Lo que se llevaron los vientos de Ian.

Hoy no pensaba escribir, pensé tomarme el domingo como un descanso total, mis amigos más antiguos, no por viejos, sino por los años que hace nos conocemos, me pidieron escribiera algo sobre Ian, ese terrible huracán que golpeo con furia el occidente de Cuba y el centro de la Florida. Les aclaré que me dejaría llevar por las musas, que no me pondría trabas, hágase la voluntad de las musas y no la mía.

Acá en la Florida las pérdidas han sido enormes, es el huracán que más pérdidas ha causado en daños materiales, la cifra en números redondos, supera la de los huracanes anteriores. El gobierno federal aprobó ayuda de inmediato, sin tener en cuenta si el estado era azul o rojo, demostrando que este gobierno es de todos, no sólo de los que votaron por él. Poco a poco la gente se recuperará y aunque el momento actual espanta, no faltarán ayuda oportuna, prestamos, créditos; duelen los muertos que estoy seguro serán numerosos y que en muchos casos si se hubieran evacuado, se hubieran podido evitar, pero siempre abundan los cabezones que se creen que se las saben todos y exponen sus vidas y la de sus familiares. Mientras el huracán azotaba estuve en contacto con una amiga que vive en Cape Coral y sus mensajes me espantaban, después supe que los daños no pasaron de un techo que voló y otras pérdidas materiales, por suerte todos están bien, seguros que pronto todo volverá a la normalidad. El norte se recupera poco a poco, se sacude el agua y apuesta al futuro.

Allá al sur, donde habitan mis memorias, mis fantasmas, Ian se ensañó con furia, destruyó casas, cosechas, tendidos eléctricos, como decimos nosotros: les dio con todo. Inundaciones y un viento fuerte que no perdonó miserias, ni angustias.

Allá, al sur, Ian se llevó algo más que techos, casas, cosechas, postes del tendido eléctrico, Ian se llevó el miedo, el temor a reclamar derechos, a gritar basta, a decidirse a ser parte de la historia, a elegir rumbos y caminos. Que un gobierno tiene que cumplir su función interna y garantizar pan y paz a su pueblo, ¡coño! que la gente se cansa y aburre de promesas y consignas; que la mayor consigna es el derecho a la vida, a una vida digna en el sentido exacto de la palabra, que no reclaman lujos, piden lo esencial para poder vivir y no morir en el intento.

La gente tiene todo el derecho a expresarse, a reclamar derechos, Ian se llevó el miedo, barrió con él, lo hundió en el fondo de esa mar profundo y azul que nos rodea. Entendieron que no tienen nada que perder, solo prohibiciones, miserias, angustias, que de la potencia médica solo queda el recuerdo, que lo que una vez se exhibía con orgullo hoy da vergüenza y dolor, que el viento se llevó miedos y vendas en los ojos y un pueblo mira de frente su estado actual y se niega a continuar así. Que la patria prometida es “para todos y para el bien de todos”, no solo para un grupo que disfruta del poder y sus ventajas. El pueblo tiene hambre de pan y libertades y va por ellas, no lo duden.

Algunas tormentas llegan para limpiar el camino, para llevarse miedos y poner un pueblo de pie, hay vientos capaces de llevarse miedos, abulias, estremecen cimientos y anuncian amaneceres; algo bueno dejó la tormenta; un pueblo de pie reclamando derechos, que se niega a ponerse de rodillas. Allá al sur, un pueblo se sacude cadenas y apuesta al futuro.

Una casa en venta.

La Habana, un barrio cualquiera.

Chela se sienta en el portal y revisa recuerdos y sueños, ella, como muchas más, estaba decidida a irse del país. Nunca antes había pensado en irse, comenzó a planear su salida del país cuando su madre, su ancla a esta tierra, murió. Tuvo que pensarlo mucho, sopesar pros y contras; su hijo del otro lado del mar inclinó definitivamente la balanza, las dificultades actuales también le dieron el empujón que le faltaba para decidirse; abandonar la tierra donde se nació y se ha vivido toda una vida, es difícil, hay que tener valor para mirar al futuro cara a cara y desafiarlo sin miedo.

Tienes que comenzar a vender los muebles y todo lo que tengas de valor le dijeron sus amigos.Chela los miraba y callaba.

