San Nicolas del Peladero en La Yuma.

Allá  en la Hialeah que se quedó a mitad de camino entre La Habana y Miami,  Cuca y Micaela conversan una tarde de domingo.

-Cuca,¿Tú  te acuerdas de San Nicolas del Peladero?

– Claro mi santa que cubano de la edad de nosotras no se acuerda de Plutarco, la alcadesa, Eufrates del Valle, Ñico Rutina, el sargento Arencibia y toda esa gente que nos hicieron reír  durante años.

– En estos días me he acordado mucho del programa. Chica estas elecciones parecen que son en San Nicolas del Peladero. ¡Que brete, que  dale al que no te dio, que manera de sacarse trapos sucios! Da pena.

– Yo estoy espantá, jamás  pensé ver algo asi. Ave María purisima que me parece que estoy en un solar . Que si a uno le sacaron unas grabaciones diciendo que como es rico y famoso le agarra la chocha a quien le dé  la gana, que si lleva 20 años viviendo como Carmelina, sin pagar taxes, que si va a levantar muros y otras locuras. Que si los emails de la otra, que si los muertos de Benghazi,  que si al marido se la mamaron. Eso da pena, yo estoy como confundía, atormentá con todo esto. Caballero que uno lo que quiere saber es que van a hacer para que el país vaya pa’lante y no ese chanchullo.

-Tienes razón Nena, da pena y eso que estamos en el primer país  del mundo. Tú  viste ayer el video de la vieja diciendo que estaba loca porque Trump la violara y el de la otra diciendo que los que no estén  de acuerdo con Trump  que se vayan pa’ otro país.  Me acordé  tanto de aquellos que nos gritaton cuando el Mariel, seguro que la vieja esa era la de vigilancia de su cuadra.

-Mi negra y qué  tú  me dices de Trump  amenazando con meter presa a la Hillary si él era electo presidente, yo pensé que me habia equivocaó de canal y estaba viendo Cubavisión, candela mi son.

– A veces hasta me dan ganas de no votar.  Si esto sigue asi, va a acabar como la fiesta del Guataó , un sal pa’ fuera a lo Yuma.

-Hay que votar Nena y botar lo que no sirva. Mi marido y yo vamos a votar por la Hillary, es la que mas sabe de política  y la que mejor puede dirigir este país,  como diría  Pablito; no es perfecta, mas se acerca  a lo que siempre soñé .  El Trump ese no me gusta ni un poquito y esa admiración por el hijo de la gran Putin,  me asusta,  todo el mundo sabe que el Putin ese, es de lo peorcito que sólo  piensa en el poder y en enfrentarse a este país . El Trump  se hace el que esta apululu de ideas nuevas y es tremendo descarao y viejo verde, tremendo inflador es lo que es. ¿Qué  estaba haciendo to’ este tiempo? Que no se me haga el barbaro ahora que es tremendo cara e’guante. 

– La Hillary también  tiene su caquita. Debió  aclarar antes lo de los emails, ahí falló,  se comio el millo. Lo de Benghazi esta claro, que por más que la han investigao, no han encontrado na’ pa’ acusarla, aunque siguen con el tiquitiqui. Ay Santa Barbara bendita ilumínanos y que esto acabe bien.


Pancho que estaba durmiendo la siesta en el cuarto, sale y se suma a la conversación. 


– Ustedes tiene razon, esto da pena. En todos los años que llevo aqui, nunca ví nada parecido. Siempre los candidatos  de cada partido, le tiran al contrario y defienden lo suyo, pero lo de este año no tiene nombre. Yo ya sé lo que tenía que saber de cada uno y estoy seguro de mi voto. Micaela y yo votaremos por Hillary. No es que entre dos males nos quedemos con el menor, es que sin dudas tiene experiencia y capacidad para gobernar este país.  Ha sabido comportarse y no perder la tabla. Y si no da la talla, dentro de 4 años la sacamos que eso es lo grande de una democracia. Cada uno vota por quién  quiera que por eso estamos en un pais libre.

– Es verdad Pancho que ganas tengo que pasen estas elecciones y decir como la canción ; ¡Qué tiempos aquellos que ya pasaron…!

– Asi mismito Nena, que se acabe ya, este San Nicolas del Peladero en La Yuma. 

Advertisements

Malas noticias desde Rusia.

Rusia homofobia, tomada d ela pagina inout post
Leo noticias, créanme algunas hasta me gustaría ignorarlas, no saberlas nunca. A veces pensamos que lo que ignoramos, es como si nunca hubiera sucedido, pero esa actitud de avestruz, no me gusta, me es ajena. Las noticias aunque sean malas, de las peores, hay que enfrentarlas y reaccionar ante ellas.

