Un concierto de Navidad.

IMG_0045

Un concierto de Navidad, siempre promete emociones, nostalgias, alguna lágrima y arte del bueno. Las canciones relativas a la fecha no pueden faltar, de la voz de Samuel Calzado y de los recuerdos, vienen varias. Noche de paz trae a escena infancias y recuerdos, nos advierte antes de cantarla que tal vez no pueda terminarla; ya son 22 navidades separado de su familia, sin escuchar esta canción en la voz de su madre. No se si su madre en la distancia le apuntó la letra y la nota exacta. Termina la canción emocionado y feliz, por unos minutos compartió fiestas y canciones allá en un rinconcito de nuestra Habana, es la magia de la música, su embrujo.

Nos regala boleros, sin dudas se propuso invitar a todas las emociones a su concierto. Se sienta al piano, siempre, su mejor momento, donde alcanza la excelencia. Me gustaría un concierto acústico de Samuel; él, su piano, su voz, algún invitado. Que la descarga fuera la conductora de la noche, que complaciera peticiones, sin la altura de un escenario alejándolo de nosotros. Sin dudas un concierto así seria su mejor concierto.

Samuel, como muchos, es un luchador incansable, no se da por vencido. Poco a poco se propone nuevos retos, suma público y admiradores. Imponerse y triunfar en una ciudad como Miami, no es fácil, lo sabe. Cuenta con buenas armas en esta lucha; su voz, su piano y su insistir, su no darse por vencido. Sabe que todo no esta perdido y viene a ofrecer su voz, su corazón, una y otra vez, incansable.

Me presenta como su critico, exagera, solo soy un admirador mas, un amigo que comparte públicamente sus emociones. Hace 3 años cuando comencé mi blog, no me imagine comentando conciertos, describiendo espectáculos. Ya son varios los escritos dedicados a nuestros artistas, Rosita, Maria Antonieta, Ivette, Mirtha, Annia. Hace años, cuando realizaba mis prácticas de laboratorio en la Universidad, jamás me hubiera imaginado comentando conciertos, opinando de política o escribiendo cuentos. La astróloga de La Habana se equivocó en sus predicciones.

Hoy, en la mañana en mi eterna lucha entre el gimnasio y mis escritos, ganaron mis escritos. Me levante temprano para ir al gimnasio, revise las notas que tome durante el concierto de Samuel y aquí estoy, tomando café y terminando de compartir mis vivencias de un concierto de Navidad.

Como invitado irrumpe en escena Yunier Díaz en su personaje de Osana. No lo había visto antes, no podía imaginar que el muchacho serio y hasta tímido que conocí en conciertos y fiestas, fuera capaz de hacer tantas cosas en un escenario y hasta se atreviera a decirme públicamente que si yo “me daba patadas en los dientes”. La actuación de Yunier, su humor y vitalidad dan variedad al concierto, lo enriquecen. En una Navidad a “lo cubano” el humor y la risa no pueden faltar.

Durante su concierto, Samuel rinde homenaje a Bola de Nieve, Memé Solís. Alguien le pide una canción de Moncho, no recuerda bien la letra y Lourdes Libertad se la apunta en gestos desde el público. Samuel, la invita al escenario, comparten canciones y afectos. Hacen un dúo y después la acompaña al piano, un extra de la noche que no estaba en el programa.

El concierto termina, buen regalo de Navidad que se agradece que se convirtió en un arma mas para apuntalar la alegría y vencer la nostalgia que cargamos los emigrantes en estas fechas. Fiestas en que nos inventamos la alegría y la sonrisa seguro que tendremos navidades por venir y disfrutar sin exilios, ¡Como un milagro!

Una amiga diferente!

En mi infancia, por parte de mi padre, recibí una educación muy rígida. Pretendió inculcarnos que el mundo era blanco o negro, sin términos medios. La vida, se encargo de enseñarme, que vivimos en un mundo de matices. Nada ni nadie es enteramente blanco, tampoco nada, ni nadie es enteramente negro.

Hace años, conocí a una persona, que de lejos, sin tratarla, sin saber por que, algo me hacia rechazarla. Tal vez su manera explosiva, su cantarle las cuarentas y hasta las ochentas a cualquiera. Su hablar, que resumía tonos y frases del “ambiente” habanero, me ponían, sin darme cuenta, un freno al acercarme a ella.

El tiempo, siempre se encarga de mostrarnos la verdad de todo, el lado oculto de la vida, de las personas. Sin proponérnoslo, poco a poco, esta persona y yo, terminamos siendo amigos; grandes amigos!

Hemos conversado de todo, me ha contado su vida, no me he espantado, al contrario, cada día, la quiero mas. A pesar de trabajar duro y coquetear en algún momento con lo” ilícito”, siempre ha encontrado tiempo para conversar con su hija, aconsejarla. Su hija es hoy su amiga y juntas enfrentan y vencen duras pruebas.

Cuando su madre agonizaba, pudo llegar a tiempo para despedirse, me cuenta que perderla, fue quedarse sin protección, como si un velo que la envolvía, se hubiera roto para siempre. Ahora ella, es el velo que cubre a su hija.

Esta amiga diferente, cada vez que puede, me trae una tarjeta de teléfono; llama a tu mama, me dice, se que eso la hará feliz. Su regalo de navidad, fue media hora hablando con mami. Sabía que nada podría hacernos más feliz a ambos.

Antes de mi último viaje a Cuba, pase por su casa, me ofrecí a llevarle unas medicinas a su tío. En un momento de descuido, me puso un dinero en el bolsillo; para tu mama, para que lo gaste en lo que quiera ella. Abría gavetas y estantes, buscando algo más que mandarle a mami, me fui de su casa, con paquetes de café, medicinas y un montón de cosas.

Recuerdo una ocasión que estábamos conversando y me dice; cuando estuve presa en Cuba, me voltee y le dije; presidiaria también! Nos reímos durante unos minutos. Mi amiga, se las sabe todas, es una “camajana”, en el mejor sentido de la palabra.

Sin dudas, es una amiga “diferente”, pero no porque roce lo ilícito o por su hablar “callejero”, Tampoco, por su carácter explosivo, capaz de mandar para la “p.…”,  a cualquiera. Es diferente, porque tiene un corazón enorme que no le cabe en el pecho. Un corazón de oro, que se da a todos desinteresadamente. Se lo dije a su tío, cuando lo conocí en Cuba, se le humedecieron los ojos; no sabes lo que significa para mí, que me digas eso, susurró.

Mi amiga, me demostró que hay seres especiales, que son capaces de rondar lo prohibido y elevarse sobre si mismos, sublimarse, en actos de amor infinito. Tener una amiga “diferente” me honra, me estimula a ser mejor. Ella sabe que siempre podrá contar conmigo. Si un día, se le acaba la cordura, le daré un poco de la mía, no tengo mucha, pero si la suficiente para compartirla con una amiga, no la abandonare nunca. En un año, mi amiga será completamente feliz habrá pasado una prueba difícil que le ha puesto la vida, sabe que no esta sola, le sobran hombros para apoyarse. Entre ellos, los míos.

Se que leerá este escrito, un día la amenacé con hacerlo; no te atrevas!  Fue su respuesta. Se también que llorara, es muy sensible, extraña mezcla de sentimientos y pasiones, un ser excepcional; mi amiga diferente!