Nena, la vecina de enfrente, casi de la familia, la vio sentada en el portal, abrió la reja del jardín, la saludo y se sentó junto a ella, mirándola a los ojos le dijo:

– ¿Cuándo vas a empezar a vender los muebles, los adornos? No puedes esperar hasta el último momento.

-¡Vender estos muebles, estos adornos! No podría, aqui esta la historia de mi vida, entre estos muebles anda el fantasma de mi madre, todos mis recuerdos, mi infancia. Aquí nací y envejecí, prefiero dejarla así intacta hasta el último día. Tengo que recordarla siempre así.

– Dejate de romanticismos, tienes que ser realista, el viaje te cuesta un montón de dinero y tu hijo sólo no puede pagarlo todo, son tú y tu esposo, tienes que ayudarlo con los gastos. Tus recuerdos están contigo y contigo irán donde quiera que vayas. No serás la primera ni la última en dejar atrás casa y recuerdos, piensa en cuanta gente dejó mucho más que tú y emigró a otras tierras y se inventó otra vida. Aterriza Chela que con recuerdos no vas a pagar tu viaje, ponte pa’ esto y deja la guanajera.

Chela la miró a los ojos, sacudió la cabeza.

– Tengo que pensarlo, no es fácil para mi. Mis hermanos se fueron, pero aquí estaba todo intacto esperándolos al regreso, su lugar aquí los aguardaba, venían y era como si nunca se hubieran ido, todo volvía a ser como antes, yo no Nena, cuando me vaya no tendré adónde volver; una vida no cabe en una maleta. Vender todo es difícil ¿y la casa? ¿Cómo le propongo a alguien la venta? Tendría que decir: se vende una casa llena de recuerdos y fantasmas, con risas y lágrimas, cansada de adioses y regresos, si se queda con todos los recuerdos y promete cuidarlos, alimentarlos, podría hacerle una rebaja, en cada habitación hay historias que cobran vida cada noche. Si me preguntaran el motivo de la venta tendría que decir: no nos queda ni una esperanza y voy en busca de ellas, me cansé de promesas y consignas y quiero mirar al futuro sin espanto, me cansé de familias dispersas por el mundo, prohibiciones, miserias y angustias, quiero luz, pero no solo la que ilumina una casa, quiero la que ilumina rutas y sueños; me voy, pero dejo mis fantasmas cuidando recuerdos y regresos; me voy a vivir y eso justifica todo.

– Pues no lo pienses más y a poner todo en venta, como dice la gente: aprieta el culo y dale a los pedales. Una vida no cabe en una maleta, pero en un corazón caben todos los recuerdos.

Chela se quedo sola, caminó por la casa acariciando objetos y recuerdos, las lágrimas recorrían su rostro y el dolor apretaba su pecho. Entró al cuarto de su madre, acarició la cómoda, las fotos sobre el espejo, el escaparate, se acostó en su cama, sintió sus brazos y su aliento, sus lágrimas se detuvieron. Continuó recorriendo la casa, ya no estaba sola, una sombra dulce, cálida, la acompañaba. Llegó al cuarto del fondo, escuchó las risas de sus hermanos, sus voces contando historias. Abrió la ventana que da al patio y el sol la envolvió, una voz dulce le susurró al oído, no temas, yo estaré allá con ustedes y aquí con los recuerdos, vete tranquila.

Chela se volvió buscando a quien le hablaba, miró el cuarto vacío, sentía unos brazos que la abrazaban fuerte y un aliento que le daba fuerzas y esperanzas; vio a su esposo en el patio arreglando el auto.

-Pancho empieza a venderlo todo, hasta la casa, los recuerdos no, ¡esos me los llevo todos!

Un rayo de esperanza entre tanto humo negro.

Allá en La Habana de todos Chencha mira al cielo cubierto por un humo negro espeso e irritante.

-¿Juana y ese humo negro que cubre el cielo?

– Los tanques de petróleo ardiendo. Ay Chencha tu estas en el pueblo y no ves las casas, tú no sabes que un rayo cayó en uno de los tanques de petróleo en Matanzas y ya son 3 los que arden.

– Ay mi santa es que entre los apagones y hacer las colas para luchar que poner en la mesa, no tengo tiempo para más ná.

– Pues vete preparando para más apagones, la termoelectrica Antonio Guiteras ya salió de servicio, esto es el acabose mi negra, no hay más ná.

