Una madre y su espera.

IMG_0003
Allá donde el tiempo se detuvo y la esperanza aguarda,
Ella se mira al espejo,
Se examina el rostro y los detalles.
No usa maquillajes para ocultar sus años.
Los muestra orgullosa, complacida, son las medallas que le regalo la vida, sus trofeos.
Cada arruga fue una experiencia, una ganancia, una victoria de su fuerza y su constancia.
Recuerda días de llantos y de angustias, de beberse una a una lagrimas y penas,
De esconderlas donde nadie las miraba, siempre fue avara en su tristeza, fue lo único que nunca compartió,
Se basto para vencerlas, sostenida en ella misma, en su sonrisa, que nunca hubo llanto que borrara.

Amanece, el sol, reflejado en el espejo la embellece, siente que vuelve a ser joven, fuerte, vital.
Recuerda días de alegrías, de risas desbordadas, compartidas,
Fue generosa en la dicha, en la sonrisa, las compartió con todos, regalándolas esplendida y sonriente. Las sigue compartiendo día a día.
Revisa unos papeles, los relee, los estruja emocionada junto a su pecho.
Guarda como tesoros los escritos de su hijo, son la mejor medicina a sus achaques, el mejor maquillaje de sonrisas.

Mira el almanaque, los días que faltan ya son pocos,
Se mira de nuevo en el espejo y el milagro de la espera le da fuerza, brios, resta años, ausencias, lejanías.
Suena el teléfono, no se preocupa, sabe que no es día ni hora de llamadas que espera. Deja que otros respondan esta llamada, recuerda los últimos “te quieros”, cada timbre es una caricia en la memoria.

Se mira en el espejo, en el pasado, adivina el futuro y se sonríe.
Vienen a verla familiares y vecinos, le preguntan su secreto, su misterio, su bastarse para vencer la vida sonriendo y susurrando palabras dulces que acarician.
Se mira en los ojos que la admiran, descubre su misterio, estalla a voces su secreto.
– Saben, siempre lo espero, sé que vuelve, debo vivir para cada regreso, mientras él vuelva, debo esperarlo, ¡Sin importar el tiempo ni los años!
Es mi sitio, mi razón, mi gran tarea,
Tener mi abrazo listo, oportuno y necesario, pintando de arco iris nuestro encuentro, estrenando alegrías y sonrisas.

Advertisements

Teresita, entre violetas y niños.

teresita fernandez
Escribir sobre una mujer que es un poco o un mucho, una mezcla rara de tía, abuela, hermana mayor, hada madrina o bruja buena, buenísima diría yo, me resulta difícil, muy difícil. Un amigo me dio la noticia de su muerte en una nota breve y excelente que compartí en Facebook y mis amigos hicieron suya. Después de sus líneas, este escrito se me hace aún más difícil; sus palabras dan vueltas en mi mente y no quiero hacer un involuntario plagio. Mi amigo sabrá perdonarme si tomo, sin querer, algunas de sus palabras prestadas.

Hoy muchos empezamos el día con lágrimas en los ojos. La muerte, aunque cotidiana y esperada, conocida, siempre provoca sentimientos, conmueve y estruja almas a su antojo. Teresita Fernández ha muerto, retumbo en la mañana, nos estremeció la noticia, todos los eternos niños del mundo nos tomamos de la mano y en una ronda gigante corrimos a buscarla, a darle el último adiós. Vinagrito no falto en la ronda, se asomo asombrado y triste a verla, sus lágrimas competían con la lluvia que también la despedía con gotas multicolores. Imagino niños cantando sus canciones en su adiós, evocándola en cada uno de sus juegos, reviviéndola en travesuras, en la vida misma.

Teresita, fue y es, alguien muy cercano a todos nosotros. Con ella, al influjo de sus canciones logramos mantener vivo al niño que fuimos, su música hizo el milagro. Lloramos a una amiga cercana, al hada madrina especial que tenia una guitarra por varita y decía canciones por conjuros , a la bruja buenísima que lleno de música e imágenes nuestra niñez. A la tía que nos regalo un cartucho y al abrirlo apareció un gatico que parecía de papel y que nos acompañaría por siempre, imprescindible y presente en nuestro andar por el mundo.

Ocurrente, filosofa popular, dicharachera, cubana en cada aliento y suspiro, en cada nota de sus canciones. Vivió entre corralillos, palanganas viejas, gatos y perros que jugaban a acompañarla. Su mirada profunda supo descubrir la belleza en lo feo, poniéndole un poco de amor.

