Los cubanos y las entrevistas de empleo.

Nosotros, los cubanos, nos acostumbramos, durante años, a resolver trabajos por amistades o por decretos de ubicación. Recuerdo cuando me gradúe de la Universidad, me ubicaron en un centro de investigación directamente, sin entrevistarme, sin siquiera verme la cara. Llegábamos a un centro de trabajo y decíamos las palabras mágicas; vengo de parte de fulanito, no hacia falta decir más, la plaza, era nuestra. Creo que ni sabíamos que existían las entrevistas de empleo. Cuando emigramos, entre los tantos monstruos que nos esperan y terminamos venciendo, están las entrevistas de empleo.

Recuerdo la primera vez que llene una solicitud de empleo, una aplicación, en ese cubanglish que aprendemos poco a poco. Me dijeron, lo llamaremos para la entrevista de empleo. Cuando llego el momento de la entrevista, me preguntaron, como esta tu ingles? Fui  sincero, le dije; yo creí que hablaba ingles, cuando llegue a Miami, me di cuenta que no. Que pena, no podremos emplearte, a ver, lo que vayas a decirme, de ahora en adelante, dímelo en ingles, me dijo la entrevistadora, empecé, primero con miedo, después mas seguro. Como a los 5 minutos, me interrumpió; no digas nunca mas que no hablas ingles, eso que tú haces, en este pueblo, es hablar ingles. Así conseguí mi primer empleo, no era el mejor del mundo, pero siempre lo recuerdo con especial cariño, me ayudo a vencer miedos y a enviar mi primera ayuda a mi familia en Cuba.

Pasaron los meses, una segunda entrevista de empleo me esperaba. En esta ocasión no iría solo, un gran amigo y yo, fuimos citados para la misma hora. Nos pasamos el día anterior practicando, el ingles de mi amigo, en aquel entonces, sólo le alcanzaba para decir algunas palabras sueltas. Cuando estaba a punto de perder la paciencia, le dije; mira apréndete estas palabras; please help me, i need to work! (por favor ayúdeme, necesito trabajar). En esta ocasión, la entrevistadora, no hablaba español, llamo primero a mi amigo, me pare en la puerta; si quieres, te puedes sentar y los entrevisto a los dos, me dijo. Antes que terminara de hablar, ya estaba sentado frente a ella. Durante la entrevista, hablaba por los dos, en un intento que no notara que mi amigo estaba mal en ingles. Llego un momento que me dijo, ya has hablado bastante, ahora quiero oírlo a él. Mi amigo, la miro, juntó las manos y dijo las palabras mágicas; please help me i need to work! No se que efecto causaron en ella esas palabras, solo recuerdo que nos dijo; mañana, aquí a las 9 de la mañana, en uniforme, comienzan el entrenamiento. Mi amigo, ahora que conversa de tú a tú con jefes y personas que solo hablan ingles, recuerda aquellas primeras palabras en ingles que como Ábrete sésamo! De nuevo tipo, le abrieron las puertas a un buen empleo en Miami.

Hace apenas unos días, lleve a un amigo recién llegado a su primera entrevista de empleo. La entrevistadora, le hablo en ingles, lo apabullo, mi amigo la miraba y no sabia si salir corriendo o empezar a llorar. Cuando ella insistió, él solo pudo decirle, nervioso y confundido; how are you? (como esta usted) y de ahí, no hubo quien lo sacara. Finalmente, le buscaron una posición donde el ingles no es tan necesario y pronto comenzara a trabajar. Ya esta estudiando ingles, su primer tropezón, le enseño que si quiere acceder a un buen empleo tiene que, al menos, comunicarse en ingles.

Pasan los años, vamos venciendo miedos, cortando cabezas de dragones y triunfando. Atrás van quedando las primeras entrevistas de empleo, nos vamos aplatanando. Miami, deja de ser una ciudad extraña y nosotros unos recién llegados. Así somos los cubanos, nada nos detiene, ni idiomas, ni inexperiencias, lo que no sabemos lo inventamos, seguros que somos dueños del futuro. Ah y recuerden, un please help me i need to work, puede ayudar en situaciones difíciles!