– ¿ Qué hicimos coño, qué hicimos? Para merecer todo esto.

– Te acuerdas cuando la gente rompió las imágenes de la Caridad del Cobre que tenían en los jardines, recuerdas que adoramos un hombre como si fuera Dios.

– Recuerdo todo eso y mucho más, pero sabes, yo creo que no es tanto lo que hicimos como lo que no hicimos. Aplaudiamos todo y apoyábamos todas las medidas por muy absurdas que fueran. Abríamos la boca sólo para repetir consignas, nunca para protestar, los dejamos hacer mi santa, eso es lo que no hicimos, protestar, hacernos oír, que tuvieran que contar con nosotros. Coño que no somos un rebaño de carneros, ni ratones siguiendo a un flautista, somos un pueblo con derecho de elegir caminos, de decir hasta aquí y parar todos esos disparates que solo lograron arruinar al país.

– Ay Chencha tu no veras los noticieros, pero que lindo hablas, oyendote hasta se me quito el dolor que tenía en el pecho.

– Ese dolor tenemos que convertirlo en fuerza para reclamar derechos que está bueno ya que un grupo se crea dueño del país, esta tierra y este cielo es de todos carajo, de todos los que hemos nacido aquí y todos tenemos derecho a ser escuchados, a elegir caminos, que hay aire para todos no para un grupito de barrigones y vive bien que se han olvidado del pueblo. Vamos para la cocina, voy a colar un poco de café, Patricia antes de irse me regaló un paquete de Bustelo que le había mandado su hermano, el escritor, eso si es café.

Chencha cuela el café y el aroma invade la modesta casita de Playa. Chencha y Juana se sientan a saborearlo, por un segundo olvidan problemas y disfrutan el café.

– Chencha, ¿es verdad que la culpa de to’ la tiene el bloqueo?

– Juana a ti el picadillo de soya te jodío el cerebro. La culpa de todo la tiene la mala administración, coño que este país era el primer exportador de azúcar del mundo y ahora casi ni centrales tenemos, cruzando vacas, se acabó con la vaquita cubana, te acuerdas del cruce de la Holstein y la Cebú, pues ahora ni Holstein, ni Cebú, ni carne de puerco tenemos ya, te acuerdas del cordón de La Habana y de otros disparates más, esto es un desastre, han arruinado el país y no tienen cojones para reconocerlo. El bloqueo ha afectado, no lo dudo, pero los culpables son ellos, lo que pasa es que el bloqueo les sirve como justificación de todos sus desastres.

– Yo me quedo boba escuchándote, ya se me había olvidado que estudiaste economía y que eras una fiera en to’ eso.

-Estoy cansá Juana aburría de oír tantos cuentos, ojalá hubieran quitado el bloqueo hace años a ver a quien coño le iban a echar la culpa. Estan tirando piedras y no aciertan una, como diría mi difunto esposo, dando patás de ahogao. Y el pueblo ya no aguanta más, que una quiere vivir y no morirse esperando un milagro. Ahora venden el dolar a 120 o 110, como si una tuviera mucho dinero para comprarlo. Patricia me dijo que su hermano, ese si que es un santo, me iba a mandar un dinerito, que no le sobra, pero no quiere saber que yo me estoy muriendo de hambre y va a ayudarme. Yo no quiero vivir así, no trabajé toda la vida para verme así en mi vejez.

– Antes nos creíamos las promesas y teníamos esperanzas, ya ni eso.

– Sabes, yo no pierdo las esperanzas, mi esperanza está en la juventud, en este pueblo que tensa fuerzas y pare futuros, en ellos confío.

Chencha y Juana salen al portalito y miran al cielo, entre el humo negro un rayo de sol se abre camino iluminando la esperanza.

Al sur arde algo más que tanques de petróleo.

Cuba duele en el alma de todos sus hijos, no importa donde estemos, los años de exilio, ni el tiempo sin volver. En ocasiones ese dolor aprieta fuerte el pecho y uno se siente impotente, incapaz; quisiera tener medios, recursos, fuerzas para cambiar el curso de la historia y darle paz y pan a nuestro pueblo.

Allá al sur arde algo más que tanques de petróleo, un humo negro oscurece, aún más, esperanzas perdidas y sueños rotos.