Estoy seguro que su velorio y su entierro fueron peculiares, como su vida misma. Nada de carros fúnebres con gente triste detrás. Niños con latas brillando en sus manos y un ala gigantesca de cucaracha o mariposa cubriéndola, mientras a su paso, la tristeza, va cambiando de color. Risas en vez de lagrimas, gatos y perros jugando con los niños, colibríes revoloteando sobre la multitud llevando palanganas viejas repletas de violetas y de agradecimiento, a quien nos enseño a amar las cosas sencillas de la vida. A quien nos enseño a no dejar nunca de ser niños. No estés triste Vinagrito, Teresita, seguirá viviendo en un montón de niños eternos, mataperreando con nosotros y con muchos niños más que la vida y su música, seguirán sumando.
teresita Fernandez, tomada de La Jiribilla.

Fotografias tomada de Google.

Un infeliz acto de protesta.

bandera al viento
Una bandera, no es jamás símbolo de un gobierno o de un partido, nadie puede apropiarse de ella, pertenece a la Patria, a todos. Para nosotros, los cubanos, nuestra bandera es el símbolo mayor de Cuba, de nuestra Patria, la vemos ondear y nuestro pecho se ensancha con orgullo, nuestros ojos se humedecen y nuestras manos intentan tocarla, acariciarla. Amamos sus colores, franjas y estrella, su historia. Pertenece a todos los cubanos, a los que se quedaron en la Isla y a los que emigraron, llevándosela en el pecho y la memoria.

Hoy, gracias a las redes sociales, leí una noticia que me molesto, me indigno, fue como una bofetada en el rostro y créanme, no soy Jesús, no he aprendido a voltear la mejilla; un grupo de venezolanos en Mérida, quemaron banderas cubanos en protesta por la presencia del gobierno cubano en el país.

Nuestra bandera, es de todos los cubanos, cuando la queman o insultan, todos los que la amamos nos sentimos arder en ira, insultados. Creo que fue una decisión infeliz quemar nuestra bandera para expresar su descontento con la presencia de cubanos enviados por el gobierno. Nadie tiene derecho a quemar la bandera de ningún país por desacuerdos con gobiernos o políticas. Las banderas no pertenecen a los gobiernos, ni a los partidos; son del pueblo, de su historia y orgullo. Quemarlas, es insultar a los pueblos, es un triste acto de odio mal expresado, manipulado y vulgar. Termina irritando a un pueblo disperso por el mundo.

No voy a caer en la trampa de insultar al pueblo venezolano, primero, no es mi estilo, segundo, el grupo que quemó nuestra bandera ofendiéndola y ofendiéndonos; no representa al pueblo venezolano. Lo veo como un acto infeliz, un intento de dirigir un insulto a un gobierno y terminar insultando a un pueblo que desde todos los rincones del mundo indignado y molesto, cubanísimo y amante de su bandera y sus símbolos, sale en su defensa. Tomamos en nuestros brazos las cenizas de nuestra bandera quemada y ofendida, las echamos al mar y ante el asombro de los miopes y tontos que la hicieron arder, un enorme arco iris tricolor inunda el Caribe. Los cubanos desde Europa, África, Asia y America, se deleitan en su esplendor, se abrazan emocionados. Mientras una estrella inmensa nos ilumina, reafirmando que el intento de destruirla fue en vano, florece multiplicada en nuestros pechos y en los brazos que se alzan para defenderla, borrando llamas e insultos.

Allá en lo alto de una palmera nuestra bandera desafía el viento, huracanes y rayos, se burla de intentos de destruirla y sonríe al mañana.
bandera-cuba-quemada

Fotografia tomada de Google.

Mirtha, hoy como ayer, ¡como siempre!

IMG_0014
Si alguien me pidiera un adjetivo que la definiera, mas allá de versátil, talentosa, diría; luchadora, a mi entender esa palabra la describe, le sirve de tarjeta de presentación en la vida y en el arte. Ella misma se autoproclama ave fénix, admite que puede caerse, pero siempre se levanta, no se rinde, no tira la toalla. Eso es sin dudas Mirtha Medina, una artista que recién cumplió 50 años de vida artística y los celebro en un escenario, proclamando sus ganas de seguir haciendo, de no darse por vencida. Segura que seguirá luchando por siempre, usando solo la toalla para secar el sudor en su lucha, jamás tirándola, jamás diciendo, no puedo.

