Saltos y momentos.

Voy saltando de momento en momento, sin miedo a las alturas, ni a caídas, solo importa el momento, el salto es solo el medio.

 Hay saltos pequeñitos, decisiones fáciles,momentos que no cuentan, pasan sin darnos cuenta, apenas se disfrutan o sufren.

Hay saltos enormes, que aterra darlos, todos sentimos miedo alguna vez.El miedo y el valor, suelen confundirse.

Después del salto, cuando pasa el susto, vivimos el momento.

 Hay momentos de amor, de amor pleno, del bueno, decir te quiero, tomar una mano, atrevernos, fue el salto.

Hay momentos de ira, de odio, de explosiones que asustan, el salto, fue un grito, tal vez un puñetazo.

 Hay momentos de paz, momentos de calma, para llegar a ellos, también tuvimos que saltar.

Nada nos llega estáticos, para alcanzar lo bueno, para vencer lo malo, siempre tendremos que saltar.

 Ensayo saltos enormes, me dan miedo las alturas.

Cierro los ojos y salto. A veces, me asombro de estar del otro lado, del momento que vivo. Escucho voces de halago, palmadas en el hombre, hasta pienso hablan de otro, será conmigo,  pregunto a mi otro yo.

 Hay saltos que nos transforman, nos renuevan, nos vuelven otros, vivir el momento, se hace extraño,el salto lo hicimos ligeros de equipaje, casi desnudos.

Llegamos a un momento nuevo, nos vestimos de prisa,Sin muchos lujos, tendremos que dejarlo todo, antes del nuevo salto.

 A veces, tomamos la mano de un amigo, saltamos juntos.Otras, el amigo saltó antes, nos grita; dale, se puede.

No siempre nos alientan  a saltar, hay sombras que nos dicen; no podrás, mejor te quedas quieto.

Llega entonces un rayo de sol, las sombras se diluyen,saltamos, con miedo, pero seguros que vale la pena.

Quedarse quieto, nunca ayudo a nadie a vivir.

Saltos y momentos, eso es la vida, dejarlo todo, vencer el miedo,atreverse al salto, vivir el momento.

Eso es la vida, momentos, cortos o largos, pero nuestros,ganados en un salto, sin miedo al precipicio.

 

Fotografia tomada de la página personal de Danell Leyva

Sueños y vidas!

Hace algunos días hablaba con una amiga. Ella, como yo, ha tenido que inventarse nuevas vidas. Compartí con ella, mi teoría, que una misma persona, sin reencarnar, puede vivir diferentes vidas.

En mi caso, me prepare, durante años, para ser un hombre de ciencias, soñaba con ser un investigador de renombre. Mi intento fallido de salida del país, desvaneció mis sueños, mas de uno. Un buen día, después de años sin encontrar trabajo, un amigo, me propuso que intentara ser profesor de Química, mi titulo, se  consideraba idóneo para esa actividad. Con mi titulo bajo el brazo y unas ganas inmensas de hacer algo, me vi, en Guanabacoa, los que siguen mis escritos, saben la historia. Comencé como profesor en La escuela de oficios de Guanabacoa, dos años mas tardes, era el subdirector docente, después me convertí en el director. Mi escuela seria la mejor de la provincia, vivía y triunfaba en una vida diferente y créanme; lo disfrutaba y mucho!

Años después, logre salir del país, llegue acá, por fin! Como muchos, inventándome cada día una nueva vida y sueños.

Como dijo mi amiga, María de Jesús, “en la vida, si queremos viajar por ella cómodos, debemos hacerlo ligeros de equipaje“. Cargar frustraciones, sueños rotos, solo hace más difícil el viaje. Si un sueño se nos rompe, nos inventamos otro. Aprendemos de errores, pero no nos dejamos vencer por ellos.

Hoy, mientras almorzábamos, un amigo me dijo; si tuvieras la maquina del tiempo, irías al pasado o al futuro? Le respondí; al futuro, solo para conocerlo, darle un vistazo, seria mas viejo y no me gustaría perderme años de vida, experiencias. Al pasado, me gustaría ir, amo mi vida, volvería a cometer los mismos errores, si no lo hiciera, viviría otra vida y el resultado seria otra persona; estoy feliz y contento conmigo mismo, de ser quien soy.

Así es la vida, nos da oportunidades a cada instante, podemos vivir tantas vidas, como fuerzas y ganas de hacerlo tengamos. Hace casi un año, retome el oficio de escribir, gracias al influjo de mi musa transoceánica y el aliento de amigos. Hoy tengo un blog, con 35 mil visitas y lectores de 5 continentes, algo que nunca soñé. Ya planeamos, entre varios, la edición de mi primer libro. Aquel joven que soñaba con hacer un aporte relevante a las ciencias, no fue capaz de soñar con escribir, el profesor de química de la escuela de oficios, se hubiera reído; yo, escritor? Jamás!

Créanme me sorprende cuando me presentan como escritor, aun no me he adaptado a la idea. El sábado pasado, un amigo subía a youtube, el video de la lectura de uno de mis escritos en The Place. Me presentaba como un escritor cubano y una lágrima delataba mi emoción, solo pude decirle gracias, me quede sin palabras, ellas, mis amigas, me dejaron solo, por un instante, para que disfrutara a mis anchas, ese minuto.

Así viviendo distintas vidas, reinventándonos a nosotros mismos, nacemos a un nuevo yo. Cada día, nos sorprende con nuevas metas, sacamos experiencias, meditamos y seguimos andando el camino de la vida, de las vidas que nos toquen vivir.

Dejamos nuestro país, no lo olvidamos, pero nos inventamos otro. Nos integramos a nuestro modo, asimilando y aportando. Vivimos una nueva vida, nos estrenamos cada día, es la única forma de sobrevivir, de vencer. No nos detenemos en lo que pudo ser y soñamos, seguros, en lo que será, apostamos por el futuro, conscientes que de la mano de sueños y voluntades, lo  conquistaremos!