No es politizar un hecho, no es oportunismo casual, es suma de errores e incapacidades, un no saber hacer constante, décadas de abandono. No me hablen del bloqueo, ya me aburren, quiero escuchar reconocer errores, convocar al pueblo a buscar soluciones y buscar salidas, sin un grupo que disfrute y un pueblo que se jode.

Que la gente se cansa de escuchar consignas obsoletas y discursos repetidos, que están hartos de miserias y promesas incumplidas.

Allá al sur, arden tanques y miserias, arde un pueblo que tensa fuerzas y no lo duden, sabrá usarlas para hacer caminos.

Duelen los muertos, duele la gente sin futuro, las noches oscuras y las mesas vacías, duele la gente viajando a Nicaragua, arriesgando sus vidas por encontrar la vida, duele un pueblo entero.

Allá al sur, arde algo más que tanques de petróleo.

El rostro de La Habana.

Un día dije que la Habana era una ciudad de mil rostros, hoy tiene el rostro tenso, contraído de angustias y escaseces, de espantos, prohibiciones y adioses, a veces ríe para no perder la razón, mientras una lágrima delata su tristeza.

Mi Habana sufre en silencio males y éxodos, teme un día amanecer desierta, con políticos encerrados en oficinas y calles desiertas de lágrimas y risas.

Ya no usa maquillaje, ya no trata de esconder miserias, sería ridículo en momentos de espanto, de colas interminables, apagones repetidos, de precios por las nubes, de ancianos y niños abrazados, sin sueños, ni futuro.

Hoy la Habana duele. Toda Cuba duele, es un dolor que no se calma, que sólo una acción mayor calmaría.

A su lado, arde Matanzas y un humo negro cubre el cielo, no deja ver el sol, ni la esperanza.

Hoy Cuba se estremece, cansada de promesas obsoletas, de éxodos sin fin, prohibiciones impuestas, discursos sin sentido.

La Habana lava su rostro en aguas del futuro, se refresca la mirada, sobre derrumbes se levanta, mira al Cobre y grita: Cachita, dales la fuerza para hacer el milagro y seamos, de una vez y por todas, “de todos y para el bien de todos”

No más Historias repetidas.

Allá, al sur, repiten historias y consignas, nadie las cree, no encuentran eco en la miseria .

Historias repetidas hasta el cansancio, donde muchos se cansaron, para siempre, esperando un futuro que no llega.
Con unas ganas enormes de historias nuevas, de inventarse patria y vida en cada esquina de la vida.

Sueñan con éxodos detenidos, con un pueblo, hombro con hombro, salvando la patria, haciendo vidas. Están hartos de historias repetidas, de discursos y palabras, quieren hechos y están dispuestos a hacerlos con sus manos.

Voltean el rostro al mañana, miran al Cobre y le piden a Cachita ese milagro de “una patria con todos y para el bien de todos”; Cachita les sopla en un susurro: háganla ustedes.

Fotografía tomada de Google.

Días de luz, un concierto con destellos de pueblo.

Pablo a pesar de los años y las heridas, sigue en el ojo del huracán y regala y anuncia en su gesto , los días de luz.

Parecía, que el concierto no iba a lograrse, que muy pocos disfrutarian los días de luz. Leí noticias sobre la venta de entradas en el teatro Nacional; la luz, una vez mas, pretendían reservarla para elegidos. En uno de los artículos que leí se me grabaron las palabras de una mujer del pueblo: «¡El teatro y Pablo Milanés son del pueblo y para el pueblo! ¿Hasta cuándo los barrigones van a mandar? ¿Hasta cuándo el avasallamiento al pueblo? ¡Esto es vergüenza contra dinero, como Chibás!». Al final se cambió la sede del concierto y la Ciudad Deportiva cobijó los días de luz.

Pablo es del pueblo, mas allá de críticos de un lado y otro de este mar que pretende, inútilmente separarnos. Su voz, sus canciones, su presencia han hecho suyas más de una generación de cubanos, a verlo fueron abuelas y nietos, el pueblo todo.

El nombre de un concierto puede ser un augurio, una revelación; nada ni nadie podrá detener los días de luz, no lo duden.

Muchos no pudimos asistir físicamente al concierto, a esa fiesta de la luz y del pueblo, a esa explosión de memorias y augurios, pero de un modo u otro nos la inventamos para sumar aplausos y gritar: ! Gracias Pablo¡

Cuba duele y mucho.

