La Habana se vistió de orgullo.

Ayer La Habana se vistió de orgullo. No sólo de orgullo gay, de orgullo real y total, del bueno. De ese orgullo que es capaz de cambiar historias y derrumbar muros, de mostrar caminos.

Este año, sin razón que convenza, fue suspendida La conga por la diversidad que debía celebrarse en mayo 17. Cuando se supo esta decisión, un grupo de jóvenes en las redes sociales y en grupos de WhatsApp, decidieron hacer una marcha independiente y convocaron una marcha que debía iniciarse en el Parque Central.

Tal vez los más jóvenes o los que han vivido a espaldas a realidades, por aquello de, mientras no me pisen el callo, no digo na’, ignoren por qué para la comunidad gay es tan importante poder manifestarse públicamente en La Habana de todos. Un poco de historia nos ayudará a entender mejor.

Durante años, La Habana asistió espantada a recogidas y represiones contra la comunidad gay, ser maricón en Cuba, era buscarse una salación. Podían hacerte la vida imposible en centros de estudios y de trabajo. En más de una ocasión se hicieron recogidas a la salida de espectáculos públicos como el ballet y conciertos de cantantes. Recuerdo ahora, especialmente, una ocasión que durante un concierto de Rosita Fornés en el Teatro Musical de La Habana, durante el intermedio, algunos salieron a fumar, un grupo de policías empezaron a montar en un camión a todos los que habían salido, sin razón, ni pretexto. Alguien avisó a La Fornes que se remangó el vestido y salió a retar a la policía: o los sueltan a todos o me montan a mí, no se atrevieron a desafiar la ira de Rosita y todos regresaron al teatro. A su salida al escenario Rosita fue recibida con gritos de, ¡Rosa poderosa!. Están aún vivos los homosexuales que sufrieron el horror y espanto de la UMAP. Tengo amigos que durante el Mariel, fueron obligados a abandonar el país, eran escorias, solo por ser homosexuales. Sobran hechos y anedoctas, una gran mayoría lo sabe.

Por eso dolió tanto la cancelación de la Conga por la diversidad y por eso se organizó la histórica marcha gay en el corazón de La Habana.

Su celebración, su triunfo innegable abre un camino, ilumina la ciudad con aires de arcoíris y libertades. Participantes me informaron que no se pronunció ni una consigna contra el gobierno, que la única intención y acción era negarse a que los volvieran a meter en un clóset oscuro, porque coño las libertades no son migajas que se dan y se quitan a voluntad.

En mi modesta opinión, Mariela, a quien no puede negársele su acción a favor de la comunidad gay en Cuba, perdió una gran oportunidad de prestigiar su nombre y figura. Si se hubiera sumado a la marcha, compartido con esos muchachos, hoy muchos la aplaudirian. El gobierno también perdió una gran oportunidad de demostrar tolerancia, de dar una nueva imagen ante el mundo y la historia. La represión, la fuerza utilizada para impedir que la marcha siguiera por Malecón estremeció a La Habana y al mundo, para vergüenza de quienes olvidan que la historia cambia y la gente se cansa de marchar sólo por orientaciones de arriba.

La marcha pudo llegar desde el Parque Central hasta el monumento a Juan Clemente Zenea, casi donde Prado llega a Malecón, a su paso los autos sonaban sus claxons y la gente los apoyaban. A muchos nos hubiera gustado ver a los agentes de la policía de tránsito, detener el tráfico y permitir el paso de la marcha por Malecón, pero no fue así, lo impidieron por la fuerza. Ante la imposibilidad de continuar la marcha y el uso de la fuerza para reprimirlos, muchos de los asistentes respondieron con una besada pública.

Decididos a nunca más ser empujados dentro de un clóset. No son juguete de nadie para ser usados a su antojo, son hombres y mujeres con una bolas enormes, decididos a hacerse escuchar, notar y ser tenidos en cuenta.

Si, La Habana se vistió de orgullo el pasado sábado y se niega a cambiar de traje.

Fotografías tomadas de la página de Taylor Torres Escalona.

https://www.lapereza.net/product-page/un-habanero-que-emigr%C3%B3-con-el-siglo

Advertisements

Un día difícil y feliz.