Saber adaptarse a nuevas condiciones, evolucionar es una ley de sobrevivencia que se cumple en cada esfera de nuestra vida. En el mundo del arte es una urgencia, quien se estanca, perece. Mirtha lo sabe y a sus 50 años de vida artística es capaz de hacer un dúo con Eddy K y meterle a los ritmos modernos con toda la fuerza y empuje de hace 50 ó 40 años, de siempre. Dicen que el número causa furor en las discotecas y alcanza record de ventas en itunes, lo incluye en su concierto. Aplaudo su voluntad de ir con los tiempos, su fuerza por ir a la conquista de un nuevo publico, su no vivir de recuerdos y de revivir glorias. Se las inventa renovadas en cada nuevo intento de seguir siendo, su rearmarse, pedazo a pedazo en cada salida a escena.

Enemiga de la soledad y de darse vencida, lo demuestra en la escena y en la vida. Su publico y sus amigos son muro y cimiento donde apoyarse y elevarse en su seguir y hacer día a día, lo sabe y agradece.

Una a una, nos regala canciones de Las Diego, amigas y compositoras imprescindible en su repertorio. Escuchándolas, extraño el abrazo de María Luisa y sus palabras de aliento y estimulo en cada encuentro nuestro.

Nos regala “Caricias”, una canción que marco un antes y un después en su carrera. Escuchándola viajamos a su influjo a los 80s, a La Habana, aquellos tiempos donde a pesar de escaseces y consignas, supimos inventarnos la alegría.

Comparte la noche con Mirtha, como invitada, Ana María Perera, juntas evocan y comparten éxitos, recorren el tiempo, nos deleitan. Ana María, nos regala una Plegaria a la Caridad del Cobre, que arranca lagrimas y aplausos, que estremece recuerdos y sueños.

Disfruto el concierto entre amigos, de esos tan cercanos, que son como hermanos que la vida nos regalo, que llevan años junto a nosotros. También hay amigos mas recientes, de esos que poco a poco a poco se fueron colando en nuestra vida y siempre nos ofrecen un abrazo necesario y oportuno. Compartiendo con ellos, escuchando a Mirtha, voy tomando algunas notas, hay instantes inatrapables en palabras. Nunca es igual lo que se nos ocurre en el momento que al evocarlo, por mas que revise fotos y videos, que trate de revivir el momento.

La camarera me sorprende con un trago cortesía de la casa, lo disfruto. Brindo a la salud de nuestros artistas, a sus ganas de hacer, a su capacidad de reinventarse.

A Mirtha, no le importa que hablen, no se le pasaran las ganas de hacer, su voluntad de ave fénix, a su entender y voluntad ningún escenario es pequeño, nos grita en su voz y su gesto, “soy quien soy, porque he luchado fuerte y duro en este mundo”.

El concierto termina, me quedo soñando con un reencuentro de Mirtha con su publico de Cuba que no la olvida, con un publico de pie, pidiéndole otra, otra, regalándole flores y emociones. Un concierto así, seria como caricias en el alma para muchos.

La presentacion de Mirtha en Hoy como ayer, bien pudiera llamarse; ¡Hoy como siempre!

Un almuerzo entre amigos, recuerdos y sueños.

275
Llevaba tiempo planeándolo, dándole vueltas a la idea. Un lunes se levanto decidido; ¡Este sábado será el almuerzo con todos mis amigos!

Cuando a Jose, se le metía algo entre ceja y ceja, no paraba hasta lograrlo. Envío mensajes de texto y por Whatsapp, emails, hizo llamadas telefónicas. Se comunico con amigos en Paris, Barcelona, New Jersey, Hialeah, Canadá, Bruselas, Suecia y un montón de países y ciudades más. Armó un arroz con mango de anjá, pero estaba resuelto, esta reunión de amigos en el patio de la casa de Alfredo y The little Jose, seria histórica.

A todos los amigos les dijo bien claro que cada uno tendría que llevar un plato especial, algo que le gustara y que estuviera vinculado a su vida, a sus recuerdos. Todos pasaron la semana en los preparativos, algunos sacando pasajes y haciendo reservaciones en hoteles, mientras pensaban en que plato llevar a la reunión, otros buscando ingredientes, alistándose para el esperado almuerzo.

Jose, llamo a su mamá en La Habana para pedirle consejo.
– Haz un picadillo con pasitas, aceitunas y papitas picadas en cuadritos fritas, de postre un flan con mi receta personal, recuerda no agregarle azúcar, con la de la leche condensada basta.
– Gracias mami, un besote, te llamo el domingo para contarte del almuerzo.

Hiram, no se preocupo mucho, compró 4 paquetes de chuletas de puerco en Publix. No quiso complicarse, después se decidió por hacer un potaje de garbanzos de esos que él hacia imitando la sazón de Concha, la mamá de Jose. Recordó la primera vez que lo probó y le supo a gloria.

