Rosita en las memorias de un habanero que emigró con el siglo.

Volver a ver a Rosita, es siempre una cita especial, cada minuto junto a ella es parte de la historia; ella es nuestra historia, sin su presencia nuestras artes e historias estarían incompletas.

He tenido el privilegio de visitarla en varias ocasiones, en diferentes lugares. La habitación de un hospital, en su casa en La Habana, su casa en Miami. Me ha abierto su corazón, me ha contado de inicios y carreras. En una ocasión me tomó de la mano y me llevo, suerte que tuve, a la habitación de su casa en Cuba, donde guarda trofeos y recuerdos, allí con la magia de su voz y entre memorias la vi debutar en la Corte Suprema del arte, la aplaudí en zarzuelas y operetas, disfruté sus películas, me senté frente a un viejo admiral a disfrutar de sus programas estelares; Rosita vive eternamente bella y vital en la memoria de generaciones de cubanos que la aman, con ese amor especial que sólo alcanzan los que habitan en corazones y almas de un pueblo.

Tuve el placer de poder llevar a mi madre en mis primeras visitas a Rosita, de regalarle la suerte de conversar con ella. Recuerdo la primera vez, en el cuarto de un hospital que le dijo: quién me iba a decir que iba a estar sentada, conversando contigo, fue un regalo más que le pude hacer; ella y La Fornés conversando como viejas amigas y comentando mis escritos, puedo decir: ¡quién me lo iba a decir!

Rosita, no se cansa de ser bella, de adornar nuestras vidas, es un ser especial, mezcla rara de polvo de estrellas, mieles, girasoles mar y cielo y un puñao de tierra colorá de esa Isla que la hizo suya para siempre.

En esta ocasión le llevé un ejemplar de mi libro; ella es parte de las memorias de un habanero que emigró con el siglo. Le leí y comenté algunos párrafos donde la mencionaba y el párrafo final del escrito dedicado a su vida y obra. Su agradecimiento, ese emocionarse como si le hubiera regalado el más valioso y caro de los presentes, me conmovió. Me repetía, gracias, gracias, mientras apretaba mis manos y yo le decía al oído: ¡gracias a ti por existir!

Rosita habita en el corazón y en la memoria de todo un pueblo, como habita, especialmente, en las memorias de este habanero que emigró con el siglo.

https://www.lapereza.net/product-page/un-habanero-que-emigró-con-el-siglo

Advertisements

Dos cubanas conversando en Hialeah.

En Hialeah, una mañana cualquiera, Regla visita a Yusimí en su casa, toman café y conversan.

– Ay mi amiga, esto si es café y no lo que nos daban allá que uno no sabía si era un café o un potaje recalentado, te quedó especial.

– Tú sabes que yo soy la mejor y la más completa en la cocina, que lo mismo te hago un café, que unos moros pa’chuparse los dedos. ¿ Qué es eso que tienes ahí en la cartera? Por tu madre, no me digas que tú también compraste el librito del tal Habanero2000.

-Pues mira que si y ya voy por la mitad, me gustó, yo no sé por qué tu la tienes cogia con el pobre hombre.

– Me aburre esta niña, siempre es la misma cantaleta que si La Habana, los girasoles y los sinsontes volando, que si la musa transoceánica, que si Rosita Fornés, ya me tiene cansa, obstiná, ¡ hasta cuando los 15 de Yakelyn! Siempre es lo mismo con lo mismo. Me imagino que ahora que publicó el librito ese, se creerá un gran escritor, la última coca cola del desierto.

– Tú eres malísima, él no te ha hecho nada pa’ que tú hables así de él. Ama a Cuba, a su madre, y escribe lo que le da la gana. Dice una amiga mía que trabaja con él que es buena persona, que no se cree escritor, que se sorprende y se pone colorao cuando alguien al presentarlo dicen: un escritor cubano

-Tu amiga es una mártir, hay que darle una medalla, soportarlo en Facebook con sus escriticos y tener que empujarselo en el trabajo, eso es mucho para un solo corazón, si yo fuera ella, pedía la baja, prefiero trabajar en una factoría que tener que verle la cara to’ los días.

– No te hagas que tu leias sus escritos.

– Si, eso fue el principio, después me aburrí, era siempre lo mismo, con lo mismo, cualquier día le hace un escritico a los chícharos y a la ensalada de aguacate. Ya no sabe sobre qué escribir. Un día de estos le mando un mensajito y lo pongo de vuelta y media a ver si se le quita esa majomia con La Habana.

Mientras las amigas conversan, llega el correo.

– Mira te dejaron un paquetico en el buzón.

-Si déjalo ahí, cuando Pancho venga del trabajo lo recoge.

Reglita sonríe y le dice a Yusimí.

-Voy a ir a buscarlo, capaz que llueva y se te moje.

Sin tiempo para que Yusimí la detenga, Reglita sale y va directo al buzón. Regresa y mirando con picardía a Yusimí le dice.

– Que casualidad, el paquetico viene de la editorial La Pereza, la misma que publicó el libro del habanero.

– Debe ser un error, debe ser pa’ otra gente.

– Aqui dice bien clarito Yusimí Perez y es tu dirección.

– Dame acá y no jodas más, esta bien. Lo compré y qué.

– No te pongas así mi santa, tanto cuento con que no lo soportabas y terminaste comprando su libro.

– No es pa’ mi, es pa’ una amiga en Cuba que me lo encargó.

– Si, si, ni que yo fuera boba o me chupara el dedo. Admítelo que a ti también te gusta como escribe el tipo y déjate de tanta bobería.

– Está bien, déjame en paz, si lo compré pa’ leerlo y tener sus cuentos a mano. Ay mi santa tú me harías el favor de decirle a tu amiga si ella puede llevarle mi libro, pa’ que me lo firme.

Reglita ríe a carcajadas y exclama.

– A ti cuando te hicieron se rompió el molde. ¡ qué gente caballero, pero que gente!

El libro del tal Habanero2000, lo pueden comprar en este link. También está a la venta en Amazon.

https://www.lapereza.net/product-page/un-habanero-que-emigr%C3%B3-con-el-siglo

#memoriasdeunhabaneroqueemigroconelsiglo

Fotografía de Alba León.