Tenía temor por este día, sería, sin dudas, un día muy difícil para mí. Por vez primera no estaría en mi Habana, junto a ella, regalándonos besos y te quieros, adornando la ciudad con nuestro amor.

Ayer una amiga reciente, en el trabajo, me contaba de su felicidad, hoy viajará a Camaguey, a abrazar a su madre, a ser feliz. Compartí su felicidad, pertenezco a ese grupo que comparte y hace suyas alegrías y sonrisas de amigos. Casi al final de la conversación, me preguntó por mi mamá, ella no sabía de lágrimas y ausencias, de mis penas y dolor, entre lágrimas le dije; es mi primer Día de las madres sin ella. Sé que lamentó haberme preguntado, me despedí con un beso y le dije, disfruta mañana por ti y por mi, acumula besos y te quieros.

Hoy amanecí tratando de obviar el día, me prometí no revisar Facebook, ir al gym, aturdirme y tratar de pasar el día lo mejor posible. Mientras estaba en mi rutina recibí un mensaje de mi editora: revisa tu email, te envié el pdf de tu libro, revísalo, milagro del amor que me cambió el día.

Ahora reviso el proyecto de mi libro, de su libro que siempre quiso apretar fuerte contra su pecho. Creo que no hay mejor homenaje a su memoria y presencia. Juntos revisamos y sugerimos cambios, juntos pasamos este día, entre proyectos y sueños.

¡La Habana no aguanta más!

En un barrio habanero cualquiera, Buenavista, Cayo Hueso o Pogolotti, dos cubanas conversan mientras saborean su café.

– Ay Estrella acabo de ver unas fotos de La Habana que parecían de otra ciudad, lindas, brillosas ¿De dónde carajo las sacarían?

– Micaela, no te hagas que tú sabes muy bien que aquí hay lugares preciosos, de esos que dejan a cualquiera con la boca abierta.

– Cierra la boca no te entre una mosca o una jutía escapá. Yo sé que La Habana tiene lugares muy lindos, que uno los mira y no puede creer que al doblar halla un montón de basura, un derrumbe o un solar a punto de venirse abajo. A mi no me hagas cuento de La Habana que me la conozco todita.

– Entonces Micaela,¿ Cuál es tu problema con esas fotos de La Habana?

– Que me molesta que sólo den esa imagen de la ciudad. Esto es más que carnavales, luces y pachanga, aquí hay mucho sudor, lágrimas, mucho sufrimiento mi santa. Que llevamos años esperando un milagro que no llega y aguantando callaos. La ciudad se está muriendo poco a poco y a nadie parece importarle. A mi me duele cada derrumbe, cada abandono, cada montón de basura y escombros, cada boca que se aguanta para no gritar, cada consigna sin sentido.

– Ahí te doy la razón Micaela, duelen muchas cosas en esta ciudad y en esta Isla, un dolor profundo, de esos que no se quitan con duralgina.

-Ves, el malecón está muy lindo, pero no camines las calles de CayoHueso que te pierdes en un bache, se te revuelve el Alma oyendo historias, gente que sólo piensa en irse y otros que quieren un cambio, pero no se atreven a cambiar ellos. La cosa está dura Estrella, muy dura y luego vienen los turistas y se creen que nosotros nos la pasamos en el bailoteo y tomando ron, que todo es jarana y rumba y no mi santa, no; esa imagen de La Habana no es la real.

– Es verdad, tú sabes que yo adoro esta ciudad, no podría vivir en otra, pero La Habana no es namá el casco histórico, el malecón, el Prado y otros lugares bonitos, La Habana somos nosotros coño.

– Quiero fotos de La Habana con la gente luchando el día a día, compartiendo lo poco que tienen, la cola pa’ la carne e’ puerco o los huevos cuando llegan, si llegan. Que tomamos Ron, pero también sudamos mucho y muy duro pa’ ponerle un plato de comida en la mesa a la familia, que bailamos rumba y son, pero también lloramos, sufrimos y soñamos.

