Fin de año, balances y proyectos.

Terminar un año, es siempre motivo de balance y proyectos. Es el momento del, que hice, que quedo por hacer y que haré. Cuando se termina un año positivo, de logros, de sueños realizados, el momento del balance, se adorna con una sonrisa, se perfuma de satisfacción, se acompaña de amigos.

Si continuara la costumbre que acompaño nuestra vida en Cuba, de  nombrar los años, este año que termina, sería el año de Habanero2000. Para mí, un blog, era algo lejano, inalcanzable, veía a los blogeros como seres especiales, míticos, jamás imagine ser uno de ellos. Este año mi musa transoceánica, sopló con tanta fuerza, que un buen ciclón, desde Barcelona, quito para siempre el polvo a mis alas, a las alas que me dio mi madre, que ella enseño a volar. Mis alas, que empolvadas, casi habían olvidado volar, al influjo de mi musa, se deshicieron de polvos y penas y decidieron volar, indetenibles!

Un amigo poeta, me animo a comenzar a escribir en un blog. Inspirado por mi musa, alentado por amigos, una noche de abril, nació, Habanero2000.

Hace días hablaba con mi madre, se asombraba de la frecuencia con que escribía.  Pensaba que escribía una vez a la semana o cada 15 días. Nos reímos cuando le dije; no he ganado un centavo con mis escritos, pero me han hecho tan  feliz que valen, para mi, por todo el dinero del mundo.

Este año, he sumado amigos y consolidado amistades, afectos. Si continuo así, un día tendré; un millón de amigos! Mis amigos yo, nos hemos reunido en nuestros encuentros, otro logro del año. Todos fueron valiosos, importantes; el encuentro con Rosita, fue un extra, un regalo especial de mis amigos y del oficio de escribir.

Este año, a pesar de intentos de restricciones y algunas criticas, fui a La Habana, regrese a los brazos de mi madre. Volví a andar las calles habaneras, colgué mi corazón, a tomar el sol, en balcones habaneros. Converse con fantasmas vivos, en mí transitar por mi ciudad. Me nutrí de vivencias, desate mi inspiración, al influjo de mi ciudad, mi madre y recuerdos. El resultado, ustedes lo conocen, lo hemos compartido día a día, es nuestro.

No puedo terminar, sin desearles fuerza, tesón y voluntad, para luchar por  la felicidad, por hacer del próximo año, uno muy feliz. La felicidad, no es un don, es una conquista.

También quiero nombrar, bautizar, a mi manera, el próximo año. No lo duden, será el año de la publicación de mi libro, de mi primer libro, que muchos amigos me piden ya insistentemente. Desde el otro lado del mar, mi musa, casi me lo ordena, miro a mi madre y sonríe orgullosa, imaginando mi libro en sus manos. Vuelvo la vista a  mi ciudad, sonríe coqueta, me guiña un ojo, será mío también, susurra, se tiende al mar y lo espera, no puedo negarme. El 2012, será el año de la publicación de mi primer libro, le ponemos titulo?