Maria de Jesus, entre rosas y palmeras del querer.

La conocía de verla por televisión hace años, cuando tuvo un triunfo arrasador en Cuba. Como muchos, seguí su breve, pero intensa carrera en nuestro paìs. Como muchos, fui atrapado en la magia de su voz. Nunca mas supe de ella, algunos decían que vivía allá por Suecia, entre nieves y  vikingos. Pensé que la habíamos perdido para siempre, que nunca mas volveríamos a escucharla. A pesar del tiempo y la distancia, su voz seguía regalándonos rosas.

Soy de los que creen en la magia de la Navidad, en su encanto especial. Hay navidades especiales, de esas en que recibimos regalos inesperados, que desbordan nuestras expectativas.

Este año, al influjo de la Navidad, me reencontré con ella. Su nombre, por si solo, es un canto a la Navidad, resume el espíritu de la mejor época del año. Las navidades pasadas, recibí el regalo de su amistad, de su voz. No fue un reencuentro con una artista admirada, fue ganar, para siempre, una amiga; ¡María de Jesús! La muchacha que siempre viste de blanco al cantar, tal vez en un intento de mostrarnos su alma, su transparencia.

La amistad, rompe barreras, dinamita obstáculos, hace realidad sueños. Un grupo de amigos nos propusimos presentarla en Miami, regalarle un reencuentro con su público, en un escenario de prestigio. Apenas una semana tuvimos para prepararlo. The Place, como siempre, abrió sus puertas a un nuevo Encuentro entre amigos, corrimos la voz, logramos presentarla en televisión, sobre la marcha ultimamos detalles.

Sin planificarlo, solo por ser la única noche disponible del lugar antes de la partida de María, el Encuentro, se  planifico para el viernes 6 de enero. Ese seria el regalo del Dia de Reyes para ella y para nosotros. Su nombre hacia el milagro de reencontrarnos en Navidad y materializar su presentación un 6 de enero y aún hay quienes no creen en los milagros.

Cuando les hablaba a mis amigos de María de Jesús, les confieso que todos los que estaban en Cuba y fueron testigos de su éxito, la recordaban; la muchacha que vestía de blanco, la de te llegara una rosa. Otros, más jóvenes, no la conocían, ayer en la tarde una amiga, me confirmaba su asistencia, la vio cantar por televisión; canta como los ángeles, me decía, tengo que ir a verla.

Así, por las redes sociales, de boca en boca y con la ayuda de su participación estelar en el Show de Fernando Hidalgo, muchos decidieron asistir a un Encuentro entre amigos, donde María de Jesús, seria nuestra invitada especial.

Siempre confíe en ella, en su talento, carisma, su extraordinaria voz. Como me dijo mi amigo-hermano, solo hay que dejarla cantar, ella sola se gana al público.

Poco a poco, el público, comenzó a llegar a The Place, todos los asientos disponibles fueron ocupados, la noche prometía hacer historia. Entre el público, familiares de María de Jesús, que quisieron saludarla en el camerino, más de 30 años sin verse. El reencuentro arranco lágrimas a todos los presentes, el parecido de  una prima segunda con su mama, emociono a María, que rompió a llorar. Tal vez Dios, se la envío para compensarla de ausencias, para dejarle saber que su madre, en una rosa, en un aplauso o en la luz que la iluminaba, también estaba presente esa noche, junto a  ella, tomándole la mano, apoyándola.

Cuando María de Jesús, apareció en escena cantando, sin previo aviso, convocada por un escrito mío que inspiro su canción, el sueño, el propósito de  un grupo de amigos, se materializaba. María, cantaba y el público, se dejaba seducir por su voz. Muchos, la descubrieron esa noche y se sumaron, para siempre, al grupo de sus admiradores. En el público, Juana Bacallao, la aplaudía y le dedicaba halagos a su modo, haciéndonos reír a todos, dando un toque de humor cubano a la noche. Aymee Nuviola, hizo un dúo con ella, evocando el inicio de ambas en “Todo el mundo canta”, un extra de la noche, así es la magia, una vez desatada, todo puede suceder.