María de Jesús, preparo una ensalada sueca idéntica a esa que hizo el día de su cumpleaños en el 2011, cuando conoció a Jose e Hiram y juntos comenzaron a “cocinar” su primera presentación ante el público de Miami.

Higinio, pidió la ayuda de su mamá, juntos hicieron una fuente enorme con croquetas idénticas a las que hacia María Elena en La Habana, cuando él y su hermano eran niños. Esas croquetas sirvieron, en su momento, para mucho más que servirlas en la mesa. Hacerlas juntos los hizo revivir esos años en que, enfrentaron dificultades y las vencieron.

Así todos pasaron la semana ocupados en los preparativos, muchos guardaban celosamente el secreto sobre el plato que llevarían; no querían competencia, querían deslumbrar a los demás cuando mostraran su plato.

Llego la tarde del sábado. Jose, fue el primero en llegar a casa de Alfredo y Little Jose, fue directo al patio. Una mesa enorme ocupaba casi toda el área, coloco su fuente con el picadillo que su mamá le habia enseñado a cocinar sobre la mesa y guardo su flan en el refrigerador, lo sacaría a la hora de los postres. De uno en uno, en grupos de 2 o de 3 fueron llegando todos. No faltó nadie.

Lourdes trajo una cazuela enorme con un delicioso arroz con pollo, al destaparlo, un fuerte olor a barrio habanero, a comida del domingo en familia, inundo el patio. Todos se quedaron en silencio, disfrutando ese olor que los transportaba a La Habana y a otros tiempos. Montse, vino directo del aeropuerto, traía una tina de helado de mandarina y una cazuela con fabada, sabia que era uno de los platos obligados que Jose pedía a su mamá en sus viajes a La Habana, lo coloco sobre la mesa, lo destapo.
– Pruébalo Jose, dime si te recuerda algo.
– Parece que lo hizo mami, ¿Como lo lograste?
– La llame, ella me dijo como hacerlo, quería sorprenderte.
Se dieron un abrazo largo e intenso, un abrazo que se debían hacia años, esperado y necesario, imprescindible.

Samuel llego, puso sobre la mesa una fuente con jamón ibérico y corrió a bajar el piano eléctrico del auto, después del almuerzo cantaría algunas canciones junto a otros invitados y los acompañaría al piano. María de Jesús e Hiram, llegaron juntos, colocaron sus platos sobre la mesa y se pusieron a conversar con Samuel, planificando la sobremesa musical.

Margarita llego agitando pulseras y riendo a carcajadas, destapo su cazuela de caldo gallego antes de ponerla en la mesa.
– Huelan esto, me quedo especial.
Todos se deleitaron en ese olor, se extasiaron en recuerdos e historias convocadas a su influjo. Jose, viajo en el tiempo en alas de ese olor, recordó cuando su mamá lo hacia allá en La Habana, se lo daba a probar y él solo decía; ¡Exquisito!

Sobre la mesa había una variedad de platos capaz de satisfacer al gusto más exigente. En el patio una mezcla de olores revivían infancias y hogares, nostalgias y alegrías. Magda llego con las primitas recién estrenadas, cada una traía algo, pastas, papas rellenas, mermelada de guayaba, ella cargaba orgullosa y nostálgica una fuente con frituras de malanga. Jose, no pudo resistirse y cogio una.
– En mi primer almuerzo en La Habana, cada vez que voy, mami me hace frituras de malanga, este sabor me trae la alegría del encuentro, de sus besos, vuelvo a sentir la felicidad de ese momento. Sus lágrimas cayeron sobre la fritura de malanga dándole un gusto especial, un toque mágico.

Daniela y Mirka llegaron juntas, ambas traían una cazuela enorme con tamal en cazuela, pesaba tanto que tuvieron que pedir ayuda para ponerla en la mesa.

– Jose dale ayúdanos, para algo tiene que servirte hacer pesas todos los días.
Entre Jose y Javier levantaron la enorme cazuela, mientras Luis, hacia espacio en la mesa para ella.

Bárbara, llego con su hijo, orgullosa y feliz, traían una fuente inmensa de spaghetti, idénticos a esos que vendían en la esquina de Tejas cuando estudiaba en la secundaria. Puso la bandeja en la mesa, abrazo a Jose.
– Créeme que volví a ser adolescente mientras los hacia, cuando los pruebe, sentiré la risa y las voces de mis amigos de esos tiempos, volveré a andar por la esquina de Tejas.

Jorge, se apareció con una fuente enorme de frijoles negros y un montón de flautas de pan cubano recién horneado. Coloco todo sobre la mesa, abrazo a sus amigos.
– Que trabajo me costo decidirme, no sabia que hacer, toda la comida cubana me recuerda a nuestra islita, saben que yo extraño a Cuba y ustedes ¡también!