Rusia, lo que queda como símbolo de la antigua y siempre lejana Unión soviética, es noticia en estos días y mala noticia. Digo siempre lejana, porque a pesar de cursos de idiomas rusos y bombardeos de películas y muñequitos rusos, nunca la hicimos nuestra. Diferencias irreconciliables tal vez, aunque aprendimos a decir, Товарищи (tavárishhi). A pesar de toneladas de carne rusa ingeridas, de televisores descontinuados, ventiladores plásticos y relojes Poljots, nunca fuimos “conquistados” por su modo. Teníamos amigos rusos, al final los pueblos se entienden, por encima de convenios y decretos. En mi barrio, había una rusa casada con un mulato cubano que daba unos escándalos bilingües que hacían historia. No era un problema de antagonismo, nosotros no teníamos muchos en común con esos supuestos e impuestos nuevos amigos que negociaban con nuestras miserias. Tampoco los rechazábamos tajantemente, muchos se mezclaron con nosotros, para siempre y allá quedaron, jugando domino, tomando ron y compartiendo escaseces. Disfrutando nuestro eterno verano y olvidándose de la nieve y del Kremlin.

De esa misma tierra que un día intento ser amistosas a empuje de decretos y convenios, llegan hoy terribles noticias. Mientras muchos países aceptan y legalizan el matrimonio gay y tratan de encontrar leyes y medidas en contra de la discriminación por orientación sexual. Rusia, con su presidente Putin, (debe ser duro ser un hijo de Putin), a la cabeza, lanza medidas homofóbicas y toleran actos de violencia contra personas, solo por su orientación sexual.

No es primera vez que la humanidad asiste pasivamente a actos discriminatorios y de violencia en contra de minorías. Cuando un país y su gobierno toman el camino equivocado deben ser detenidos de golpe y unánimemente, no podemos permitirnos el resurgir del fascismo en pleno siglo 21. La humanidad no puede asistir tranquilamente al nacimiento de extremistas e intolerantes que nadie sabe a donde pueden llevarnos un día. No olvidemos que Putin y su gobierno, controlan armas nucleares, no olvidemos horrores anteriores. Hoy discriminan y acosan a los gay, mañana no sabemos hacia quienes dirigirán su odio y tal vez sea tarde para detenerlos.

También leí que una diputada rusa, con un apellido que recuerda a Mussolini, emulando con Putin, pedía quitarles a las parejas gays los hijos adoptados. Para ella es mejor niños huérfanos sufriendo, que niños con dos padres o dos madres. Esta mujer es, sin dudas, otra buena “hija de Putin”.

Ante estos hechos no bastan frases. No es suficiente que el presidente Obama los critique y diga que no tiene paciencia. No basta dejar de comprar el vodka ruso. Los jóvenes discriminados y victimas de violencia en Rusia, necesitan acciones. Rusia, será, si no se impide, la sede de los próximos juegos olímpicos de invierno. Muchas voces han pedido el cambio de sede. Un boicot castigaría a los atletas, un cambio de sede, seria un claro mensaje al gobierno de Putin, del rechazo mundial a su política homofóbica y discriminatoria.

La Internet ha difundido actos de violencia contra jóvenes gays y hasta asesinatos. En mi opinión es hora de frenar a estos hijos del stalinismo y el fascismo que intentan dar vuelta atrás al reloj de la historia; la humanidad no debe permitírselo. La historia no nos lo perdonaría.

Recuerdo siempre la frase, “a grandes males grandes remedios”. Es hora de unirnos y encontrar ese remedio enorme que detenga a esas fuerzas oscuras que resurgen con fuerza en la Rusia actual. Unirnos y reclamar el cambio de sede de los juegos olímpicos de invierno, exigir por parte de presidentes y ministros algo más que frases bonitas debe ser nuestro propósito. Ser tolerantes con la intolerancia, es intolerable.

Luchemos por recibir buenas noticias desde Rusia, entre todos podemos lograrlo. Hay muchas frases que expresan que contemplar en silencio una injusticia, es ser cómplice de ella. Alcemos nuestras voces, neguémonos a ser cómplices de esta injusticia. Como leí en un pull-over que lucia, con orgullo, una tarde de mayo un joven en La Habana, “la homosexualidad no es un peligro, la homofobia si”
012 (2)

Fotografia del inicio, tomada de la pagina inout/post.