiéndolos en su gesto, apareció Leo, enfrento a la guardia, los desafío. Se interpuso entre ellos y los niños, estaba dispuesto a defenderlos con su vida si era necesario, sabía que eran el futuro del pueblo. La guardia vacilo, el valor de un hombre siempre impresiona, aún a sus enemigos y valor era lo que le sobraba a ese hombre; todos en el pueblo lo sabían.

Todo el pueblo se agrupo en torno a Leo. Niños, jóvenes, viejos. Todos estaban dispuesto a defenderlo, era el líder que llevaban tiempo esperando; un hombre capaz de enfrentarse al alcalde, mirarlo a los ojos y no sentir miedo. Un hombre capaz de luchar por el futuro. Cuando la guardia del alcalde intento apresarlo, el pueblo como un tsunami incontenible, lo protegió, lo oculto en su seno, lo cuido.

El alcalde mando a poner fotos de Leo por todas partes. Era el hombre mas buscado del pueblo. Se le acusaba de crímenes horrendos, de manipular a los niños y usarlos a su favor, de agresión y ataque al alcalde y a los principios del pueblo. Si lo encontraban, su condena seria larga, seria difícil que se lograra un juicio justo. El pueblo lo sabia y trataban de convencerlo que huyera y se refugiara en algún pueblo cercano, donde no pudieron atraparlo. La idea de huir no le gustaba a Leo, era valiente, no conocía el miedo.

Después de pensarlo todo el día, decidió ir a ver a su abuelo Simón. En su juventud, su abuelo había participado en luchas por la libertad de varios pueblos. Sabia de guerras y batallas, su consejo le era necesario, casi imprescindible para tomar una decisión.

Cuando anocheció, acompañado por un grupo de hombres, se encontró con su abuelo en la casa de un amigo, allí no irían a buscarlo. Se abrazaron, su abuelo lo miro a los ojos.

– Leo, yo puedo ayudarte en una guerra, como disponer las tropas, de mi heredaste tu valor, tu hombría. En esta guerra no solo debes tener valor y saber de guerras, vas a necesitar ideas, se de alguien que puede ayudarte mas que yo; el viejo José. Mi consejo es que vayas a verlo, somos como hermanos, es un hombre muy inteligente y con una visión muy clara y objetiva de todo. Muchas veces me asombra con sus ideas, conversar con él, te hará bien. Ve a verlo, sus consejos te serán valiosos, lo se.

La gente del pueblo lo ayudo a llegar a casa del viejo José. De pie, en el portal lo esperaba.
– Sabia que vendrías tu abuelo y yo estuvimos hablando de ti todo el día. No dividas une, desde el río grande que esta al norte hasta las montañas del sur, somos un solo pueblo.La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio. No temas, Simón y yo estaremos a tu lado, cuenta con nosotros. El pueblo confía un ti, no lo defraudes nunca.

Mientras hablaban sintieron acercarse a los soldados de la guardia. El viejo José, se planto en medio del jardín y levanto el brazo.
– ¡Adelante, sin miedo!
Leo, a su lado, de pie, levanto el brazo retando al futuro y a los sueños, convocándolos a hacerse realidad. Espero a los guardias sin miedo.

El pueblo asombrado y emocionado, vio iluminarse el rostro de Leo. Asistían, sin saberlo, a la conversión de un hombre en héroe.

Leopoldo-López-entrega-7-410x600

Fotografia tomada de Google.