Cuba nos duele a muchos y es un dolor terrible. Sólo un golpe de suerte, una salida a tiempo nos salvó de estar dentro y no fuera, mirando espantados a nuestros hermanos morir.

Cuba duele y es un dolor terrible, unas ganas enormes de hacer y no encontrar las vías. Las palabras alientan, dan ánimos, pero no curan ni al covid, ni al hambre.

Muchos queremos tender incondicionales manos, ayudar como sea que nos faciliten la vía, que el camino se abra y la ayuda fluya, espontánea, solidaria, de hermano a hermano. Como quien comparte una tacita de café o un plato de comida.

Ayudar es la palabra de hoy y nos preguntamos , ¿cómo? Lloramos de impotencia y queremos convertir lágrimas en fuerza y acción, en comida y medicinas que llegue oportuna y solidaria.

Hoy se impone canalizar la ayuda, dar, porque hace días el pan nos sabe amargo y el café no sabe igual. Hay gente muriendo del otro lado y muchos, allá, abandonados a su suerte.

Sobre errores y mal manejo ha crecido esta tragedia y los discursos no salvan vida, ni matan hambre, las consignas se atragantan y no es hora de poses y repetir palabras que no tienen eco y se pierden en el éter.

Allá, los que tienen algo, quieren compartirlo y ofrecen autos y sus vidas para ayudar a salvar al pueblo. Demuestran que todo no esta perdido y un gigantesco; yo vengo a ofrecer mi corazón, recorre la isla, estremece y conmueve.

Que se abran las reservas de tiempo de guerra, ya el pueblo está en guerra con la muerte y el hambre, que se le dé pan al pueblo, se le garantice la canasta básica por un tiempo determinado, que no tengan que arriesgar sus vidas en interminables colas por un trozo de pollo o una botella de aceite, que lo que tengan para vender en dólares y euros se le entregue gratuito a las familias aisladas, el hambre mata tanto como el covid. Que se acepte la ayuda de todos los que queremos ayudar y que esa ayuda llegue al pueblo, que no se venda en dolares que no tienen, ni se especule con ella. Cuando todos tengan la comida garantizada por un tiempo determinado, entonces podrán cerrar el país totalmente, y un quédate en casa enorme podrá cortar las vías de transmision del virus. No es posible hablar de aislamiento e irresponsabilidades cuando hay que jugarse la vida para poner un plato de comida en la mesa.

Si un día los cuarteles se convirtieron en escuelas, que hoy los hoteles de lujo se conviertan en hospitales, que nadie espere atención médica tirado en el suelo, ni durmiendo en una silla.

Hablo con mis hermanos y muchos temen por sus vidas, hay miedo y hambre en Matanzas, hay espanto en las madres que abrazan con fuerza a sus hijos, que quieren ser la muralla que los proteja y salve.

No me hablen de imperios, ni luchas ideológicas, el pan no sabe de enemigos políticos, y una tableta para bajar la fiebre no pregunta, ni pide partido político.

Cuando muere un hermano, algo de nosotros muere con él. El futuro está muriendo ante nuestros ojos y muchos, por suerte, nos resistimos a contemplarlo con los brazos cruzados. Nos duele Cuba y mucho.

Fotografías tomadas de diferentes páginas de Facebook

Una Islita entre escombros

Pancho salio de Cuba en el 60, era parte de esos primeros cubanos que llegaron a Miami dispuestos a dejarse la piel trabajando, a darlo todo y comenzar una nueva vida. Logró salir con su mujer y su hijo pequeño, llegaron a un rincón del Miami de entonces y en un modestísimo apartamento y con 2 trabajos se aferró a sueños y ganas para salir adelante. No temía al trabajo, ni al futuro.

Los viernes pagaban en su trabajo, una noche de jueves mientras disfrutaba su café le dijo a su mujer:

– Mañana, por vez primera desde que salimos de Cuba, voy a comprar algo que no es comida, ni ropa, no es indispensable tal vez, pero que necesito tener, ver todos los días.

Juana no hizo preguntas, confiaba en él, sabía que era incapaz de hacer un gasto inútil.

El viernes, al salir del trabajo, Pancho pasó por una tienda, salió con una bolsa grande que llevaba con cuidado y orgullo. Llegó a su apartamentico y le dijo a su mujer:

– Mira Juana, nuestra islita, nuestra Cuba que nunca nadie podrá arrebatarnos, quiero que nos acompañe, como un talismán de la buena suerte, quiero que nuestro hijo crezca mirándola, sabiéndose cubano y orgulloso de serlo.