María, canto alrededor de 10 canciones, pudo estar horas cantando, todos nos quedamos con ganas de seguirla escuchando. De su voz, salían palmeras, arco iris, girasoles y  giraldillas, que se adueñaban de la noche y nosotros, que abrían el camino a un próximo concierto de María de Jesús, donde, ténganlo por seguro, ¡nos  regalara un montón de rosas!

Advertisements

¡Navidad!

Guardo recuerdos especiales, de mis primeras navidades, era muy niño. Recuerdo vecinos ofreciéndose tragos, felicitándose con alegría. Hasta los ateos y menos sociables, en esos días saludaban con especial cariño. Jesús, nacía también, en el corazón de aquellos que lo negaban, los hacia mas humanos. Un día, el absurdo negó las navidades, no mas nochebuenas, no mas Navidad. Dios, no entiende de prohibiciones y decretos, siguio naciendo todos los días, todos los instantes en nuestros corazones, en cualquier rincón de Cuba.

En Miami, asisto a nuevas navidades, disfruto las casa decoradas, las luces. A veces, cambio el recorrido, me demoro un poco mas en llegar a casa, me seducen las casas iluminadas, los adornos. Las luces y las decoraciones, no bastan para celebrar la Navidad. Me entristece ver árboles de Navidad, sin nacimientos. Se hace una gran fiesta y olvidan el por qué. Es como si mis amigos, decidieran el próximo marzo, hacer una gran fiesta por mi cumpleaños, intercambiar regalos entre si, estrenar las mejores ropas y olvidaran invitarme, se imaginan, estar ausente de mi fiesta de cumpleaños! Un árbol de Navidad sin nacimiento, estará siempre incompleto, es como un niño sin sonrisa, una mañana sin sol, un arco iris sin colores!

Siempre aclaro que no practico ninguna religión, creo en Dios, con Fe absoluta. Entre todos los caminos a El, elegí, para siempre, uno directo, sin intermediarios, sin nadie diciéndome como llegar. Miro al cielo, busco dentro de mi corazón, siempre lo encuentro, sin ayuda de nadie, llevamos años entiéndanos así.

La Navidad, es la gran fiesta por el nacimiento de Jesús, no es el punto aceptarlo o no, el punto es pretender hacer la fiesta e ignorarlo. Invitar a Santa Claus y olvidarse de los Reyes Magos, hasta del propio Jesus. Cuando nació Jesús, quienes vieron la estrella de Belén y fueron a  rendir homenaje y llevar regalos, fueron los Reyes Magos. Santa, allá, en el polo norte, ni se entero y si alguien se lo dijo, no le intereso mucho, no llevo ni un juguetito, ni un juego de yaquis, ni siquiera unas bolas al recién nacido, ni el mas sencillo de los juguetes no básicos o dirigidos de nuestra infancia; nada. Tal vez por eso, la Navidad en Miami, no acaba de ganarme, me parece fría y distante. Muchos gastos, poca Fe.

En Cuba, fui muchas veces a la misa del Gallo, en la Catedral de La Habana. También fui a iglesias bautistas. Siempre recuerdo las palabras de un pastor; es bueno no saber el día exacto que nació Jesús, al final, nace todos los días en nuestros corazones!

Navidad, en La Habana o en Miami, en cualquier lugar del mundo, es celebración de paz, amor y hermandad. Todos nos reunimos en un cumpleaños gigante que ni enviados del polo norte, ni quienes lo niegan, logran evitar. Nace, una y otra vez, aún en el corazón de ateos, se abre puertas, arregla pesebres y humildemente, se deja nacer, alumbrando un nuevo mundo. No necesita lujos, árboles gigantescos o ser recibido con ropas de marca, necesita corazones abiertos, almas nobles, esperanzas, Fe.

Desde La Habana, una esperanza gigante, le da la bienvenida, lo  recibe humildemente; esto es lo que tengo, le dice, me basta, sobra, responde, estoy con ustedes. El malecón, le regala una ola especial, los santeros van y le ofrecen miel, girasoles y cintas de colores, los católicos sus luces y altares brillantes, los protestantes, se reúnen y sobriamente asisten a su nacimiento. El pueblo todo, mira a El y pone en sus manos, una esperanza enorme, que lleva años, gestándose en sus almas,  esperando!