Miriam, se apareció con unas judías fritas, Jose se extasío mirándolas.
– Si supieras, mami acostumbraba a hacerlas, hija de españoles, crecimos comiendo fabadas, muñetas, garbanzos fritos y caldos gallegos, ¡Cuantos recuerdos! Gracias, se ve muy rica.

Gino, contradictorio y ocurrente, trajo una fuente de tostones. Gabriela, Carlitos y Henry, se pusieron de acuerdo y llevaron arepas y hayacas. En un intento de traerse su Venezuela a Miami y compartirla con nosotros. Iliana, trajo una cazuela con moros y una fuente con fricase de guanajo, tal y como su abuela lo hacia. Mirta se apareció con una cazuela de arroz blanco y una fuente con huevos fritos.
– No traje el picadillo porque sabía que tú ibas a hacerlo, hoy voy a darme banquete. Como saques un batido de proteínas, ¡Te mato!
Todos rieron, seguros que esa tarde nadie calcularía calorías y todos olvidarían las dietas.

La Fornés, llego con Robertico y Colina, traía una fuente con colas de langosta.
– Cada vez que me he presentado en The Place, es el plato que me han ofrecido, me recuerda mi reencuentro con mi público fiel, mis amigos, los aplausos de Miami.

Higinio, llego con su mamá, Albert, su hija y María Antonieta, todos lo ayudaron a freír la barbaridad de croquetas que habían preparado.

Joaquín, se bajo del taxi todo sudado y agitado.
– Termine una conferencia y cogi el avión directo para Miami, solo tuve tiempo de pasar por “El palacio de los jugos” y comprar unos tamales. Ya se que jamás son como los de Cuba, pero todos dicen que son los que mas se les parecen.

Guille, Gabriel, Deiss, Charisse, Alfredo, Radel, Esperanza, Ariel, Tania, Bris, todos fueron llegando y colocando sus platos especiales sobre la mesa. Todos aportaron su plato y sus recuerdos a esa reunión de amigos.

Kleber, llevo carne e’ puerco preparada por él y su mamá. Haciendo gala del titulo que Jose le había dado, de ser el más cubano de todos los ecuatorianos conocidos.

Jose, saludo a todos, a muchos los conocía solo por la magia de la Internet. Allí estaban Tony, Fregny, Zenaida, Lissete y un montón más de amigos, ninguno falto a la cita.

Antes de comenzar el esperado almuerzo, todos se tomaron las manos alrededor de la mesa, disfrutaron esas mezclas de olores que los hermanaba en el pasado y aseguraba el futuro. Sobre la mesa, había fuentes con moros, cazuelas de potajes, negros, colorados, garbanzos, judías, carnes de todos tipo, cocinadas de casi todas la maneras posibles, arroz blanco, amarillo, frito, ensaladas, tamales, chicharrones de puerco, croquetas, papas rellenas, mariquitas, un montón de postres, desde torrejas hasta buñuelos. El enorme patio de la casa resulto pequeño de pronto, al influjo de olores y sabores, madres, abuelas, tías y hermanas ausentes, se hicieron presentes, fue una fiesta de recuerdos y sueños. Por unos minutos vivimos sin ausencias, sin partidas ni lejanías. Todos quisieron compartir ese almuerzo especial que más que una fiesta del paladar, se convertía en un torbellino de recuerdos, una celebración de momentos especiales, una fiesta de sentimientos que multiplicaba la alegría y la vida.

Comenzaron a comer entre lágrimas y sonrisas, abrazos y besos. Sonreían a la vida, olvidaron problemas, cuentas por pagar, asuntos pendientes. Compartir entre amigos y recuerdos, con ausentes y presentes, tener a lo mejor de nosotros al alcance de la mano y disfrutarlo entre hermanos, hace crecer la felicidad, ensancha pechos y adelanta mañanas con arco iris y carcajadas resonando estrepitosamente en el Caribe, multiplicadas en cada rincón de nuestra Islita.

Sin dudas ninguno olvidaría este almuerzo especial entre amigos, recuerdos y sueños. Un almuerzo así, alimenta mas el alma que el cuerpo, todos lo sabían. Mientras disfrutaban de las canciones de los artistas presentes, acordaron repetir la reunión cada año, seguros que alguna vez, el almuerzo seria en La Habana, tal vez en la Plaza Vieja, con banderas al aire y palomas volando. Todos sabían que ese almuerzo, llegaría, seguro y necesario.