El tiempo pasó y el trabajo y esfuerzo dieron sus frutos, dio estudios y carrera a su hijo, compró algunas propiedades y vivía con comodidad. El día que su hijo se graduó invitó a sus amigos a cenar, uno de sus amigos le dijo:

– Debes estar feliz, tu hijo es prácticamente gringo y ahora médico.

Su hijo que escuchó la conversación le corrigió:

– No, no soy gringo, soy cubano, nací en esa islita que usted ve en ese cuadro y muy orgulloso de serlo, llegué a este país de 1 año, amo este país donde me he hecho hombre, pero aquí en mi corazón late Cuba con alientos a palmeras y brisas del mar, con aires de libertad; esa es mi patria.

Pancho lo abrazó orgulloso y feliz, como sólo puede ser feliz un hombre cuando su hijo sigue su ruta y aliento.

Pancho seguía las noticias sobre Cuba y hablaba con sus amigos, soñaba con ese regreso, volver a andar las calles habaneras, sentarse en el muro del malecón, recorrer los campos, sentir ese olor a Cuba que guardaba en el alma. Cuando estaba solo se acercaba al cuadro que había comprado hace años y acariciaba su islita, volveremos a vernos, le decía.

Un domingo a la hora del almuerzo su hijo le dijo:

– Papá, les compré un apartamento en la playa, frente al mar, sé que disfrutaras verlo todos los días y saber que del otro lado, en la otra orilla, Cuba te espera.

Se abrazaron emocionados, Pancho quedo mirando a su islita y hasta le pareció verla sonreír.

Cuando se mudaron al nuevo apartamento, compraron muebles nuevos, solo llevaron de su antiguo hogar, el cuadro de la islita de Cuba.

Pancho era feliz, tenía salud, aún estaba fuerte, ya se había retirado y vivía con comodidad, sus años de trabajar duro habían dado frutos. Pasaba horas pensando en su Cuba, imaginándola, trayendosela en el recuerdo y soltandola libre y radiante en sus sueños. Miraba el cuadro con su islita y lágrimas de emoción corrían por sus mejillas.

Su hijo quería que se mudaran con él, siempre le decía:

– Viejo vente conmigo, ese edificio donde viven ya esta viejo y no me siento tranquilo con ustedes viviendo ahí.

– Ay mi hijo, ese edificio va a durar más que yo, soy yo quien esta viejo, dejame allá frente al mar, cerca de mi tierra.

Un día los invito a comer, cuando terminaron la cena, después de la sobremesa les dijo:

– Quédense a dormir hoy, es tarde y mañana se van, estaré más tranquilo sabiéndolos aquí que manejando hasta la playa.

Pancho y Juana se quedaron a dormir, cuando se despertaron su hijo, casi llorando les dijo

– Miren las noticias.

Les puso el televisor, ahí estaba su edificio o lo que quedaba de él, la parte en que ellos vivían se había desplomado. Los viejos se abrazaron llorando, Pancho gritó

– ¡Cuba, Cuba, no puedo haberla perdido por segunda vez!

Juana y su hijo sabían a que se refería. A Pancho no le importaban las porcelanas que habían perdido o las joyas que estaban entre los escombros; su islita, la que guardaba hace años y acariciaba y hablaba con ella era lo que le preocupaba en ese instante.

Llegaron al lugar del derrumbe, a pesar de prohibiciones y medidas de seguridad, Pancho logró acercarse al lugar de derrumbe, allí, entre escombros, pero reluciente, como quien vence obstáculos y renace de cenizas, su islita brillaba al sol, intacta, como si la Caridad del Cobre la hubiera tomado en sus manos, protegiéndola. Pancho intentó recogerla, pero no lo dejaron acercarse más. Habló con un bombero al que logró convencer y emocionar, fue y arriesgando su vida le trajo su islita. Cuando Pancho estrechó junto a su pecho el cuadro, florecieron girasoles entre los escombros, volaron sinsontes entre los pedazos en pie del edificio y un rayo de sol con aires de libertad iluminó el cuadro con la islita de Cuba.

Fotografía tomada del profile de un amigo de Facebook.