El espanto de una foto.

nino sirio 1
Hoy pensaba utilizar una fotografía, muy buena por cierto, de mi amigo Yohandry Leyva y jugar con el tiempo y las historias. En mi cuento los personajes serian niños. Otra historia real me estremeció el día y otro niño se robo mis letras y mi mente.

Las tragedias no siempre sacuden a Occidente; el color de la piel y la ubicación geográfica pueden decidir si nos indignamos y gritamos de dolor e ira o si volteamos el rostro y sacudimos la cabeza, alejando imágenes dantescas.

Mientras tanto en mi esquina, en mi lugar de siempre, espero. Quiero ver al Empire State iluminarse con la imagen del niño sirio ahogado intentando llegar a Europa. Quiero ver a los que condenaron al cazador de leones, levantarse y decir, basta. El mundo no puede permanecer indiferente ante tanto horror. La realidad supera al más terrible de los espantos y el mundo asiste de espectador.

Si un triste y oscuro rapero conmocionó a los cubanos de Miami y una lluvia de videos nos abrumo, aburrió e irrito, ¿Dónde esta nuestra solidaridad humana? ¿Dónde yacen nuestros sentimientos? ¿Acaso nos interesan más los insultos, las palabrotas, un león famoso o la vida de un artista que la muerte de niños?

El futuro esta muriendo delante de nuestras narices. Muchos ven la terrible foto; quítala, es horrible, me horroriza. Ahí termina su espanto, su reacción, no es justo, ni humano, es triste, doloroso, decepcionante. Compartamos el espanto y la acción para evitarlo.

Unámonos todos en una mano tendida a los refugiados que huyen de la guerra. Seamos, de un modo u otro, el brazo poderoso que detenga la barbarie. El futuro nos pedirá cuentas y no podemos mostrar una triste lágrima y un pañuelo húmedo. Seamos parte de un ¡Basta! Enorme, que estremezca al planeta y ponga fin a guerras y muertes.
Seamos todos el niño sirio muerto y en nuestro intento y acción, devolvámosle la cordura al mundo. Empecemos hoy, mañana puede ser muy tarde. Los niños podrían estar en extinción.

Fotografia tomada de http://www.Elmundo.es

Advertisements