– La Habana es una ciudad del carajo, cuando la hicieron se rompió el molde. Amo esta ciudad, aquí crecí, parí mis hijos, aquí me hice vieja y aquí quiero que me entierren. Quiero lo mejor pa’ estos barrios, estas calles, pa’ esta gente que la habita y la alienta. Que La Habana y to’ nosotros estamos cansaos de promesas y consignas.

– Así mismo mi negra, que una se cansa de lo mismo con lo mismo y La Habana ya no puede más. Tú te enteraste que este año suspendieron la conga por la diversidad, no habrá conga desde el malecón hasta el Pabellón Cuba.

– ¿Y eso por qué? Cuando Manolito se entere eso va a ser mucho con demasiado. Él anda cabrón porque no aprobaron el dichoso artículo 68 y ahora esto le pone la tapa al pomo.

– Dicen que vivimos un momento difícil, como si aquí hubiera alguna vez un momento fácil, que hace años que ya no hay cinturón pa’ apretarnos mas y sólo se oye eso, de que se acercan momentos difíciles, ¿Más todavía? No me jodan, ¿Hasta cuando los quince de Yakelyn?

– Así que ahora los muchachos no tienen su conga porque a algún comemierda le molesta. Vaya como que los quieren volver a meter a todos en el closet de nuevo. Es lo que tú decías, esos muchachos son también La Habana y tienen to’ el derecho del mundo a que se les reconozca y respete, pero a veces molestan y es como si de arriba alguien les gritara, mantén tu latón con tapa. La Habana va a despertar un buen día y se va a arrancar consignas y carteles y va a abrazar el futuro mi santa, porque ya no aguanta más.

Fotografías tomadas de Google y de la página de Facebook, Yo extraño a Cuba ¿y tú?

https://www.lapereza.net/product-page/un-habanero-que-emigr%C3%B3-con-el-siglo

Conversando en una barbería cubana en Hialeah.

Si vas a casarte y decides ir a pelarte ese día a una barbería en Hialeah, no se te ocurra comentarlo, pecado mortal, desliz imperdonable, en buen cubano; es buscarte una salacion, lo que no está pa’ ti.

El pasado sábado, fui testigo de una conversación en una barbería en Hialeah. Mientras me cortaban el cabello, un muchacho se atrevió a comentar que se casaba por la tarde, pa’ que fue eso. Caballero, eso fue el acabose. Por poco lo amarran al sillón de barbero para evitar que asistiera a la boda. Entre barberos y clientes comenzaron a comentar.

– Mirenle bien esa cara de felicidad, nunca más se la podrán ver. Cuando vuelva, ya verán la cara de angustia que tiene.

– Pa’ que te casas muchacho, tú estás loco. El matrimonio es una trampa, escápate mientras puedas.

– Las mujeres son unas depredadoras compadre, escápate mientras puedas. Te va a controlar hasta el último centavo.

– Compadre usted no ha visto la foto de una mujer con un cocodrilo que dice; el animal más peligroso que existe, al lado tiene un cocodrilo.

Así entre supuestos consejos y comentarios, trataban de “ayudar” al muchacho a recapacitar. Uno dijo.

– No sigan hablando que cuando vaya a dar el si, va a mirar a la mujer con tremenda cara de odio.

Todos trataban de transmitirle sus experiencias. Aquello fue una reunión machista. La manicurista trataba de contrarrestar el efecto negativo del discurso de barberos y clientes, rompía lanzas en favor de la mujer.

– Vamos no se hagan que ustedes sin nosotras no pueden vivir. No les hagas casos, ninguno de ellos puede vivir sin su mujer. Si la mujer los deja, se mueren, no hay quien les aguante el llantén.

El muchacho trataba de reírse y tomar como broma todos los comentarios, sé que al salir de la barbería ya no tenía el mismo entusiasmo por su casamiento. Tal vez si, tal vez sabe que al final, amar y compartir la vida con quien amamos, es una suerte y milagro.

En una barbería cubana, no importa esté en Hialeah o en La Habana, se habla de todo y de todos. Imagínese usted que, a veces, hasta comentan los escritos de un tal Habanero2000.

Fotografía tomada de Google.